Samuel Maldonado B.
Repercusiones
De un gigante y un enano
Martes 29 de Noviembre de 2016
A- A A+

“¡Cada vez que sonaba el tambor nos estirábamos como gigantes!, ¡cada vez que sonaba el xilófono nos encogíamos como enanos!”. Pudiera reseñarse así la dura batalla en la que los actores, un grupo pequeño de jóvenes e inquietos estudiantes, se sublimaban buscando terminar con la férrea dictadura del cubano Fulgencio Batista, personaje oscuro que en lugar de representar los intereses mayoritarios de la población de la isla era fiel sirviente y representante de los dueños de los burdeles y grandes casinos de Cuba, donde los millonarios vecinos (probablemente uno de ellos era Trump), originarios de uno de los imperios más poderosos del orbe, prácticamente la gobernaban y mandaban por intermedio de terceros.

Situado a poco más de 160 kilómetros de distancia del imperio norteamericano, en la pequeña y hermosa isla batistanamente florecían la prostitución, la insalubridad, la inestabilidad y en forma genérica el analfabetismo y la pobreza.
Situado a poco más de 160 kilómetros de distancia del imperio norteamericano, en la pequeña y hermosa isla batistanamente florecían la prostitución, la insalubridad, la inestabilidad y en forma genérica el analfabetismo y la pobreza.
(Foto: Cuartoscuro)

Situado a poco más de 160 kilómetros de distancia del imperio norteamericano, en la pequeña y hermosa isla batistanamente florecían la prostitución, la insalubridad, la inestabilidad y en forma genérica el analfabetismo y la pobreza. En fin, en Cuba prevalecía una situación deplorable y por ese estado tan doloroso y tan denigrante, la mayoría de las familias cubanas apoyaron desde un principio a esos jóvenes valientes comandados por el joven Fidel Castro, que llegaron a México a prepararse en el uso de las armas y la guerrilla, para posteriormente abatir a tan desleal y antinacional gobierno cubano.

Al triunfo de la Revolución y con el avance educativo y científico, con la medicina castrita, los gusanos fueron desapareciendo con rumbo a Miami, donde ahora cantan y bailan de gusto precisamente por la desaparición física del Comandante.

Valga pues la utilización de este instrumento musical para hacer esta parodia burlesca en la que la parte jocosa y ridícula la realiza –increíblemente y con mucha facilidad– un enano, un enfermo sexual, fundamentalmente un “salteador de mujeres”, que recientemente fue electo presidente de los Espantados Unidos, quien declarara en relación con el fallecimiento del líder de la Revolución cubana que el Comandante Fidel fue un “dictador brutal”.

Seguramente que esas exclamaciones las hizo frente a un espejo, donde se observó a sí mismo como lo ven muchos caricaturistas: luciendo un uniforme militar, de color gris y con los signos de la esvástica bordada en las hombreras de su casaca.

Las declaraciones expresadas por Trump sólo lo reflejan a él mismo. Hay otras muchas noticias publicadas por politólogos, estadistas, comentaristas, intelectuales, etcétera que señalan a Fidel Castro como uno de los más grandes e indiscutibles líderes mundiales en los últimos decenios. Pero difícilmente el electo presidente Estados Unidos puede entenderlas, pues sólo está acostumbrado a las telenovelas que lo hacen entender muy bien los vodeviles sexuales, las tramas teatrales, los concursos de belleza, en fin, ¡banalidades puras!

Pero para comprender, entender y analizar las características de un gran hombre, internacionalmente respetado como líder revolucionario y gobernante, se requiere leer (no ler), y leer mucho.

Indiscutiblemente que también es necesario sólo entender un poquitín de política, conocer algo de lo que es y significa el filosofismo, de saber qué es la ética y, desde luego, lo que significa la moral. Pero si por moral entendemos que es un árbol que da moras, entonces sí que sabemos de política, de ética y de filosofía.
Por las declaraciones de ese energúmeno insolente, ineducado, estamos ciertos que nunca podrá entender el porqué Fidel Castro llegó a ser un gigante.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?