Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
La elección del miedo
Miércoles 9 de Noviembre de 2016
A- A A+

Tanto Hillary Clinton, candidata demócrata, como Donald J. Trump, republicano, encabezaron campañas tradicionales en su país, aunque discursivamente apelaron a cuestiones distintas y grupos poblacionales diferentes. La primera se diferenció por su intento de atraer y llegar a más diversos pobladores.

El miedo permitió percatarnos de las profundas divisiones de la sociedad estadounidense. No es sólo que la multiculturalidad y una sociedad basada en los derechos individuales y colectivos se imponga
El miedo permitió percatarnos de las profundas divisiones de la sociedad estadounidense. No es sólo que la multiculturalidad y una sociedad basada en los derechos individuales y colectivos se imponga
(Foto: TAVO)

En tanto, Trump centró sus alegatos en la población blanca anglosajona protestante, sobre todo aquella que supone que los cambios por los que actualmente transita Estados Unidos los están relegando. En el camino, el KKK, neonazis, racistas, los extremistas del Tea Party, se vieron reflejados en su autoritarismo, racismo, xenofobia, discriminación.

Sin duda, ambos representan a los blancos anglosajones protestantes pero sus caminos políticos jamás han convergido, excepto en fiestas de multimillonarios y de la farándula. El primitivismo político de Trump no es excepcional de ciertos WASP, pero Clinton tiene una sólida formación política y al establishment de su parte.

El candidato republicano pretendió darle un vuelco a las campañas electorales agrediendo a diversos grupos poblacionales, generando miedo, en el que racismo, xenofobia, autoritarismo, abuso contra las mujeres e intransigencia rampante fueron el centro de su discurso, actitudes y parte de su pretendida agenda de gobierno.

Para Donald J. Trump el retorno de la grandeza americana pasa por expulsar inmigrantes, mexicanos, musulmanes, construir muros fronterizos, subyugar naciones que supuestamente obstaculizan esa gloria, poner a los WASP, racistas, extremistas, en la punta de la estructura social y económica, pues sólo así se recuperaría el esplendor perdido.

La candidata demócrata, cuyo triunfo no hará gran diferencia respecto a la relación bilateral México-Estados Unidos, cumple una agenda en la que las corporaciones, Wall Street, las élites económicas y políticas, la industria militar, las políticas antiterroristas, entre otros, mandan. Supo combinar los intereses del establishment con preocupaciones internas.

El gran logro de Donald J. Trump fue imponer y generalizar su agenda de miedo no sólo internamente, alimentando las entrañas de una sociedad blanca anglosajona protestante resentida, racista, discriminatoria, extremista, sino también en otras sociedades y naciones, algunas agredidas directamente, como México, que experimentaron ese miedo y desprecio.

Casi medio día en el centro occidente mexicano, mientras en las costas Este y Oeste de Estados Unidos, debido a las diferencias de usos horarios, la gente comenzó a votar temprano. Los medios han reportado que el republicano y la demócrata votaron en diferentes sitios. El primero fue abucheado, la segunda, acompañada con sonrisas.

Los medios y algunos analistas estadounidenses afirman que a pesar de lo cerrado de los últimos sondeos, Hillary Clinton habría conseguido ya el número suficiente de delegados para convertirse en la primera mujer que preside Estados Unidos, mientras Donald Trump estaría atrás pero con un buen número de votos en lugares tradicionalmente republicanos.

Sin embargo, es de destacarse que la demócrata está logrando una votación diversa: demócratas fieles, republicanos que rechazan a Trump, afroamericanos, hispanos, asiáticos, la esencia de lo que hoy es Estados Unidos: una sociedad política, social y culturalmente diversa. Es uno de los aspectos que el miedo permitió que aflorara.

Igualmente, el miedo permitió percatarnos de las profundas divisiones de la sociedad estadounidense. No es sólo que la multiculturalidad y una sociedad basada en los derechos individuales y colectivos se imponga, sino también observar las complejas y amplias desigualdades económicas, sociales, raciales, ideológicas, políticas, que prevalecen.

Son las 17:31 horas, en el centro occidente de México. Hace unos minutos cerraron las primeras casillas de votantes, comenzando por la Costa Este de Estados Unidos. Los primeros resultados, apenas el uno por ciento del total en estados como Kentucky, Indiana, New Hampshire, preludian una fuerte competencia.

Los resultados vendrán después de las 23:00 horas. En los medios estadounidenses, además de recalcar la histórica jornada, tanto porque una mujer sería la primera presidenta como por un candidato que hasta el final convocó al odio, se aprecian contingentes importantes de votantes, largas filas. Al cerrar esta colaboración la batalla seguía.

Obviedades. 1. Con premio patito que el ITAM entregó a Calderón, de manos de Enrique Peña Nieto, se perfila otro pacto de los depredadores y corruptos PRI-PAN, confirmando que la señora Zavala es la favorita de Los Pinos-PAN, con Televisa, como en tiempos de la campaña de EPN, que lanza su churro La Candidata para construir otro/a candidato/o de la mediocridad. 2. Nueve mil 650 michoacanos arribaron a Tijuana entre mayo y octubre desplazados por la violencia en Michoacán y en busca de asilo político en Estados Unidos. 3. En Morelia se cometieron casi la mitad de los más de 32 mil delitos que entre octubre de 2015 y septiembre de 2016 sucedieron en Michoacán. También, en los primeros nueve meses de 2016 se registraron 947 homicidios dolosos, arriba de los de 2015 (777) y más que en 2014 (904). 4. Una funcionaria de Chihuahua, con doble nacionalidad (México-Estados Unidos), aportó a la campaña de Donald Trump, entre 2012 y 2016, más de 20 millones de pesos. Muy su dinero, claro, pero muestra el poder de las élites económicas que en este país les tiene sin cuidado el desprecio del republicano contra México. 5. De acuerdo con el The New York Times, detrás de las recientes elecciones sobresale una severa crisis de identidad de los blancos anglosajones y protestantes.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera