Rafael Mendoza Castillo
Trump y la unidad de la oligarquía mexicana
Lunes 14 de Noviembre de 2016
A- A A+

Los seres humanos, incluidos en grupos, clases sociales, en comunidades o de manera individual, han venido creando, vía las tecnociencias, un mundo de objetos, bienes terrenales, servomecanismos (servidumbre voluntaria), dispositivos (dominación de los cuerpos y las conciencias), a los cuales les entregamos, consciente o inconsciente (en contrato, consenso o por la fuerza) nuestra voluntad, esto es, la libertad. El costo ha sido muy alto, en lo individual y en lo colectivo. Veamos.

Uno corresponde a una patria que ha venido despojando, vendiendo y destruyendo el patrimonio natural, como el agua, la tierra, el bosque, petróleo, electricidad, minerales, semillas, etcétera,
Uno corresponde a una patria que ha venido despojando, vendiendo y destruyendo el patrimonio natural, como el agua, la tierra, el bosque, petróleo, electricidad, minerales, semillas, etcétera,
(Foto: Cuartoscuro)

En el caso de la técnica se producen automóviles, televisores, radios, celulares, ropa para cubrir el cuerpo, como prolongaciones de nuestro cerebro y nuestra conciencia. En lo social y humano hemos creado la cultura y las instituciones, partidos políticos, la educación, democracias liberales, formaciones sociales, las ciencias (exocerebro), para potenciar nuestras capacidades. Lo anterior no siempre para develar las contradicciones sociales fundamentales (trabajo-capital, propiedad privada y pública, valor de uso y valor de cambio, liberación humana y alienación, etcétera), sino muchas veces para reprimirlas, esconderlas, ocultarlas. La categoría de poder y de explotación quedan inscritas en todo ello.

El mundo de las relaciones sociales y sus contradicciones, sus conflictos, no siempre se orientan para proteger la vida y la vida humana. Casi siempre los fenómenos, estructuras, procesos o tendencias se escapan, se esconden y marchan al ritmo que ellas mismas dictan (fetichismo del poder). Sin desconocer que detrás existe la voluntad de poder de un grupo o clase social. Al final del día, una mayoría de la población termina por servirlas y esclavizarse a su destino manifiesto. Perdemos, en síntesis, la libertad para decidir, sin determinismos mecánicos, otras opciones de futuro.

Con lo anterior, se va estructurando un dispositivo como una red de recursos materiales, humanos, discursos, ideologías, concepciones del mundo, técnicas, el capital como relación social, al servicio de un poder hegemónico de dominación y de explotación. Todo ello actúa sobre cuerpos y conciencias, es decir, se instalan como representaciones en lo biopolítico (cuerpo) y en lo psicopolítico (mente, conciencia), como nuevos amos, conductores y significantes, para prohibir o permitir deseos y destinos.

A todos los componentes del citado dispositivo o servomecanismos les asignamos atributos, cualidades y enseguida les rendimos pleitesía, adoración y hasta afecto. Esto es algo parecido al amor en el momento en que le atribuimos al otro cualidades extraordinarias y posteriormente nos rendimos a sus pies y sólo reina la armonía y el deseo pierde sus alas. Como bien afirma Néstor Braunstein: “Quien controla los archivos controla la memoria y quien controla el saber controla el hacer”. Tamaña verdad.

Las clases subalternas han venido resistiendo una gran red de dispositivos, con sus respectivos servomecanismos, como oligarquías, culturas machistas, xenófobas, presidentes abyectos, líderes charros, partidos políticos que viven del orden, sistemas políticos corruptos, estados nacionales privatizadores, iglesias oscurantistas y conservadoras, los cuales siguen empeñados en pensar y decidir por nosotros. Esto tiene que ver con lo que Michel Foucault llamó poder pastoral, donde el pastor daba la vida por una oveja y ahora el poder del Estado exige que el individuo dé la vida por esa institución.

El poder de dominación y de explotación ha venido usando a las instituciones y a las leyes de manera facciosa. Cuando conviene a sus intereses las aplica, y cuando no, las tuerce. Esto se llama impunidad y corrupción. Este es el cáncer de la clase gobernante, de la oligarquía. El mecanismo anticorrupción esconde la acumulación de capital en pocos y también su modelo neoliberal. El mecanismo electoral esconde y reprime la lucha de clases con la fantasía del voto y la creencia ficticia de que estamos decidiendo la elección del gobernante, cuando otros ya lo hicieron por uno. Falsa sensación de saberse un día libre y todos los años esclavos. Esto consideraba el bueno de J.J. Rousseau.

Ante el triunfo electoral de Donald Trump y su cultura racista y belicosa ( haiga sido como haiga sido, diría Felipe Calderón), algunos medios y voceros del régimen afirman que ese acontecimiento pone en peligro la patria de la oligarquía mexicana, de los poderes fácticos, del corporativismo mediático, empresarial, militar y de la clase política depredadora (Tratado de Libre Comercio). La patria anterior no es la nación de los olvidados, marginados, migrantes, explotados, humillados, los desiguales.
La primera siente que peligran su riqueza y privilegios, y por eso invita a la patria olvidada a la unidad, al patriotismo, para salvar no a la nación oprimida, despreciada y humillada, sino a la clase social burguesa que durante siglos acumula capital y privilegios.

Se observa que son dos proyectos de nación. Uno corresponde a una patria que ha venido despojando, vendiendo y destruyendo el patrimonio natural, como el agua, la tierra, el bosque, petróleo, electricidad, minerales, semillas, etcétera, incluyendo en lo anterior la descomposición del tejido social, donde lo solidario se sustituye por la competencia, el robo del excedente y el narcisismo obsesivo.

El otro proyecto de nación, de los de abajo, es compartido, le apuesta al valor solidario en la comunidad, el respeto, la dignidad, la autonomía en la diversidad cultural, el pensamiento crítico, reflexivo, humanista y disruptivo. El proyecto neoliberal se sustenta en un pensamiento autoritario, de consenso unidimensional, reiterativo del capitalismo, realmente existente.

Surge una pregunta: ¿con qué sentido moral y ético la clase gobernante en México invita a la patria de los olvidados, los oprimidos, de los que sobreviven con un trabajo precarizado, de millones de pobres, de desempleados, a la unidad para enfrentar el peligro que significa el nuevo inquilino de la Casa Blanca en Estado Unidos? Indudablemente que es la ética y la moral de lo establecido y nunca una ética y una moral que niegue lo existente, es decir, las instituciones son usadas, facciosamente, en favor de los dueños del capital y del poder de dominación.

Esos que hoy piden la unidad de los mexicanos han creado leyes y mecanismos para violentar la soberanía, la autodeterminación e independencia del país. Decían los hermanos Flores Magón que sólo tenemos patria cuando ésta se encuentra en peligro. Pasado el peligro nos seguirán jodiendo los gobernantes, los oligarcas, despiertos o dormidos. El pueblo no se salva juntándose con los saqueadores, explotadores, sino que se salva por sí mismo. Caminemos juntos los oprimidos, con actitud moral disruptiva, sin doctrinas, para derrotar al capitalismo neoliberal. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino

Salvador Jara Guerrero y el Estado de excepción

Salvador Jara Guerrero, los intelectuales y el autoritarismo

El bullying, punta del iceberg

Infancia, violencia y capitalismo

Discurso político e Iglesia católica

Educación y pensamiento crítico

El individuo y el sujeto

El sujeto se hace en la rebeldía

El poder y el secreto

Democracia oligopólica y poderes fácticos

Fetichismo, poder y creencias

Ideas para la sesión extraordinaria del CEPEC

El neoliberalismo produce crisis moral y social

Cultura, educación y política

La dignidad como valor de la persona

Adiós al filósofo Luis Villoro Toranzo