Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
La diversidad somos todos
Miércoles 2 de Noviembre de 2016
A- A A+

La diversidad prevalece cuando hablamos acerca de las identidades sexuales, donde existe un conjunto de maneras de atender nuestro erotismo y por ello destacamos al menos siete: homosexual, heterosexual, bisexual, asexual, pansexual, demisexual, etc.
La diversidad prevalece cuando hablamos acerca de las identidades sexuales, donde existe un conjunto de maneras de atender nuestro erotismo y por ello destacamos al menos siete: homosexual, heterosexual, bisexual, asexual, pansexual, demisexual, etc.
(Foto: Cuartoscuro)

La diversidad somos todos, por ello nos debemos contemplar como multiculturales e interculturales, además de pluriétnicos; incluso cuando hablamos de diversidad social entendemos a todos quienes tienen sus identidades propias y relacionadas con grupos sociales como las personas con discapacidad, personas con orientación sexual diferente a la heterosexual e identidad de género, entre otros.

Y refiriéndome a esta temática de la sexualidad, me parece fundamental establecer que la sexualidad humana, como parte de la realidad, no puede estar al margen de la diversidad que la conforman, pero es necesario y fundamental reconocerla, respetarla y vivirla en la propia persona para poder entender en esas diferencias el valor de la diversidad y aceptar que unos y otros somos iguales en derechos (libre desarrollo de la personalidad) y dignidad.

La diversidad prevalece cuando hablamos acerca de las identidades sexuales, donde existe un conjunto de maneras de atender nuestro erotismo y por ello destacamos al menos siete: homosexual, heterosexual, bisexual, asexual, pansexual, demisexual, antrosexual; pero también en materia de género existe una diversidad: cisgéneros (masculinos y femeninos) y los transgéneros (que hoy incluye a la comunidad trans, a transgéneros, transexuales y travestis); aun cuando en el acrónimo LGBTTTI se quieran desaparecer dos T.

No obstante, la diversidad no es comprendida como una oportunidad, sino como un problema, y ello limita el que todos puedan ser vistos con igualdad, con libertad, que se les de respeto, tolerancia.

Esta visión dicotómica con que se ha visto el sexo biológico, el género y el erotismo, ha invisibilizado a sectores de la población que han recibido los mecanismos de opresión, como la invisibilidad, el estigma, la violencia, la discriminación, la ausencia de políticas públicas, de marcos normativos que se sometan a vivir el habitus, que atenten contra su propia vida y se suiciden, y el más fuerte de dichos mecanismos el crimen de odio por homofobia, la transfobia, la bifobía, la lesbofobia, y los transfeminicidios y los feminicidios.

La diversidad incluso en el marco de la diversidad sexual la encontramos por orientación sexual y por identidad de género. Esta división de orientación sexual e identidad de género ya consensuada en el acrónimo LGBTTTI construida en la historia reciente del nuevo movimiento homosexual tiene su propia problemática para reconocer sus identidades sexuales a partir de la defensa de los derechos humanos, las libertades y en general la dignidad humana al no estar considerados en las dicotomías y salir de los modelos patriarcales, sexistas, androcéntricos y de rol e identidad de género hegemónicos.

A partir del 17 de mayo del presente año, parece ser que se han ido asentando problemáticas al interior de los miembros de las diversas organizaciones que promueven ante las autoridades la defensa de sus agendas. Así, encontramos la agenda pública de las organizaciones que atienden los asuntos de la orientación sexual y por otro lado encontramos las agendas públicas de las organizaciones de quienes defienden la posición de la identidad de género.

Y es que a partir del 17 de mayo inició una campaña mediática y de protesta (por grupos conservadores y poderes fácticos, así como por las iglesias, entre ellas la católica) contra las propuestas del Ejecutivo federal para modificar la constitución y leyes secundarias para cuestiones de matrimonio igualitario y la identidad de género, que ha generado transfobia y transfeminicidios.

En relación con esta situación, el pasado 19 de octubre, fecha en que se abolió la esclavitud, pero que se conmemora el Día Nacional y Estatal contra la Discriminación tanto en México como en Michoacán. Ese 19 de octubre fue un día importante para los colectivos feministas y de mujeres trans, toda vez que se realizó una concentración de importancia simbólica para la sociedad, pero en especial para la mujer social, aquella que se construye, no la cisgénero.

La concentración que se realizó en el Ángel de la Independencia permitió la visibilidad de los feminicidios y transfeminicidios, un acto que desde luego atenta contra los mecanismos de opresión que viven los colectivos trans.

Pero también se da un hecho inédito en la vida de México: se acompañaron colectivas de feministas y “las constituyentes CDMX” y colectivas de mujeres transexuales para demandar no más crímenes de odio a mujeres y mujeres transexuales, ahí se vivieron como mujeres todas, no hubo mujeres trans o cisgéneros, sólo hubo mujeres sociales que se unieron para demandar el derecho a la vida, a la justicia y seguridad, así como respeto a sus derechos humanos y a la dignidad de la mujer.
Este acompañamiento de ambas posiciones y colectivos pudiera constituir una nueva etapa en las alianzas de colectivos, pero a la vez podría generar una escisión en la comunidad de la diversidad sexual (LGBTTTIQ) si no se generan los diálogos y el acompañamiento a partir del respeto de dicho movimiento trans, esto es, sin una colonización.

Vistas así las cosas, la comunidad de mujeres trans podrían moverse de la comunidad diversa sexual para encontrar las alianzas con los colectivos de feministas, quienes en estos momentos tienen alineadas las agendas por evitar los feminicidios y ahora también coadyuvar en el esclarecimiento de los transfeminicidios.

En esa misma fecha que analizo (19 de octubre) las agendas de los colectivos de la diversidad sexual no se alinearon en sus discursos y demandas. Mientras la comunidad gay generaba acciones relacionadas por el matrimonio igualitario, de "yo acepto", la comunidad transexual visibilizaba los transfeminicidios y su dolor y coraje por las muertes a lo largo y ancho del país.

Debemos dialogar, debemos encontrar los espacios para el debate de las ideas y la preparación de las agendas mínimas de los colectivos LGBTTTI. No hacerlo corre el gran riesgo de que se dé una escisión que en estos momentos ni ahora, ni después, debe pasar.

Las comunidades gay deben estar atentas a coadyuvar en los momentos en que se les pida el apoyo para las comunidades trans, para que éstas sientan el respaldo de la comunidad gay y de la sociedad.

Este domingo pasado, el cardenal Rivera Carrera expresó sus disculpas públicas a las comunidades lésbico gay de México por los atropellos de que fueron objeto estos últimos meses. No obstante, lo que no expresó fue su exhorto a las autoridades legislativas para que aprobaran las modificaciones propuestas por el Ejecutivo federal, y objeto de todo este ataque mediático y físico a las comunidades que desemboco en crímenes de odio y transfeminicidios.

Por ello, debemos estar pendientes de coadyuvar con el apoyo que demanden las compañeras trans. Desde mi trinchera coadyuvamos a la formación de diversas organizaciones de mujeres trans en Michoacán para su empoderamiento en materia de derechos humanos y respeto a la dignidad humana.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria

Programa Antidiscriminatorio de Michoacán

Día Nacional contra la Discriminación

“Interculturalidad: diversidad y paz”

Federación Iberoamericana del Ombudsman

Presea Vasco de Quiroga

Convenios y seguimiento y evaluación

Discurso de odio en Durango