Alejandro Vázquez Cárdenas
La fábula del escorpión y la rana
Miércoles 2 de Noviembre de 2016
A- A A+

Las fábulas son composiciones literarias por lo general breves, en las que los personajes son casi siempre animales u objetos dotados para el caso de características humanas como los son el habla, el movimiento, etcétera.
Las fábulas son composiciones literarias por lo general breves, en las que los personajes son casi siempre animales u objetos dotados para el caso de características humanas como los son el habla, el movimiento, etcétera.
(Foto: Especial)

Las fábulas son composiciones literarias por lo general breves, en las que los personajes son casi siempre animales u objetos dotados para el caso de características humanas como los son el habla, el movimiento, etcétera. Estas historias por definición concluyen con una enseñanza o moraleja de carácter instructivo, misma que suele figurar al final del texto.

Jean de La Fontaine, personaje perteneciente al mismo grupo que Racine, Moliere y el crítico y poeta Nicolás Boileau-Despréaux, publicó numerosos volúmenes de cuentos y relatos en verso y tres colecciones de sus Fábulas, las que lo convirtieron en uno de los hombres de letras franceses más eminentes de la época. En 1683 fue elegido miembro de la Academia Francesa. Sus fábulas resaltan por su agilidad e ingenio narrativo, así como por el amplio y sutil conocimiento que el autor tenía de la vida. El es autor de las conocidas fábulas de "La cigarra y la hormiga" y "La zorra y la cigüeña". Otro gran fabulista fue el semilegendario esclavo Esopo, originario del Asia Menor y autor, entre otras, de "La zorra y las uvas" y "Las ranas pidiendo rey".

La fábula “El escorpión y la rana” es archiconocida, con ligeros matices considero que todos la hemos escuchado o leído en más de una ocasión en nuestra vida. En nuestro atribulado México es una fábula recurrente cada que se hace referencia a la notoria incapacidad que tienen tanto algunas personas como algunas estructuras para reformarse. Puede maquillarse, cambiar de discurso, inventar rostros nuevos, pero en el fondo medularmente son las mismas de toda la vida.

Recordemos nuevamente esta fábula: Había una vez una rana sentada apaciblemente a la orilla de un río, cuando se le acercó un escorpión que le dijo: “Amiga rana, ¿puedes ayudarme a cruzar el río?, ¿puedes llevarme en tu espalda?”, “¿qué te lleve en mi espalda?”, contestó la rana, “¡ni pensarlo! ¡Te conozco!, si te llevo en mi espada sacarás tu aguijón, me picarás y me matarás. Lo siento pero no puede ser”.

“No seas tonta”, le respondió entonces el escorpión, “¿no ves que si te pincho con mi aguijón te hundirás en el agua y que yo, como no sé nadar, también me ahogaré?”. Y la rana, después de pensarlo mucho, se dijo a sí misma: “Si este escorpión me pica a la mitad del río nos ahogaremos los dos. No creo que sea tan tonto como para hacerlo”.

Y entonces la rana se dirigió al escorpión y le dijo: “Mira escorpión, lo he pensado y te voy ayudar a cruzar el río”. Acto seguido el escorpión se colocó sobre la resbaladiza espalda de la rana y empezaron juntos a cruzar el río. Cuando habían llegado a la mitad del trayecto, en una zona donde había remolinos, el escorpión picó a la rana. De repente la rana sintió un fuerte picotazo y cómo el veneno mortal se extendía por su cuerpo. Y mientras se ahogaba y veía cómo también con ella se ahogaba el escorpión, pudo sacar las últimas fuerzas que le quedaban para decirle: “No entiendo nada. ¿Por qué lo has hecho?, tú también vas a morir”. Y entonces, el escorpión la miró y le respondió: “Lo siento ranita, no he podido evitarlo, no puedo dejar de ser quien soy ni actuar en contra de mi naturaleza, de mi costumbre y de actuar de otra forma distinta a como he aprendido a comportarme”. Y poco después de decir esto desaparecieron los dos, el escorpión y la rana, debajo de las aguas del río.

Moraleja: la naturaleza a un malvado no cambia. Confiar en sus palabras es una pésima idea.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba