Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario
Martes 8 de Noviembre de 2016
A- A A+

Para la mañana en que se publiquen estos comentarios ya sabrá estarán en curso los comicios realizados para alcanzar la Presidencia de los Espantados Unidos de Norteamérica, elecciones mismas que para nuestro país, no obstante la importancia de las mismas, ni nos va ni nos viene, mientras que nuestro gobierno no levante la cerviz y deje de caminar tonteando.

Desde el punto de vista político, los dos candidatos aspirantes a sustituir a Barack Obama son los peores aspirantes que ha tenido nuestro país vecino en los últimos 70 u 80 años. Desde luego que el lector sabe que por la Casa Blanca han transitado grandes personalidades como Franklin Delano Roosevelt (1939-1945), Harry S. Truman (1945-1953), mismos presidentes que han sido señalados como bueno el primero y regular el segundo.

Lo fundamental para México sería buscar que en en nuestro país llegara algún ser excepcionalmente inteligente, horrado, nacionalista y patriota a la primera magistratura y que gobernara
Lo fundamental para México sería buscar que en en nuestro país llegara algún ser excepcionalmente inteligente, horrado, nacionalista y patriota a la primera magistratura y que gobernara
(Foto: Disse)

A Roosevelt, ciertamente que la opinión pública lo ha calificado, en su tiempo, como uno de los mejores gobernantes, y después, ya retirado de la política, como el mejor de los mejores presidentes demócratas; mientras que Truman es considerado como el malo de la película en razón de que fue quien ordenara que se lanzaran las dos bombas atómicas en las poblaciones de Hiróshima y de Nagasaki, en Japón, que desbastaron en unos cuantos minutos las dos ciudades y a cientos de miles de habitantes. Con el arrojo de esas dos bombas atómicas se dio por terminada prácticamente la Segunda Guerra Mundial.

Independientemente de cuál sea el resultado de las elecciones gringas, desde la semana anterior los mexicanos (y el mundo en lo general) hemos sabido que los únicos perdedores en esta contienda para encabezar y gobernar al coloso norteño son todos los habitantes de ese enorme país, pues los dos candidatos en lo general son los peores aspirantes que se hayan presentado en una contienda con el objetivo de gobernar al país más poderoso de la Tierra.

Expertos analistas en la materia señalan que el que fuera actor de cine y gobernador de California, Ronald Reagan, está clasificado en la lista de los malos presidentes, aun cuando la opinión de otros expertos analistas lo considera no tan malo, sino más regular. Ronald Wilson Reagan (actor y político) pasó del Partido Demócrata al Republicano.

Consideran los expertos en análisis políticos que este actor de cine armó a los yihadistas de Afganistán con el único fin de que con las armas proporcionadas por el gobierno norteamericano se atacaran bastiones rusos. Los resultados de esa intervención se encuentran en la destrucción y guerra constante que perdura en esa parte del Medio Oriente.

George Bush (2001 -2009) ha sido clasificado por la opinión norteamericana como muy mal gobernante y está situado en en algunas listas en el lugar número 31.

En fin, buenos o malos presidentes yanquis, no es nuestro asunto. Lo fundamental para México sería buscar que en en nuestro país llegara algún ser excepcionalmente inteligente, horrado, nacionalista y patriota a la primera magistratura y que gobernara no pensando en cómo adquirir mansiones blancas o viajar constantemente a otros países para decir tonterías.
Alguien que pensara en disminuir las dietas a legisladores y salarios a los ministros; o bien buscar intensamente la pacificación del país, terminar con el gansterismo político, etcétera.

Las últimas generaciones en nuestro país no saben lo que es un gobierno nacionalista: la opinión particular sobre el Poder Legislativo es lamentable y se considera que más que otro poder están subordinados al valor del dinero, que fluye sin cesar para ambas cámaras, sumamente desprestigiadas.

De los dos poderes restantes, el Judicial, padece del mismo mal que el Poder Legislativo, cuyos miembros están obnubilados y pensando permanentemente en la prolongación de sus mandatos tratando de emular a Porfirio Díaz.
¡En fin!

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?