Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Trump, presidente
Miércoles 23 de Noviembre de 2016

Segunda parte

A- A A+

Múltiples factores internos y externos permiten entender el triunfo de Donald J. Trump, pero es difícil suponer si a partir del 20 de enero de 2017 convertirá en políticas oficiales su discurso bravucón, xenófobo, racista, antiinmigrante. En México, más allá de cierta histeria, no acaba de aquilatarse el significado de tal triunfo.
Este escribano tampoco tiene una bola de cristal pero llama al sosiego. No al inmovilismo del gobierno mexicano, el cual en la última semana ha repetido el discurso del socio subordinado, la negativa a revisar el TLCAN y a no cuestionar el modelo neoliberal y la globalización, centro del cuestionamiento de Trump.

Donald J. Trump planteó revisar o salirse del TLCAN pues le achaca la pauperización de grupos de blancos anglosajones protestantes residentes en otrora pujantes estados industriales
Donald J. Trump planteó revisar o salirse del TLCAN pues le achaca la pauperización de grupos de blancos anglosajones protestantes residentes en otrora pujantes estados industriales
(Foto: TAVO)

Donald J. Trump planteó revisar o salirse del TLCAN pues le achaca la pauperización de grupos de blancos anglosajones protestantes residentes en otrora pujantes estados industriales, de donde las corporaciones salieron buscando bajar costos laborales y una sostenida tasa de ganancia. Por lo pronto anunció la salida del TTP.

En México, el TLCAN pulverizó el campo mexicano, colapsó el sistema alimentario e hizo más dependiente de los ciclos de la economía global la vida rural y urbana. Si el gobierno mexicano y sus asesores fueran inteligentes, verían como una oportunidad la revisión del acuerdo comercial que favorece a Estados Unidos y las corporaciones.

Con todo, el discurso gubernamental persiste en negar el impacto del TLCAN en áreas cruciales del desarrollo mexicano, además de seguir sosteniendo lo insostenible: las políticas neoliberales que exigen la apertura irrestricta de nuestra economía que está a punto del colapso. El México neoliberal al que nada le importa el bienestar social.

El sábado pasado este escribano fue invitado a una mesa de debate en el contexto de la clausura del VII Diplomado Interinstitucional en Estudios Migratorios, iniciativa académica y “profesionalizante” de El Colegio de Michoacán, que data de 2002, pero interrumpido brevemente por diversos motivos.

Al debate asistieron también, en Morelia, el doctor Ariel Mojica, integrante de El Colegio de Michoacán, y en Chicago, el impulsor del diplomado, doctor Gustavo López Castro (COLMICH), en estancia en la Universidad de Illinois, en Chicago; el secretario del Migrante de Michoacán, José Luis Gutiérrez, y Óscar Chacón, conocido activista latino.

En general todos los participantes coincidimos en los diversos factores que permitieron a Donald J. Trump ganar la reciente elección. Dosis de autoritarismo, un electorado WASP que no participaba en las elecciones, la imagen de éxito, el repudio a una mujer WASP amiga de Wall Street y las corporaciones, pero desdeñosa de esos WASP.

Asimismo, entre los aspectos del debate destaca el voto latino, particularmente mexicano (30-35 por ciento del total de los latinos) que le dio el triunfo a Trump. Este escribano argumentó que el conservadurismo entre los latinos de origen mexicano, los ciudadanos, los inmigrantes legales, se vieron reflejados en el discurso del republicano.

Los doce millones de inmigrantes mexicanos (80 por ciento indocumentados, 20 por ciento legalmente asentados en Estados Unidos pero sin posibilidad de votar), no entran en este debate. Hablamos de los latinos de origen mexicano (primera, segunda, tercera generación), plenamente integrados al mainstream estadounidense.

Y sobre este aspecto, este escribano cuestionó al secretario del Migrante de Michoacán ante su afirmación de que toca resistir y enseñarles a los inmigrantes mexicanos a defender sus derechos humanos y laborales, ¿a cuáles mexicanos y michoacanos se refería?: ¿a los indocumentados o a los ciudadanos estadounidenses de origen mexicano?

Cabe el cuestionamiento porque los inmigrantes mexicanos indocumentados respecto a los ciudadanos estadounidenses de origen mexicano enfrentan una situación de vulnerabilidad mayor. En los primeros recae la amenaza de expulsión, por lo que cualquier acción organizativa ciudadana y gubernamental debería centrarse en ellos.

Se revisó también la creciente polarización en la sociedad estadounidense, pues al parecer el triunfo de Trump destapó expresiones extremas de odio, racismo, xenofobia y discriminación, siendo los indocumentados, algunos grupos de latinos y mexicanos, y afroamericanos, recipientes de ataques y abusos, además de episodios depresivos.

El triunfo de Trump no parece representar, en la relación bilateral y multilateral México-Estados Unidos, agravios y amenazas. Enrique Peña Nieto lo supone “amigo”, por lo que nada se puede esperar del gobierno mexicano. Las once medidas consulares recién anunciadas en realidad no son nada nuevo. Siempre se han llevado a cabo.

Un aspecto importante del debate al que aludí párrafos arriba también llamó a no convertir los votos latinos y mexicanos en rivalidad en el contexto de las amenazas de Trump y los abusos de sus seguidores, pues dividiría aún más a las comunidades latinas, haciendo más vulnerables a todos: indocumentados, residentes y ciudadanos.

Es quizá la hora también de que en los gobiernos estatales y municipales se pase de la retórica de la diáspora, y de las remesas mágicas y salvadoras a la implementación de programas, el diseño de políticas públicas más allá del 3x1 y el Fami, para construir una visión integral sobre la migración indocumentada, legal y los ciudadanos.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera