Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos
Martes 1 de Noviembre de 2016

La clave para la inmortalidad es principalmente vivir una vida que valga la pena recordar.

Bruce Lee.

A- A A+

Agustín Cárdenas Castro (1936-2016) nació en Patamban, Michoacán, hombre sencillo, culto, un artista en el más amplio sentido de la palabra, un hombre al que los michoacanos le debemos gran parte de nuestra identidad, falleció en Morelia el pasado 25 de octubre, en su casa, ahí empezó su inmortalidad. Personalmente le debo grandes recuerdos, su aportación artística me ha acompañado, con el debido respeto a este ilustre Michoacano y a su familia les dedico este pensamiento.

El mural Morelos y la justicia, ubicado en el antiguo Palacio de Justicia en el Centro de la Ciudad de Morelia.
El mural Morelos y la justicia, ubicado en el antiguo Palacio de Justicia en el Centro de la Ciudad de Morelia.
(Foto: Especial)

En el año de 1974 cobró vida el mural Morelos y la justicia, ubicado en el antiguo Palacio de Justicia en el Centro de esta ciudad, a este lugar acudía, en ocasiones de la mano de mi padre y otras tantas acompañando a mi madre, observaba este mural, siempre me llamó la atención una pintura que me dictaba miles de historia y fantasías, ver a Morelos en sus tres expresiones que conforman este tríptico, leer, vencer o morir en el banderín dañado por una batalla, en fin, en mi infancia lograba transformar el mural completo en un lienzo en blanco donde plasmaba miles de fantasías, donde la creación del maestro Cárdenas cobraba vida en mi mente y se volvía una película, una novela, o lo que dictara mi imaginación, que solamente era interrumpida cuando mi padre o mi madre terminaban de checar las listas de acuerdos o atender sus asuntos en las sala penales y civiles que se ubicaban en aquel envidiable lugar de trabajo. Así pasaron muchos años en donde ese mural participó en mi vida forjando vivencias inolvidables, fui creciendo y la inspiración que me provoca aquella pintura fue inagotable, años después falleció mi padre, así, cuando visitaba el Supremo Tribunal de Justicia del Estado, viajaba en el tiempo, y mientras observaba el mural recorría ese Palacio de Justicia, como cuando lo hacía de la mano de mi padre, al pasar los años tuve la dicha de trabajar en el Consejo del Poder Judicial del Estado, siendo secretaria ejecutiva la licenciada Dora Elia Herrejón, fecha en la que se estaba restaurando el mural, lo que me permitió conocer al maestro Agustín Cárdenas, a su esposa y a su hija, a quienes les externé lo que el mural significaba para mí y los recuerdos que me traía, teniendo la oportunidad de agradecer al autor de ese magno mural por haber pintado miles de recuerdos, por haber sido el autor de una parte de mi vida.

Pero más aún el maestro Agustín Cárdenas Castro, en su incansable perfección artística, en su inigualable don artístico fue el que nos dotó de identidad al ser el autor de nuestro Heráldico o Escudo de Armas, por eso le pertenece gran parte de la identidad de los y las michoacanas, autor de murales en diversas entidades del país y en el extranjero, además de pintor fue músico y cantante, estudió artes plásticas, artes escénicas, fue alumno de Armando García Núñez, Diego Rivera y Alfredo Zalce, el maestro Agustín Cárdenas Castro vivió una vida que vale la pena recordar, un michoacano inmortal que logró trascender y nos ha dejado un legado inmenso que, sin duda, constituye un orgullo no sólo para el estado, sino para el país entero, mi admiración y respeto para este inmortal artista.

Un abrazo a su familia, QEPD Agustín Cárdenas Castro.

FB. Salvador Molina Navarro

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa