Samuel Ponce Morales
La Conspiración
Reestructura del Ejecutivo al Congreso
Jueves 15 de Diciembre de 2016
A- A A+

1- Mientras que en 2002 la deuda en bancos del gobierno de Michoacán era de 150.2 millones de pesos, con los años ese monto se disparó hasta alcanzar hoy en día los 17 mil 187 millones de pesos divididos en once créditos.

2- La cifra representa casi una tercera parte del presupuesto estatal ejercido este año, de 57 mil 800 millones de pesos, y el gasto conjunto de dependencias estratégicas en la administración estatal.

Aspecto de una sesión en el Congreso del Estado
Aspecto de una sesión en el Congreso del Estado
(Foto: Especial)

3- De ese tamaño es la presión financiera que actualmente ejerce el endeudamiento adquirido por las administraciones de Lázaro Cárdenas Batel (2002-2008), Leonel Godoy (2008-2012) y Fausto Vallejo (2012-2015), al grado de poner a Michoacán en riesgo de incumplimiento de pago por el servicio de la deuda.

4- Los números colocan a Michoacán entre las once entidades con mayor deuda pública en el país y su condición exige medidas urgentes, efectivas e inteligentes, que permitan estabilizar sus finanzas y evitar el colapso.

5- La propuesta que el gobierno de Michoacán hizo llegar esta semana al Congreso del Estado contempla la reestructura de cinco de esos once créditos por un monto de once mil 478 millones de pesos, que equivalen al 63.5 por ciento de la deuda total que se tiene con la banca.

Cuatro de esos créditos fueron adquiridos en 2013, cuando el priista Fausto Vallejo gobernaba la entidad y que después tuvo que ser sucedido por Jesús Reyna y Salvador Jara por motivos de enfermedad.

El otro es una emisión bursátil por tres mil 500 millones de pesos que contrajo la administración del perredista Cárdenas Batel en condiciones sumamente onerosas para el gobierno estatal.
La tasa de interés de ese financiamiento se estableció conforme al incremento inflacionario y, hoy en día, pese al pago –casi– puntual de las mensualidades durante los últimos nueve años, aún se deben ¡cuatro mil 300 millones de pesos!

A eso se agrega que la tasa de referencia con la que el Banco de México regula los créditos bancarios, se incrementó en cuatro ocasiones durante 2016 debido a la inestabilidad en los mercados, ocasionados por fenómenos nacionales e internacionales.

Entre esos fenómenos se destaca la caída en los precios del petróleo o los improperios, amenazas y posturas de Donald Trump, el hoy presidente electo de Estados Unidos que amaga con colocar un muro entre ambas naciones.

Esos incrementos provocaron, por ejemplo, que si el gobierno del estado tenía proyectado destinar mil 500 millones para el pago de deuda en 2016, terminó pagando mil 800 millones de pesos.
Peor aún: bajo esas condiciones, en 2017 la administración estatal tendrá que destinar dos mil 290 millones de pesos para el pago de deuda si los diputados decidieran no aprobar la reestructura de los créditos que fueron contratados con altísimas tasas de interés.

El balón está ya en la cancha del Congreso local y sus 40 diputados, quienes están obligados a analizar y razonar el proyecto de decreto sin más límites que el interés común de los michoacanos, la estabilidad financiera y la legalidad en el proceso de reestructuración.

Contaminar la discusión con reyertas políticas o intereses electorales sería un error con alcances catastróficos para las finanzas públicas, o al menos es lo que deslizó ayer el secretario de Finanzas, Carlos Maldonado Mendoza, en un careo con reporteros sobre el escenario que se avecina de no contener la espiral de la deuda, de no detener la avalancha destructora de pago.

Nada es lo que parece



No es una la lucha digna la de los trabajadores del Sector Salud en demanda del cumplimiento de adeudos, quienes paralizan los servicios casi de todo tipo, demostrando que, como muchos otros pares, no tienen conciencia de carácter social. Y es que la gran mayoría de los afectados, en términos literales, son gente de escasos recursos y no precisamente los funcionarios de cualquier nivel gubernamental. No, no tienen consideración, tanto como otros sindicalizados, pero bueno, sus intereses son personales, ambiciosos y de corto alcance.

Conjuro



CNTE, de ataques a las vías de comunicación a la de sabotaje, a ver si ahora sí la procuración de justicia federal prepara adecuadamente el expediente para sancionar a quien o a quienes van más allá de una simple protesta…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Encesta Michoacán y desafía a EU

El juego por el fiscal general

Morelia, el temor con Morón

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…

Morena, los ante precandidatos

AMLO, líneas gubernamentales

UMSNH, elecciones 2018

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente

Pasalagua, tambores de guerra

Uriel López, independiente

Crimen en Altozano

Reaparecen los independientes

El manoseado puerto LC

Contra el IIFEEM

Congreso, el inesperado frente

Silvano, a buen entendedor…

IEM, los nuevos perfiles

El mensaje del gobernador

Michoacán, sismo tras sismo