Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
Está Navidad me servirá para…
Martes 20 de Diciembre de 2016

Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año.

Charles Dickens.

A- A A+

A unos días de festejar la Navidad o la Noche Buena, para la mayoría de las personas esta época del año marca una diferencia, con o sin motivos religiosos, en esta temporada navideña se gasta, se da, se recibe, nos involucramos en el rol mercantilista, pero también se ven más sonrisas, más actos de caridad, más filantropía, más armonía, en las calles las personas expresan un gama amplia de sentimientos.

A unos días de festejar la Navidad o la Noche Buena, para la mayoría de las personas esta época del año marca una diferencia, con o sin motivos religiosos
A unos días de festejar la Navidad o la Noche Buena, para la mayoría de las personas esta época del año marca una diferencia, con o sin motivos religiosos
(Foto: ACG)

Sin lugar a dudas la Navidad viene acompañada de recuerdos, en nuestra infancia recordamos en estas fechas la convivencia familiar, la visita de familiares y amigos, los ratos de juego, la forma en que se ve y se vive la Navidad en la infancia es inigualable, es una temporada mágica. Conforme pasan los años perdemos muchas ventajas de ver el mundo a la forma añeja, de ver el mundo en su concepción real y sin las circunstancias que al pasar de los años añadimos o le quitamos. Esa alegría, esa visión, esa forma de vivir que llevan en su interior los niños, jamás deberíamos perderla, así debemos vivir nuestra Navidad año con año, así debemos enfrentar nuestros problemas año con año, día a día, momento a momento.

Hoy, en la madurez, esta temporada es de reflexión, de mejorar nuestra esencia como personas y nuestras acciones; de ver con otra visión los problemas presentes y futuros, de entendimiento, de acercarse a los seres distantes, de proponer nuevas formas de vida, de crecer, de ser mejores, de vivir.

En lo personal hoy tengo motivos de reflexión que antes no habían llegado a mi vida, encuentro en esta época una oportunidad para poder ser más útil a los míos y para valorar a mi esposa y mis hijas, que han permanecido a mi lado y me han permitido tomar mis decisiones; he podido entender que podemos estar pasando por muchos problemas en esta temporada, pero en cada problema siempre hay una oportunidad para ser mejores, para crecer, para poder honrar la Navidad.

Todos debemos tomar nuestras decisiones, todos enfrentamos problemas, ya seamos niños, jóvenes o adultos, tenemos nuestros problemas y llegamos a esta temporada con ellos; sin embargo, cada uno le dará sentido a esta fiestas, cada cual podrá decidir qué significa la Navidad y para qué nos va a servir la de este año, cada uno debe encontrar la oportunidad que viene dentro de cada problema, al final del camino un problema es una oportunidad si así lo decide quien lo enfrenta.

Hoy dedico este espacio a la reflexión, ojalá todos podamos atrapar lo mejor de las navidades pasadas, la presente y las futuras para formar un mundo que nos permita crecer y ser felices, que nos permita contribuir y dejar crecer a los nuestros y quienes tengamos en estima y cercanía, que cada uno podamos honrar a la Navidad en nuestros corazones y conservarla durante todo el año.

Salvador Molina Navarro.
FB. Salvador Molina
TW. @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa