Carlos Enrique Tapia
Migración México-Estados Unidos
Pendientes
Miércoles 7 de Diciembre de 2016
A- A A+

1. El 20 de enero de 2017, el energúmeno precandidato, candidato y presidente electo, Trump, asume la Presidencia del país más poderoso de este desahuciado planeta. Poco ha variado su discurso: el muro se construye, las compañías que se vayan de Estados Unidos tendrán consecuencias, un gabinete extremista, racista, ultraderechista.

Mientras, en México, Enrique Peña Nieto, diversos analistas, algunos académicos de instituciones privadas, le conceden el beneficio de la duda, e incluso una diputada zacatecana derechista le aplaude. Una “relación institucional”, “hay que esperar”, “defender el libre comercio”, algunas de las expresiones leídas y escuchadas.

Entre tanta frase conciliadora, celebratoria, defensora del libre mercado, no hay plan B. El gobierno mexicano aparece pasmado y sólo se le ocurre llamar a la unidad, como en los buenos tiempos del PRI avasallador. Se duda que Trump convierta su discurso en acciones y políticas concretas; pero, si lo logra, ¿hay plan B apá?

 Todos los días asaltan a un ciudadano, muchas veces termina muerto el asaltado
Todos los días asaltan a un ciudadano, muchas veces termina muerto el asaltado
(Foto: Cuartoscuro)

2. Los merolicos de la televisión por cable están extasiados por las luces navideñas en cada plaza moreliana, pero resulta en distractor decembrino del presidente municipal dizque independiente ante la creciente inseguridad y su pasmo. Las fotomultas se le cayeron. Ahora dicen que no era una medida recaudatoria, sino preventiva.

Igualmente, el presidente municipal sale a defender lo indefendible: un infractor de tránsito no tiene derechos humanos; en sus palabras, es una barbaridad que la gente tenga derechos humanos pues no le permitirán otorgar un jugoso contrato a una empresa, cuyos términos de licitación brillan por la falta de transparencia.

Según el alcalde, suspendió su magna obra por “escuchar a la ciudadanía”, no porque el Congreso del Estado la haya atajado. Sólo un agente de Tránsito puede levantar infracciones a quienes violenten la ley y el Reglamento de Tránsito. Una cámara fotográfica no puede suplir al agente de Tránsito y menos la estricta aplicación de la ley.

3. El gobierno michoacano carece de capacidad para enfrentar una eventual deportación masiva, según el dicho del secretario del Migrante. En la historia de la migración México-Estados Unidos, las deportaciones masivas son un hecho. 1930, 1954, entre otras, y la más reciente ola con Obama: más de dos millones de mexicanos.

Sin duda es relevante la sinceridad del secretario del Migrante pero no sólo es el caso de Michoacán. El gobierno federal, al no aceptar esa incapacidad, pretende conciliar ante un presidente electo que ve en México al culpable de muchos males en Estados Unidos (inmigración, desempleo, empresas que se instalan en nuestro país, etcétera).

Durante la campaña presidencial y en las pocas semanas del presidente electo, analistas y académicos han diagnosticado el posible impacto de Trump; es tiempo de obviar conferencias magistrales, mesas de análisis, “vacas sagradas” que viven de discursear y celebraciones de instancias burocráticas para generar acciones propias.

4. Violencia e inseguridad. Todos los días asaltan a un ciudadano, muchas veces termina muerto el asaltado; en ciertos lugares las ejecuciones están a la orden del día; casi diariamente, una mujer es asesinada; las extorsiones, atracos a comercios y casas-habitación siguen. La inseguridad acosa día a día a los ciudadanos.

Con todo, es necesario reflexionar sobre la violencia atroz que implican asaltos, robos a comercios y casas-habitación, secuestros, extorsiones. Cada día, asaltantes, extorsionadores, sicarios, secuestradores, asesinos de mujeres, actúan sus odios, marginalidad, traumas, culpas, maltrato, con violencia extrema.

La respuesta a la violencia e inseguridad sigue siendo más violencia por parte del Estado mexicano, mientras la inseguridad prevalece y la seguridad no llega.

Militares, marinos, policías por doquier, pero la inseguridad sigue. Es hora de que los gobiernos estatales y federal revisen su estrategia policiaco-militar por los evidentes estragos.

5. Las deudas públicas, municipales y estatales, sin contar los nueve billones del gobierno federal, siguen causando estragos. El problema es que los estados pretenden resolver momentáneamente su falta de liquidez con nuevas deudas. Ahí está Chihuahua. De seguro Veracruz y Oaxaca no tardarán en sumársele. Y los responsables, resguardados.

Con excepción de Padrés, quien se entregó para salvar políticamente al PAN, pues Anaya y la señora Zavala de Calderón se sueñan en la silla presidencial, y Duarte a salto de mata, protegido por el PRI. El problema es que además de engordar sus propiedades y cuentas de banco, endeudaron a sus estados a punto del colapso.

¿Pero cómo se llegó a esta situación? Complicidad, impunidad, corrupción, que es lo que prevalece en el gobierno federal y los gobiernos estatales. En Michoacán, ¿se le pedirán cuentas al ex gobernadorcito Jara, a El Virrey? A Vallejo, Reyna, Godoy, Cárdenas Batel, Tinoco, al PRI que gobernó con displicencia tantos años. Al parecer no.

6. Ambiente y mercado. Se inventó una pomposa instancia para combatir el cambio climático pero se sigue impulsando la explotación mercantil de los recursos naturales en Michoacán. Sabemos que la producción aguacatera, socava la fertilidad donde crece, pero se sigue alentando su crecimiento.

Igualmente, las frutillas hoy de moda para la exportación, requieren ingentes recursos acuíferos, cada vez más escasos y con graves problemas de sobreexplotación y contaminación. El problema no es el desarrollo, la exportación, la concentración de la riqueza en pocas manos, es el discurso hueco y cínico sobre el cambio climático.

Entre pomposos títulos de instancias no hay acciones reales que supongan que los recursos naturales están como una cosa que hay que explotar sin límites. Y es el caso también de la violencia de género, la inseguridad y temas graves en la entidad y el país. Los neoliberales de supuesta izquierda, y la derecha, van por lo mismo.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera