Samuel Maldonado B.
Repercusiones
De piratas y de cuentos
Martes 15 de Noviembre de 2016
A- A A+

En mensajes recurrentes a los medios, el presidente no cuenta la promesa del muro que quiere construir el vecino presidente electo Trump, mismo que es la caricatura de cualquier vrijbuiter, filibuster. pirata o filibustero de los siglos pasados, que se hacían de grandes botines por los asaltos realizados en el Mar de las Antillas. Grotesco y caricaturesco amenazador presidente electo, a quien sólo le falta un parche en un ojo para ser verdadero. Y hago la comparación debido a las amenazas que hace de correr a los que son ¡más americanos que él! de de este territorio de América, como reflejo de locura o de la naturaleza propia del pirata que es. Pocas semanas prácticamente nos separan de la fatídica fecha (20 de enero) en la que empezará a gobernar (o desgobernar) este espantable y truculento personaje fílmico.

Grotesco y caricaturesco amenazador presidente electo, a quien sólo le falta un parche en un ojo para ser verdadero.
Grotesco y caricaturesco amenazador presidente electo, a quien sólo le falta un parche en un ojo para ser verdadero.
(Foto: TAVO)


A punto de fallecer el llamado 2016, está dejando en México una serie de resultados administrativos terribles, que ya no nos sorprenden pues conocemos a la perfección que las principales autoridades tanto en materia política como económica andan cuenteándonos y por esa afirmativa, más otras causas, consideramos que prácticamente esos compas que están al frente de las administraciones citadas no cuentan bien las cosas, por lo que suponemos que no saben contar, y lo más seguro es que, efectivamente, sigan cuenteándonos, de tal manera que los que están al frente de estas importantes materias nos están partiendo el “alma máter” y burlándose indiscutiblemente de nosotros en forma constante.

Si es en materia de política exterior los cuentos son de miedo, excelsos ejemplos tenemos en los desvergonzados y ruines gobernadores de varios estados que no cuentan que han dejado “cavas limpias y arcas vacías”; desde luego, elevadas deudas y, peor aún, cementerios llenos de conocidos desaparecidos.

En estas tristes historias parecidas a las de Garrick , desde luego que podemos incluir también a varios gobernadores con licencia, que en su época primaveral se cuenta públicamente que le llevó a un colega suyo 30 millones de pesotes (cuando el peso estaba a trece por un dólar) y que recientemente salió huyendo en un helicóptero oficial dejando en el camino las huellas de la muerte y desapariciones de no se sabe cuántos.

Dramáticas obras teatrales pues se cuentan y se presentan en este país desarticulado y sufrido, que nos demuestran cuán diáfana no es la política.

Tanto en materia de economía como en el de la política que antes la escribíamos con mayúscula pues estaba considerada como ciencia, la realidad ha superado a la ficción y esta ciencia degradada por muchos que han generado enormes y grandes miserias en toda la República.

Por tanto cuento de los tesoreros como de su socios gobernadores (o al revés), no contaron muy bien las cosas o, tal vez, no sabían cómo contar de tal manera que los que recibieron las arcas vacías ahora peregrinan un día sí y otro también buscando en el Poder Ejecutivo el apoyo para medio paliar la crisis de estado que dejaron los que se fueron y heredaron los que llegaron. Ejemplos los tenemos en Veracruz, Zacatecas, Guerrero, Morelos, Tamaulipas, Sinaloa y posiblemente otros estados más.

Será por eso que el flamante secretario de Hacienda, ante la oleada de tonterías cometidas políticamente y por la estrechez de la economía nacional, no nos cuenta cuentos como aquellos que la mítica hija del Gran Visir, Sherezade, se los narraba al rey Shariar, con la diferencia de que por la parte oficial ésa creía que efectivamente lo que contaba la bella mujer eran puros cuentos.

Actualmente, el secretario del Sahriar mexicano nos habla pues de economía nacional, del blindaje que nos da al país las grandes reservas que tiene México y que giran giran alrededor de los 170 mil millones de dólares. Nos indica que hay otro respaldo de la banca internacional y que prácticamente estamos blindados contra una catástrofe económica. Pero lo que no sabe este sujeto es que tanto nos han cuenteado de nuestro blindaje, que ya los cuentos no nos cuentan… más que mentiras.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?