Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
Una ley necesaria
Martes 15 de Noviembre de 2016

Las leyes inútiles debilitan a las necesarias.

Charles Louis de Secondant, señor de la Bréde y barón de Montesquieu.

A- A A+

Cuando ocurre un hecho que la ley señala como delito, donde se ven involucrados vehículos, regularmente la grúa los arrastra, ya sea que pertenezcan a la víctima, al imputado o a un tercero ajeno, lo anterior ocurre de manera constante, más de lo que podríamos pensar, y trae como consecuencia que se obligue a los propietarios a gastar sumas de dinero que en varias de las veces son de montos considerables, se les cobra el arrastre de la grúa, los días de corralón que se generen y los daños que, en su caso, sufrieron sus vehículos.

Estos gastos deben erogarse de forma inmediata o lo más pronto posible, pues cada día que se tarda el trámite se suma a la cantidad a pagar y se aumentan las posibilidades de que el bien mueble sea afectado o se le sustraigan piezas.

Lo mismo pasa cuando el bien afecto es propiedad del imputado y al final del proceso se obtiene una sentencia absolutoria o cualquier otra salida o solución alterna que no contiene la declaración de culpable. En estos supuestos legales, también el imputado se ve afectado en su economía por gastos de arrastre de grúas, corralón o daños a sus bienes, lo que transgrede el principio de presunción de inocencia, pues al habérsele absuelto del hecho imputado o al no haberse dictado una sentencia que lo declare culpable, no se le puede obligar a hacerse cargo de un daño económico íntimamente relacionado con los hechos materia del proceso que, en su momento, enfrentó.

Cuando ocurra un hecho que la ley señala como delito , donde se ven involucrados, regularmente grúas los arrastra y trae como consecuencia que se obligue a los propietarios a gastar mas dinero del contemplado.
Cuando ocurra un hecho que la ley señala como delito , donde se ven involucrados, regularmente grúas los arrastra y trae como consecuencia que se obligue a los propietarios a gastar mas dinero del contemplado.
(Foto: Especial)

En el litigio estos temas son el pan nuestro de cada día, tramitar la devolución de vehículos afectados propiedad de víctimas, terceros ajenos o imputados, además del suplicio que ocasiona la tramitología del caso, se genera un inevitable gasto económico para los propietarios, que ante la falta de interés de las autoridades para proteger los derechos de quienes están en este supuesto no tienen más que pagar y conseguir el dinero como puedan y a la brevedad, pues cada día les aumenta la deuda y el daño a sus propiedades.

En el municipio de Tampico, Tamaulipas, el regidor del Ayuntamiento Néstor Enrique Luna Ortiz abordó el tema, le solicitó a la presidenta municipal que emitiera una ordenanza para que los ciudadanos a quienes les han robado sus vehículos no se les cobre el arrastre de la grúa y el corralón cuando éstos son recuperados y así impedir la revictimización. Esta idea del regidor tampiqueño debe tener eco en la totalidad de los estados del país, incluso debe estudiarse para poder adaptarse a los supuestos en que resulte evidentemente injusto el obligar a un ciudadano a pagar el concepto de arrastre de grúa y los días de corralón cuando no exista una responsabilidad legal que esté ligada al hecho que motivó que el vehículo fuera llevado a un corralón.

De ahí que se hace un llamado para en Michoacán se haga eco a la propuesta del regidor tampiqueño de Movimiento Ciudadano. En el Congreso local tenemos un diputado que es compañero de partido del regidor tamaulipeco, por lo que sería bueno que el diputado Moncada hiciera uso de nuestra más alta tribuna y abandere una propuesta en este tenor, al final del día a la ciudadanía le interesa que en nuestro Congreso se impida que las leyes que son necesarias se vean debilitadas por leyes inútiles.

FB. Salvador Molina
TW. @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa