Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
¿Enemigo público número uno?
Martes 6 de Diciembre de 2016
A- A A+

¿Será Trump realmente el toro más bravo de la ganadería del país vecino o en realidad sólo un pobre manso, sin casta alguna, como los que suelen sacar con alguna frecuencia en las plazas de toros de nuestro amplio territorio? ¿Será sólo pura estampa y sin casta alguna y que solamente engaña a los villamelones y no a los verdaderos taurófilos seguidores y amantes del arte de cuchares, que desean siempre toros con temperamento, ariscos y desconfiados y, desde luego, toreros que “demuestren su superioridad con respecto a la fiera?

Trump está embistiendo hasta su sombra, lo que demuestra su poca inteligencia y su gran desconocimiento de lo que es en esencia la política, tanto la internacional como la local
Trump está embistiendo hasta su sombra, lo que demuestra su poca inteligencia y su gran desconocimiento de lo que es en esencia la política, tanto la internacional como la local
(Foto: TAVO)

Lo anterior no lo sé, pero a estos animales mansos, los aficionados y conocedores de lo que son las corridas de toros, con chiflidos y exclamaciones de inconformidad por la poca fuerza o embestida de los mismos, a gritos y sombrerazos se obliga al juez de la plaza a meter los bueyes al ruedo para que prácticamente los mismos animales saquen al supuestamente toro de lidia y conducirlo (de regreso) a los corrales, seguramente para su sacrificio.

Pero de lidia o de corral, con resultados o sin ellos, después de obtenido su triunfo, Trump está embistiendo hasta su sombra, lo que demuestra su poca inteligencia y su gran desconocimiento de lo que es en esencia la política, tanto la internacional como la local, y saltándose las trancas, aún antes de tomar posesión como titular del gobierno de Estados Unidos, se comunica con otra menor a él, al margen de la poderosa China. ¡Mal comienza pues quien todavía no lo és!

En el caso particular de nuestro país, mismo que cuenta con muchos y verdaderos conocedores de asuntos de política internacional y con vasta experiencia en el saber gobernar, ante este escenario, Peñita debiera convocarlos de inmediato (ante el panorama amenazador que está a la vuelta de la esquina) para buscar, encontrar y analizar una estrategia, una vía, no ofensiva pero sí de real defensa de los intereses nacionales. Se ha tardado en muchos aspectos y perdido la brújula (si es que alguna vez la tuvo) y dejado avanzar la suma de groserías y amenazas provocadas por el presidente electo de los Espantados Unidos, de tal manera que ahora somos nosotros los asustados.

Peña Nieto debiera pues ya dejar de volar, aterrizar, bajarse de su súper avión y empezar a analizar estrategias, planes y programas de defensa tanto de nuestros connacionales en el país vecino como para resguardar los derechos de este país destrozado por la actual y anteriores administraciones y prácticamene amenazados por el bravo Trump; queremos un país independiente en el que se reafirmen los principios constitucionales de 1917. Deseamos la suma de voluntades de mexicanos excelentes y estudiosos de nuestros principios, que coadyuven en la defensa para mantener la ya poca soberanía nacional. Expertos hay muchos, pero cuando Peña cuenta, aun cuando los cuenta, no los sabe llamar.

Como es sabido en forma general, nuestro país está en una situación económica muy grave, de tal manera que los “expertos” economistas del gabinete ya no saben cómo parar el peso y afrontar el grave problema económico, que más se agudiza con la próxima salida del gobernador del Banco de México. Los problemas económicos y políticos que sufre la mayoría de los estados, que se dejaron crecer por conveniencia, por negligencia o por corrupción, hoy nos sitúan en el borde del precipicio y tan grave situación padecemos que se debería obligar a una severa disminución de los superfluos gastos, fundamentalmente de todos los servidores públicos de todos los niveles de gobierno en el país, cuyas percepciones, salarios, prestaciones y aguinaldos ya dados a conocer son una verdadera majadería para todos, principalmente para los más sacrificados.

Pero lo anterior escrito, no deja de ser sólo un sueño que debiera publicarse no en este martes 6, sino hasta el 28 de diciembre, que es el día dedicado a los Santos Inocentes, principal característica de los supuestamente gobernados y gobernantes que creemos todavía en la salvación de nuestro país.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?