Columba Arias Solís
La otra migración
Viernes 18 de Noviembre de 2016
A- A A+

Concentrados en las posibles consecuencias de las políticas que emprenderá el recién electo presidente de Estados Unidos, una vez que ya reiteró la próxima deportación de tres millones de trabajadores sin papeles, así como la revisión del Tratado de Libre Comercio, en México, ni el gobierno ni la clase política han considerado en todas sus consecuencias la grave problemática de la otra migración que se encuentra en la frontera norte de nuestro país, a la puerta de Estados Unidos, proveniente ya no únicamente de los países de Centroamérica y del Caribe, sino también de África y Asia.

La oleada de migrantes se agravó por la suspensión de los permisos humanitarios que el gobierno de Estados Unidos.
La oleada de migrantes se agravó por la suspensión de los permisos humanitarios que el gobierno de Estados Unidos.
(Foto: Especial)

Como es sabido, tradicionalmente México ha sido el tránsito obligado en sus afanes de llegar a Estados Unidos de los centroamericanos y caribeños, sin embargo, desde mediados de año una corriente masiva de migrantes procedentes de países como Costa de Marfil, Angola, Liberia, El Congo y Ghana, entre otros, así como egipcios, cameruneses y hasta de algunas de las repúblicas de la ex URSS, y desde luego oriundos de la devastada Haití, han abarrotado principalmente tres ciudades del norte de México en la frontera con Estados Unidos: Tijuana y Mexicali, en Baja California; y San Luis Río Colorado, en el estado de Sonora.

Las guerras y hambrunas en África, los desastres en Haití, como el terremoto que ocasionó miles de muertos y más de un millón de damnificados que quedaron en la calle, originaron que muchas personas emigraran y trabajaran en Brasil durante las obras preparatorias para los Juegos Olímpicos, pero luego, la crisis política y económica en ese país los obligó a emigrar de nuevo a otros lugares del área, desde donde emprendieron una terrible odisea que los llevó por cerros y selvas de diferentes naciones del sur y centro del continente en una migración masiva que se agolpa en las mencionadas ciudades mexicanas buscando el paso a Estados Unidos.

La oleada de migrantes se agravó por la suspensión de los permisos humanitarios que el gobierno de Estados Unidos había estado emitiendo principalmente en favor de los haitianos desde el terremoto de 2010 y que con motivo de las elecciones se cancelaron y dejaron al garete a los miles de haitianos.

Según cifras proporcionadas por las diversas autoridades, más de 400 mil personas cruzan la frontera sur de nuestro país cada año rumbo a Estados Unidos. En el comienzo de este otoño la migración procedente de Haití se incrementó enormemente, y se agolpan en la frontera de México conjuntamente con los africanos, estimándose que podrían llegar los números hasta los diez mil.

De sobra está decir que la oleada de migrantes ha desbordado la capacidad de los albergues y centros de atención a migrantes, por lo que pernoctan en las banquetas y muchos de ellos son alimentados por algunos pobladores que se conduelen de su situación, ocasionando que las alarmas sonarán ante las posibles consecuencias del hacinamiento, entre éstas algunos brotes de malaria.

Apenas el pasado 24 de octubre, la CNDH manifestó que a esa fecha habían pasado quince mil personas, por lo que había ya una suerte de crisis humanitaria en la frontera norte mexicana, debiendo instalarse una mesa hemisférica de emergencia para buscar resolver la crisis que se encamina a ser la peor que haya sucedido en este continente, puesto que las ciudades fronterizas tienen una situación de emergencia ante la masiva y atípica migración de familias enteras que intentan llegar a Estados Unidos.

Entre las fronteras sur y norte de México se agolpan más de doce mil personas, a las que se suman los mexicanos que huyen de la violencia en diversos estados del país y que suman aproximadamente de dos mil a tres mil en ciudades de Baja California. La ciudad de Tijuana, durante los últimos cinco meses, ha sido la de mayor concentración con más de cinco mil haitianos que llegaron procedentes de Brasil con la esperanza de pasar a Estados Unidos.

A finales de octubre, las autoridades esperaban que la cifra de personas que ingresarían por la frontera sur de México sería cerca de 50 mil, las que se presume llegarían por Tapachula, en Chiapas, y de los cuales ya habían ingresado unos quince mil.

Así las cosas, el gobierno mexicano se encuentra ante una situación que lo ha rebasado y que parece no saber cómo resolver. Por lo pronto han otorgado a los migrantes que se encuentran en la frontera norte un permiso con una vigencia de 20 días para que tramiten su estancia en el país o lo abandonen; sin embargo, la mayoría de aquellos pretende ingresar a Estados Unidos, de tal forma que no se advierte una pronta solución al problema del éxodo, el cual se hace más difícil ante actitudes de hostigamiento y discriminación sufridos por haitianos y africanos en su paso por México. Urge entonces la participación de los organismos internacionales, de los gobiernos del continente, y por supuesto de las autoridades mexicanas, así como de todas las organizaciones sociales, para coordinarse en un grupo interinstitucional y dar respuesta pronta a esta crisis humanitaria.

Un aviso. Agradezco mucho a quienes me han leído durante tanto tiempo. Me tomaré unos meses, pero espero reencontrarnos en este espacio. Hasta pronto.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada