Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
La migración mexicana en las elecciones estadounidenses
Miércoles 26 de Octubre de 2016
A- A A+

El último debate entre Hillary Clinton y Donald Trump, y la más reciente encuesta electoral en Estados Unidos que pone doce puntos arriba a la candidata demócrata, ha regresado cierto optimismo a algunos columnistas mexicanos. En particular, la insistencia de Clinton por resolver el tema migratorio en sus primeros 100 días de gobierno si gana la Presidencia.

El problema es que sigue siendo la promesa demócrata que se atoró en los casi ocho años del gobierno de Obama.
El problema es que sigue siendo la promesa demócrata que se atoró en los casi ocho años del gobierno de Obama.
(Foto: TAVO)

Sin duda, detener las deportaciones y la separación de las familias, acorde con el discurso de Clinton, es buena noticia; promover una reforma migratoria que favorezca a los más de once millones de indocumentados mexicanos, también. El problema es que sigue siendo la promesa demócrata que se atoró en los casi ocho años del gobierno de Obama.

Igualmente, las recientes iniciativas presidenciales, DACA ampliado y DAPA, el programa para inmigrantes adultos, los que aliviarían a miles de jóvenes y adultos indocumentados, fueron finalmente bloqueados por la Corte Suprema de Estados Unidos, mientras que en casi ocho años el Congreso de ese país ha hecho lo propio.

El optimismo columnero debería mostrar algo de sensatez, pues el pequeño priista que anida entre muchos mexicanos supone que el arribo de Hillary Clinton a la Presidencia implicaría de facto una reforma migratoria. De hecho, el discurso busca el voto latino, sobre todo de la población de origen mexicano, pero no hay garantía de reforma migratoria.

La política estadounidense no funciona a partir de la voluntad y oportunismo presidencial y partidista como en México. Por ello, ante el repunte en las intenciones de voto, Clinton está apoyando de manera directa a quienes podrían llegar al Congreso estadounidense, pues el dominio demócrata podría marcar un camino probablemente favorable.

Ganar el Congreso de Estados Unidos podría favorecer también la designación de un juez faltante en la Corte Suprema de ese país, quien quizás inclinaría la balanza en favor de una reforma inmigratoria que incluyera las iniciativas de Obama y resolver la demanda de 26 estados contra ese presidente en temas migratorios.

Quizá en 100 días Clinton lo pueda hacer pero no se ve claro que esto pueda suceder. La postura de la candidata demócrata es atendible pero es necesario evaluar la actual política inmigratoria que se ha centrado en las deportaciones y la separación de familias, misma que fue apoyada por Clinton cuando fue secretaria de Estado.

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses es un tema de suma importancia. La postura de Clinton es opuesta al arrogante desprecio de Trump por México y sus migrantes, pero ni el voto latino, menos el de origen mexicano, es decisivo para el triunfo de Hillary Clinton. Es necesario redefinir en los dos países la migración.

En caso de ganar Clinton, la construcción de una nueva agenda bilateral debería ser de interés para el gobierno mexicano y no seguir, como algunos columneros, apostándole a las remesas, pues su impacto real en la economía mexicana está sujeto a la recuperación de la economía estadounidense. Hoy el tipo de cambio es favorable, mañana no sabemos.

Asimismo, así como la candidata demócrata ha introducido la migración en su discurso, el gobierno mexicano debería ubicarlo en la agenda nacional, pues la complejidad de los procesos migratorios que actualmente definen a México en el contexto continental y mundial obligan a considerar la movilidad humana en sus diferentes formas y flujos.

Obviedades. 1. Según el Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, poco más de 400 mil indocumentados fueron detenidos intentando internarse en ese país durante el año fiscal 2016, representando un incremento respecto al año fiscal 2015, pero menor en relación con los años fiscales 2013 y 2014. En los últimos quince años la demografía de la migración indocumentada cambió drásticamente. Muchos mexicanos siguen tratando de cruzar la frontera pero han sido rebasados por familias y niños no acompañados centroamericanos. 2. Rafael Moreno Valle, cuestionado gobernador de Puebla, del PAN, cuya entidad deja en ruinas; Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, del PRI; Eruviel Ávila Villegas, gobernador del Estado de México, del PRI, que deja una estela de feminicidios sin resolver; Miguel Ángel Mancera Espinosa, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, del PRD; Manuel Velasco Coello, gobernador de Chiapas, estado donde la pobreza se ahonda, del PVEM-PRI, hacen campaña aun estando en el gobierno y se lucen por su opacidad y falta de rendimiento de cuentas. 3. 68.3 por ciento de los mexicanos, de acuerdo con la eutanasia (Encuesta Nacional sobre Muerte Digna 2016), a pesar de la oposición de la Iglesia católica y las religiones evangélicas. 4. Acorde con el portal foreignpolicy.com, Donald Trump es lo mejor que les ha sucedido a las mujeres estadounidenses, pues irónicamente su desprecio y escandalosa conducta contra las mujeres está favoreciendo el voto femenino en favor de Hillary Clinton, quien realmente no parece estar haciendo mucho para asegurar ese voto. 5. Según el portal nacion321.com, el voto de los millennials mexicanos es el gran reto de los candidatos a la Presidencia y partidos políticos para 2018. A los actuales presidenciables el 70 por ciento de este sector los rechaza.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera