Carlos Enrique Tapia
Migración México-Estados Unidos
Trump, presidente
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Tercera y última parte

A- A A+

Donald J. Trump es presidente de Estados Unidos por una serie de factores que obraron en su favor, muchos de ellos internos, aunque entre los externos es necesario destacar la globalización y sus impactos negativos sobre los blancos anglosajones protestantes, a quienes atrajo por medio de un discurso racista, extremista y antiglobalizador.

Buena parte de quienes están escribiendo por el aparentemente súbito triunfo de Trump objetan, por interés, ignorancia y compromiso elitista, cuestionar la globalización. Reagan, con Tatcher, inauguraron el ciclo globalizador y pusieron los ejes del dominio corporativo, del capital financiero y la apertura comercial indiscriminada, quizá Trump lo cierre.

Trump anuncio como una de sus primera medidas a partir del 20 de enero de 2017, que Estados Unidos abandonará el TTP, un acuerdo comercial que Obama entusiastamente impulsó.
Trump anuncio como una de sus primera medidas a partir del 20 de enero de 2017, que Estados Unidos abandonará el TTP, un acuerdo comercial que Obama entusiastamente impulsó.
(Foto: Cuartoscuro)

Trump trae contra este ciclo una agenda aislacionista/proteccionista en lo económico y comercial, y en lo político e ideológico, una perspectiva supremacista/autoritaria. Ambos ejes fueron escuchados y asumidos por los estadounidenses, una mayoría, a pesar de los cambios que experimenta su sociedad hacia la multiculturalidad, que decidió con su voto.

Si bien el sistema político parece fracturado, con formas de participación ciudadana en crisis, una élite política sujeta a los designios de las élites económicas, las corporaciones, el capital financiero, el estadounidense medio, poco letrado, golpeado por la globalización, cuestionado en su autoritarismo, supremacismo y extremismo, le dio el golpe necesario.

Hace 40 años, en el contexto del debate que abrió en su momento la globalización, cuestionaba a supuestos expertos –economistas, muchos de ellos, sobre la reversión de un proceso que se centraba en la recuperación de la tasa de ganancia y la respuesta siempre fue negativa. Pero al parecer Trump, con matices de seguro, abrirá el nuevo ciclo.

Durante los pasados 40 años, consenso de Washington de por medio, la reestructuración capitalista e imposición de políticas económicas en prácticamente todos los países del orbe, favoreciendo a las corporaciones y el capital financiero, golpeó profundamente a todas las sociedades. Estamos ante la respuesta de la estadounidense.

Es notable la resistencia de México, China y otros países tanto al cuestionamiento como a una posible revisión de la globalización. Por lo pronto, Trump anunció, como una de sus primeras medidas a partir del 20 de enero de 2017, que Estados Unidos abandonará el TTP, un acuerdo comercial que Obama entusiastamente impulsó.

Dicho acuerdo, hoy con China, México y otros países de la cuenca del Pacífico a la cabeza, no sólo pretende profundizar el libre comercio, sino someter a los vaivenes de las corporaciones áreas cruciales de las economías nacionales. Alimentos, patentes, propiedad intelectual, capital financiero, entre otros, lesivos a los desarrollos nacionales.

En los últimos 40 años, las políticas de apertura comercial, sin restricciones, han favorecido a las transnacionales y han llevado a la concentración de la riqueza mundial en diez por ciento de la población adulta mundial, mientras el uno por ciento de debajo de la pirámide posee menos del uno por ciento (Credite Suisse Wealth Report, 2016).

De lo anterior se colige que no solamente los WASP han sido golpeados y excluidos por la globalización, sino también millones de personas en todo el mundo, pero el discurso de Trump, uno de esos multimillonarios parte del diez por ciento que se apropia de la riqueza mundial, llegó al corazón del estadounidense blanco, poco educado, rural y urbano.

La derecha intelectual mexicana pretende disolver el populismo de derecha bien representado por Trump, presentando un populismo sin adjetivos, asimilando los populismos de izquierda, pero hay diferencias importantes entre ambos. El extremismo y supremacismo racista, xenófobo, discriminatorio, tiene poco que ver con el otro.

A partir del 20 de enero de 2017 las fuerzas extremistas y supremacistas que despertó Trump intentarán imponer su ruta, encabezados por un energúmeno promotor del odio, mientras el gobierno mexicano insiste en una “relación institucional”, que sin duda será redefinida por el vecino del norte.

Obviedades. 1. Murió Fidel Castro, icono del siglo XX, a pesar del encono de la derecha intelectual (Vargas Llosa, Krauze, Castañeda). Nunca compartí la dictadura que sustituyó a otra dictadura, pero el pueblo cubano, no la gusanera de Miami, en la precariedad y el bloqueo imperialista, tuvo educación y salud. Las libertades individuales, opinión, prensa y movilidad, no florecieron. Nunca están de más o de menos unas u otras, pero el comandante asumió su compromiso histórico. 2.

Michoacán está envuelto en una ola de feminicidios, los que, a pesar de la Alerta de Género, ni siquiera son reconocidos por la autoridad. Los organismos ciudadanos citan más de 100 víctimas, mientras el gobierno estatal apenas reconoce algunas decenas. 3. La propaganda y el tallerismo gubernamental contra la violencia de género se disuelve entre filtraciones, diatriba de conocidos medios electrónicos y merolicos televisivos, revictimizando a las víctimas. La violencia de género no sólo atañe a la mercadotecnia y la población en general, es pilar de las burocracias gubernamentales. 4. La percepción de inseguridad en México sigue al alza: once por ciento respecto a noviembre de 2015, según el Inegi. Los mexicanos perciben al gobierno federal más corrupto (42 por ciento) en relación con los otros niveles de gobierno, además de que 30 por ciento aprueba la justicia por mano propia. ¿Barbarie civilizada? 5. México, segundo lugar (Chile le antecede), entre los países con mayores desigualdades, y primero en peor salario. Última: Una diputada zacatecana de la derecha cristiana evangélica-pentecostal, Encuentro Social, aplaude el racismo, xenofobia, discriminación, abusos, deportaciones, contra los mexicanos. #LadyTrump, fan de Donald J. Trump, la representa bien, mientras los mexicanos pagan su millonario salario y vida de privilegios.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”