Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Jodiendo a México
Miércoles 2 de Noviembre de 2016
A- A A+

La frase emblemática de este sexenio ha sido “moviendo a México”, que parafraseada con la última ocurrencia de Enrique Peña Nieto (“no me levanto pensando en joder a México”), representa la realidad de este país. A propósito, o con buenas o medianas intenciones, joder a México es el deporte favorito de políticos y élites económicas.

Enrique Peña Nieto tiene pensamientos tan perversos, sino su actuar como gobernante y cabeza de un grupo, una élite, una cúpula que toma decisiones que afectan a millones de mexicanos, no para bien
Enrique Peña Nieto tiene pensamientos tan perversos, sino su actuar como gobernante y cabeza de un grupo, una élite, una cúpula que toma decisiones que afectan a millones de mexicanos, no para bien
(Foto: Especial)

Parece obvio suponer que el presidente de México no se despierta pensando cómo joder al país, pero en lo individual y como parte de un grupo político, muchas de sus acciones van encaminadas a ofrecer privilegios, complicidad e impunidad a las élites económicas y los políticos. Mover jodiendo a México.

No debería preocuparnos si Enrique Peña Nieto tiene pensamientos tan perversos, sino su actuar como gobernante y cabeza de un grupo, una élite, una cúpula que toma decisiones que afectan a millones de mexicanos, no para bien. Es el caso de las llamadas “reformas estructurales” que benefician a unos pocos y despojan a muchos.

Hay muchos ejemplos sobre el “no me levanto pensando cómo joder a México”; todos resumen la corrupción que élites y políticos practican cotidianamente protegidos por un manto de impunidad. Asimismo, testimonian el uso y abuso de los recursos públicos y políticas económicas que privilegian a unos y marginan a muchos.

El Presupuesto de Egresos 2017, que recorta recursos a salud, educación, combate a la pobreza, ciencia y tecnología, entre otros, es buen ejemplo. Más de un billón de pesos para pagar la deuda pública irresponsablemente contraída y que ha servido para enriquecer a unos, pero no para resolver problemas, es joder a México.

Igualmente, premiar a diputados y senadores, jueces y ministros, instancias inoperantes y abusivas como el INE, es joder a México. Y estos grupúsculos mafiosos son sólo la punta del iceberg. Los privilegios se extienden a cuates empresarios e instancias opacas que no rinden cuentas a nadie. ¿Jodiendo a México?

Lo que muchos “expertos” llaman democracia mexicana es una fiesta de corrupción y abusos. Los pasados procesos electorales ejemplifican el joder a México. En Veracruz, un gobernador acusado de corrupto, quien al parecer huyó con la venia gubernamental, será sustituido por otro oscuro personaje ligado a la maestra Gordillo.

El gobernador con licencia de Veracruz anda “huyendo” protegido por la pudrición del PRI, pero en el PAN, buen ejemplo de corrupción en doce años, otro ex gobernador se mofa celebrando joder a México. Quien mintió, se agenció recursos públicos –hasta una presa privada se construyó y después la dinamitó– jode a México con gusto.

No hay que levantarse suponiendo que se joderá a un país, con las políticas económicas vigentes es suficiente. Las “reformas estructurales” reparten privilegios a unos pocos y joden a las mayorías. Empleos precarios, salarios de risa, marginación, pobreza por doquier. Joder a México es el gran deporte de los neoliberales.

Las perversidades individuales claro que pueden influir en la gobernanza de un país, pero es más grave el accionar de los grupos políticos y económicos que, escudados en políticas económicas, políticas públicas asistencialistas, ideologías devastadoras como el neoliberalismo, deciden impunemente la suerte de millones de mexicanos.

Joder a México no es una práctica individual, es grupal, y sus efectos son demoledores. Afirma el secretario de Gobierno que ni con más policías y armas se resolverá la violencia, pero es la única estrategia que se ha puesto en marcha desde el calderonato. La delincuencia está envalentonada y sus redes son aceitadas por las élites.

Obviedades. 1. El “nuevo comienzo” debería abstenerse de festinar, por simple ética política, el dato del empleo arrojado por el IMSS, pues no son nuevos empleos; la mayoría existían como informales y hoy han sido formalizados. Además, es trabajo precario, cuyos salarios apenas alcanzan para generar bienestar sostenible. 2. En México, 53 de cada 100 empleados no ganan suficiente para alimentos, salud y vivienda; la masa salarial como porcentaje del PIB se redujo ocho puntos y 500 mil jóvenes no pueden incorporarse al mercado laboral cada año. 3. A 47.6 por ciento del PIB asciende la deuda pública externa e interna. Nueve billones 115 mil millones, 16.06 por ciento más que en septiembre de 2015. 4. Autoritarismo, miedo y desprecio a los diferentes es lo que sostiene a Donald Trump en su intento de hacerse de la Presidencia de Estados Unidos. No es sólo que esas mayorías blancas hayan sido expulsadas del paraíso del sueño americano. 5. Es de dudarse que el CJNG sea el único grupo delincuencial que pretenda adueñarse de regiones michoacanas. El accionar sugiere una combinación de delincuencias internas y externas. El problema es que no hay estrategia, sólo se espera a lo que la Federación haga o no. 6. Moreno Valle, gobernador de Puebla, autonombrado presidenciable, gasta actualmente ingentes recursos de origen nada transparente para autopromocionarse mientras Puebla se hunde en la corrupción. Otro del PAN buen representante de la transición fallida. 7. Según las Perspectivas Económicas de América Latina 2017 (CEPAL), es necesario empoderar al 40 por ciento de los jóvenes que no tienen empleo formal y no estudian, pues podrían ser el motor del crecimiento latinoamericano. 8. Según el Índice de Impunidad Global 2016, México ocupa el sexto lugar de trece países con los peores niveles de impunidad en delitos contra periodistas. 21 periodistas asesinados en los pasados diez años, donde la delincuencia organizada y la corrupción en entidades se entremezclan. 9. En diez meses (enero-octubre) del presente año van nueve mil 103 asesinatos, en promedio casi 30 muertes violentas diariamente, mayor a igual periodo de 2015. Octubre, el mes más violento en cuatro años. 10. Al parecer José Manuel Mireles finalmente seguirá un amañado y corrompido proceso al que arbitrariamente ha sido sometido, en Michoacán. Las alianzas del ex Virrey con el “nuevo comienzo” parecen romperse.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”