Rafael Mendoza Castillo
Globalización y sindicalismo en la UMSNH
Lunes 12 de Diciembre de 2016
A- A A+

Hoy en día los sindicatos que fueron constituidos al interior de las universidades públicas, al igual que éstas, constituyen escenarios educativos y políticos como espacios de lucha en los que se confrontan proyectos y prácticas divergentes. Podemos afirmar que esos proyectos y esas prácticas son cortados por dos escenarios. Uno, el que se refiere a la modernización educativa (globalización). Este último se caracteriza por funciones subordinadas en el marco externo a la lógica de la reproducción de la dependencia tecnológica y económica de las corporaciones financieras y culturales, extranjeras y nacionales.

Por eso el SPUM dejó la administración, la comodidad, la apatía, y salió a la calle el 9 de diciembre de 2016, es decir, se instaló en la política, la acción constituyente, que sí transforma la realidad.
Por eso el SPUM dejó la administración, la comodidad, la apatía, y salió a la calle el 9 de diciembre de 2016, es decir, se instaló en la política, la acción constituyente, que sí transforma la realidad.
(Foto: Carmen Hernández )

El segundo escenario lo llamamos alternativo, donde se orienta la reestructuración de la planta productiva nacional hacia su integración, buscando la complementariedad en los diferentes niveles de la industria y los servicios, mayor equilibrio entre lo urbano y lo rural, resguardo del mercado interno dentro de prioridades nacionales, el gasto social con mayor prioridad a lo educativo, cultural, ciencia y tecnología.

Desafortunadamente, el primer escenario, que ha sido impuesto como una opción cerrada, dogmática, es el espacio social donde hoy se mueven los sindicatos y las universidades públicas. La tendencia neoliberal ha secuestrado a las instituciones del país (mafia, oligarquía), dejando como saldo millones de trabajadores, niños, jóvenes y adultos en la extrema pobreza (70 millones).
La historia no está cerrada, no ha llegado a su fin. Se abre a un escenario de grandes opciones morales, sociales, políticas e intelectuales; su salida queda del lado de lo indeterminado, lo virtual, lo nuevo: democracia, liberación y socialismo. La historia se echa a andar de nuevo. Por eso el SPUM dejó la administración, la comodidad, la apatía, y salió a la calle el 9 de diciembre de 2016, es decir, se instaló en la política, la acción constituyente, que sí transforma la realidad.

Pensamos que el SPUM, así como la Universidad Michoacana, deben orientar su quehacer y la búsqueda de sus objetivos hacia la apertura de un escenario alternativo de democratización interna. Todos sabemos que la política educativa se concretiza, en buena medida, por medio del gasto público en educación, rubro que en México se incluye en el gasto para el desarrollo social.

Desde 1982 el modelo neoliberal, a través de su política de austeridad criminal, ha subordinado la política social y ha desmantelado al Estado de bienestar. En su lugar, se coloca a un Estado militarizado y policiaco (miles de muertos y desaparecidos causados por los gobiernos del prianismo desde 1982 a la fecha), que cuida de los intereses del patrón de acumulación del capital, en pocos, y aplica los dogmas neoliberales: reducción del gasto público, privatizaciones y desregulaciones.

Estamos asistiendo, como Universidad y como sindicato, a una crisis no sólo económica, política, sino eminentemente social. Este escenario desolador repercute en el cumplimiento de las tareas de la Universidad: docencia, investigación y la difusión de la cultura, las cuales serán desatendidas y quedarán como espacios desérticos en las universidades. Los sindicatos y su trabajo académico tenderán a desaparecer y se pondrá en riesgo el Contrato Colectivo de Trabajo (nueva reforma laboral del prianismo derechizado).

Sin embargo, al interior de ambas instituciones, guardando sus especificaciones, se mueven grupos, sujetos e individuos que se ubican en los espacios de futuro alternativos, cuyos rasgos sobresalientes son el impulso a las normas y los mecanismos democratizadores y liberadores. Este escenario alternativo genera la condición de posibilidad de reinventar a la Universidad y al sindicato para instalarlo en relaciones con el mundo social más constituyentes y de relaciones menos sumisas y derrotadas frente al Estado y las corporaciones económicas y culturales del neoliberalismo actual.

La universidad pública está siendo encaminada hacia la modernización educativa (competencias, pruebas externas estandarizadas que no reflejan lo que sucede en el salón de clase), certificaciones, acreditaciones, etcétera, donde la eficiencia y la profesión útil se integrarán al carro del modelo tecnológico, donde el proceso de enseñanza-aprendizaje es un evento o simple medio para transmitir el saber. De esa forma, el modelo neoliberal y su política económica restringen los recursos financieros a la universidad pública, y esta política discriminadora se refleja en los bajos ingresos de los trabajadores académicos, administrativos y, sobre todo, limitación en la matrícula de ingreso.

Es así que la política concentradora del ingreso nacional en pocas manos trastoca el sentido de lo público, de lo social, de lo solidario, como valores que sustentan a todo sindicalismo democrático. Se descuida lo público en beneficio de lo privado, del mercado, sin freno ni contrapesos. La soberanía de los sindicatos, de las universidades públicas, queda sujeta a la intención y dictados de las instituciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y sus subordinados los integrantes de los podes estatales, federales, orientados éstos para quitar conquistas laborales (pensiones y jubilaciones y otras).

El diseño dogmático de la ola privatizadora (1982) está cerrando los espacios de acción social tanto a sindicatos como a las universidades públicas. Ante la visión del fundamentalismo económico, estas instituciones pierden su sentido y razón de ser. Es más, le van quitando la característica de lo público a ambas para sólo quedar como instrumentos asépticos y sin accionar político. El único sentido que tendrían sería el del mercado: útil, eficaz y vendible.

El asunto pues de los sindicatos y de las universidades públicas, como quiera, no sólo es un aspecto ideológico, sino que se imbrica en una problemática epistemológica y pública; es decir, tiene que ver con un asunto de refundación de la nación mexicana. La ideología conservadora de la ola neoliberal pretende colocar a los sindicatos y a la universidad pública en los espacios privatizadores. Donde un tipo de saber y de creencia neoliberal formen un sujeto social que cumpla cabalmente con el destino manifiesto de las corporaciones internacionales, que en sí no sólo constituye una ideología, sino una fuerza económica altamente destructiva de la condición humana y de la naturaleza. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino

Salvador Jara Guerrero y el Estado de excepción

Salvador Jara Guerrero, los intelectuales y el autoritarismo

El bullying, punta del iceberg

Infancia, violencia y capitalismo

Discurso político e Iglesia católica

Educación y pensamiento crítico

El individuo y el sujeto

El sujeto se hace en la rebeldía

El poder y el secreto

Democracia oligopólica y poderes fácticos

Fetichismo, poder y creencias

Ideas para la sesión extraordinaria del CEPEC

El neoliberalismo produce crisis moral y social

Cultura, educación y política

La dignidad como valor de la persona

Adiós al filósofo Luis Villoro Toranzo