Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
Lo siento, no hay dinero en las arcas
Martes 13 de Diciembre de 2016

Trabajadores del mundo, uníos, no tenéis nada que perder, excepto vuestras cadenas.

Karl Marx.

A- A A+

Comenzamos el último mes del año y con éste volvemos a los conflictos por la paga de salarios, aguinaldo y prestaciones de los trabajadores, la misma versión de cada año, no hay dinero en las arcas; sin embargo, en este año estamos dando cuenta de situaciones más severas. Hace pocos días los trabajadores del Sector Salud del estado osaron manifestarse para exigir su derecho, pedían que les pagaran sus salarios adeudados, sus cotizaciones a una aseguradora que les fueron retenidas pero nunca pagadas, querían certeza jurídica sobre el pago de su aguinaldo; qué ofensa para el gobierno estatal, cómo permitir que las personas se manifiesten en la vía pública aun exigiendo el pago de lo que por derecho les corresponde, su salario, su dinero; cómo tolerar estas acciones de desorden público, y nuestros trabajadores del Sector Salud recibieron lo que el gobierno estimó debe brindar a la sociedad que exige sus derechos, no me refiero al mínimo vital, no me refiero al respeto a sus derechos humanos, no me refiero a asegurar el sustento familiar, no, lo que el gobierno les dotó fue de un puñado de antimotines para que con uso de la fuerza pública desproporcional e injustificada fueran violentados en su derechos, incluso el derecho a manifestarse. Mediante el uso del gas lacrimógeno y de la violencia física, los manifestantes fueron callados y obligados a dejar de exigir el pago de sus salarios, de su dinero desviado y de pedir medidas para asegurar el pago de su aguinaldo, la sociedad, callada junto con ellos, minimizada, distraída, desinteresada.

Los diputados tendrán su respectivo aguinaldo y un bono de 15 mil pesos
Los diputados tendrán su respectivo aguinaldo y un bono de 15 mil pesos
(Foto: Cuartoscuro)

Cómo permitir que los trabajadores pidan el pago de su salario en tiempo y forma, cómo osamos los ciudadanos exigir que nos paguen lo que por derecho es nuestro, si en las arcas del estado no hay dinero, ni en la Federación, ni en el estado, ni en el municipio; cómo pagar así, debemos ser conscientes y esperar a ver si se paga o si de plano no se nos paga, como ya ha pasado en varias dependencias que les fue robado el salario a los trabajadores.

Resulta incongruente solicitar del ciudadano confianza y comprensión cuando los aguinaldos de la clase política son bastos y seguros, por parte de nuestros costosos e inoperantes diputados, este fin de año nos costarán alrededor de medio millón de pesos cada uno, suma que se genera entre aguinaldo y bono navideño, nuestros legisladores locales preparan su aguinaldo de alrededor de 120 mil pesos cada uno, nuestros ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación recibirán 586 mil pesos cada uno de los ministros y de los magistrados del Tribunal Electoral, el presidente de la República recibirá 425 mil pesos de aguinaldo, en el Inegi, INEE, ASF y Cofese, los aguinaldos serán por sumas arriba de los 400 mil pesos; entonces, dinero sí hay, pero no para nosotros, si nos pagan, ¿de dónde sacaran para cumplir con estos jugosos salarios y remuneraciones?
Es una burla lo que pasa en esta nación, no hay dinero en las arcas para pagar salario y aguinaldos, no hay dinero porque tuvimos que comprar más de 120 banderas individualizadas para cada senador con un gasto de más de 600 mil pesos, no hay dinero porque tuvimos que emprender el Mando Único, aunque ahora estamos pensando en abandonarle e implementar el Mando Mixto, no hay dinero porque tenemos que rentar decenas de helicópteros para que el gobernador y sus invitados viajen confortablemente, usando más de tres naves a la vez; no hay dinero porque Morelia brilla, no hay dinero porque tuvimos que regalar gelatinas a cada senador con su cara, no hay para pagar los aguinaldos y salarios de la clase trabajadora.

No es dable esta situación, señores de la clase política, si no hay dinero, entonces que nadie reciba sus aguinaldos, entonces que el dinero que está destinado para pagar los aguinaldos de más de 400 mil pesos sea utilizado para asegurar el salario y aguinaldo de quienes recibirán menos de quince mil pesos en total; si no hay dinero, ¿para qué bajarme el salario un 25 por ciento como lo hicieron Silvano y su gabinete?, mejor ganemos lo que gana el burócrata, mientras la clase política siga asegurando sus gastos suntuosos en un país de pobreza, no habrá dinero que alcance, ni deuda suficiente, esta realidad debe cambiar y el poder de cambio es nuestro, nos pertenece, ningún político en sus promesas de campaña dice que comprará gelatinas personificadas para regalarse cuando llegue al senado, nadie dice que utilizará varios helicópteros para trasladarse cuando sea gobernador, ninguno dice que se aprobará un bono navideño de más de 360 mil pesos cuando sea diputado federal, nadie dice lo que vemos y sentimos cada año, de ahí que nos toca a nosotros recordárselos, nos toca cobrar estas facturas, nos toca luchar porque el dinero de nuestro salario y aguinaldo este ahí a tiempo, nos toca ejercer nuestros derechos y obligaciones ciudadanas para que no se desvíe nuestro dinero, para que no exista una diferencia de más de 100 veces entre el salario de un burócrata y el de un político de primer nivel, nos toca escuchar los discursos y señalar la demagogia, nos toca elegir a nuestros gobernantes, nos toca actuar, nos toca tomar decisiones, nos toca luchar contra la corrupción, nos toca ser ciudadanos, nos toca votar y nos toca elegir, sin el voto y la elección ningún político de los que ahora nos ofenden volverán a tomar una decisión en este país. Ahora, de verdad queremos ese cambio, de verdad nos duele la realidad, si es así, el caminos es la unidad, pues a través de la unión todos perderemos nuestras cadenas.


FB. Salvador Molina
TW. @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa