Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
El salario mínimo y el mínimo vital
Martes 29 de Noviembre de 2016

La clase trabajadora puede ser perjudicada, degradada u oprimida de tres maneras: descuidándolos en la infancia, cuando se los sobrecarga de trabajo o cuando se les pagan bajos salarios por su trabajo.

Robert Owen, empresario y socialista británico.

A- A A+

Tomamos la recta final de este 2016 y empezamos a escuchar temas del salario mínimo. La Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, conformada por representación patronal, obrera y gobierno, es la que se encarga de fijar los salarios mínimos anuales, que hoy en día es el mismo tabulador para todo el país.

La Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) prevé un aumento de 2.50 pesos para pasar del actual, que es de 73.04 pesos diarios, a 75.54 pesos por día.
La Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) prevé un aumento de 2.50 pesos para pasar del actual, que es de 73.04 pesos diarios, a 75.54 pesos por día.
(Foto: TAVO)

Ya se han dado varias voces en relación con el salario mínimo, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) prevé un aumento de 2.50 pesos para pasar del actual, que es de 73.04 pesos diarios, a 75.54 pesos por día. Por su parte, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) propuso un incremento gradual del salario mínimo para 2017 de tal forma que éste alcance los 89.35 pesos diarios de acuerdo con la línea de bienestar establecida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval); esto es que no se dé un sólo incremento, sino que el mismo sea espaciado a lo largo del año a fin de que al final del mismo se esté alrededor de los 89.00 pesos por día. Esta propuesta es vista con agrado por parte del gobierno federal, pues así lo manifestó Alfonso Navarrete Prida, secretario del Trabajo y Previsión Social, señalando que esta postura está siendo analizada por la Federación; por su parte, el Banxico, a través de su gobernador, Agustín Carstens, no ha dado una postura concreta pero refirió que esa institución está dando elementos para poder sentar la discusión sobre el salario mínimo que regirá en el año venidero. En este tenor, el sector obrero ha propuesto un salario de 100.00 pesos por día como el mínimo a ganar por los trabajadores mexicanos.

Ahora bien, en el tema del salario mínimo, como sociedad, debemos estar atentos a estas discusiones y a la toma de decisiones para que nuestra presión social tenga efectos y sea externada en tiempo y forma. Sobre el tema del salario mínimo las autoridades deben tomar en cuenta los factores que rigen la vida económica del país, como la inflación estimada, la devaluación, la carencia de recursos, el PIB, etcétera, pero también deben considerar el derecho a un mínimo vital como aquel derecho humano que tenemos toda persona para poder acceder a una calidad de vida digna, a un progreso y a una vida decorosa, para lo cual el salario mínimo juega un papel importante pues año con año los mexicanos nos vemos favorecidos con un aumento al salario mínimo pero desfavorecidos con el poder adquisitivo que cada año es más paupérrimo, de esta forma el discurso demagógico siempre se estructura en razón del aumento en pesos al salario mínimo pero nunca en relación con el nuevo poder adquisitivo. Nunca se estima que aún con aumento nos alcanzará para menos litros de gasolina, debemos invertir más dinero en el pago de transporte público, ya no podremos completar la canasta básica, ya no podemos invertir la misma cantidad en diversión o esparcimiento; en resumen, acceder a un progreso permanente, el acceso a satisfacer nuestro derecho a la salud, a la educación, el acceso a una vida digna a un mínimo vital se verá obstaculizado debido a la pérdida de valor de nuestra moneda; con esto el Estado violentará nuestros derechos humanos y con esto la sociedad será, de nueva cuenta, olvidada, ensordecida, aminorada.

Entonces seguiremos preocupándonos por sobrevivir, soportaremos abusos laborales, mobbing, atropello a los derechos humanos, con tal de obtener una salario mínimo que lleva aparejada una violación a los derechos humanos, para impedir esto la sociedad debe darle la importancia necesaria al tema del salario mínimo, debe generar opiniones, debe hacerse escuchar, debe conquistar espacios políticos destinados a cuotas de poder y a personas que han logrado vivir del presupuesto, debemos arrebatar los escaños públicos porque es la única forma de tener voz y voto en esta realidad social mexicana. El motivo es real, lo sufrimos diariamente, las condiciones están generadas, ya se empieza a trabajar en las próximas elecciones, el poder lo tenemos nosotros, el voto es nuestra arma más eficaz, sólo faltas tú, ciudadano; sólo falta que ejerzamos nuestra obligación, sólo falta tener memoria, sólo falta reconocer los nombres que elección tras elección son los mismos, sólo falta valor, decisión y esperanza, así lograremos el cambio social esperado.


Salvador Molina Navarro.
FB. Salvador Molina
TW. @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa