Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¡Aguas con los militares!
Martes 20 de Diciembre de 2016
A- A A+

Desde mi uso de conciencia he admirado y visto con simpatía y respeto a los cadetes tanto del Colegio Militar como a los de la Marina Armada de México, y desde luego a las soldados de nuestro Ejército nacional y a los de la Armada y dejado asentadas mis opiniones en el sentido de que estas Fuerzas Armadas sólo pueden participar en acciones que le autorice la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en hechos prácticamente de emergencia.

En América Latina hay ejemplos indeseables de lo que puede pasar en nuestro país si se autorizan las iniciativas de un gobierno que ignora no solamente lo que ha pasado, sino que por sus acciones demuestra su desconocimiento esencial de lo que es un buen
En América Latina hay ejemplos indeseables de lo que puede pasar en nuestro país si se autorizan las iniciativas de un gobierno que ignora no solamente lo que ha pasado, sino que por sus acciones demuestra su desconocimiento esencial de lo que es un buen
(Foto: TAVO)

Cabe reiterar que la Constitución de 1917 preveía la transición pacífica del poder político a través de elecciones democráticas que en realidad no las hemos tenido en México en los últimos sexenios en los que se destaca el asalto que realizó el mismo gobierno para imponer a Carlos Salinas de Gortari desdeñando el triunfo electoral del entonces candidato presidencial impulsado por la voluntad imperativa de una mayoría a quien le robaron su voluntad política depositada en las urnas para imponer los intereses del poder económico, mismos a quien se le han entregado prácticamente las industrias básicas de un desarrollo industrial y energético.

Por eso preocupa y me ocupo de las “idioteces” de tratar de empoderar a las Fuerzas Armadas nacionales que pueden conducir al país al pasado.

En América Latina hay ejemplos indeseables de lo que puede pasar en nuestro país si se autorizan las iniciativas de un gobierno que ignora no solamente lo que ha pasado, sino que por sus acciones demuestra su desconocimiento esencial de lo que es un buen gobierno.

Incluido México en el siglo pasado, en América Latina las dictaduras militares han proliferado y causado enormes problemas en sus respectivos países. En Uruguay, Juan María Bordaberry fue un candidato supuestamente civil pero entregado totalmente a los militares, en 1963. En Surinam, Guayana Holandesa desgobernó Desí Bouterse, quien se sostenía gracias al soporte del Ejército en 1984. En la República Dominicana, sobre miles de cadáveres Rafael Trujillo fue respaldado por el Ejército y pudo mantenerse en el poder desde 1930 hasta 1961, en que fue asesinado. Augusto Pinochet prácticamene eliminó al presidente Allende y asaltó y se apoderó del gobierno civil entre los años de 1973 a 1990. En Paraguay, Alfredo Stroessner se mantuvo 35 años a partir de 1936.

El dictador Anastasio Somoza García maltrató a su país desde 1936 y le entregó a su hijo del mismo nombre la Presidencia, siendo éste expulsado de su país en el año de 1979. Desde luego que no han sido los únicos dictadores en América Latina, pero basta la mención de ellos para indicar lo que pueden hacer los militares si los empoderan aún más.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos marca perfectamente cuáles son las acciones de los militares en el ámbito de la seguridad pública en tanto no se requiera suspender las garantías. Cito textualmente lo que marca nuestro sagrado libro:

“Ejército, Fuerza Aérea y Armada. Si bien pueden participar en acciones civiles en favor de la seguridad pública, en situaciones en que no se requiera suspender las garantías, ello debe obedecer a la solicitud expresa de las autoridades civiles a las que deberán estar sujetos, con estricto acatamiento a la Constitución y a las leyes”.

Salvo que esté equivocado , entiendo que no existe la necesidad de reformar los artículos correspondientes a los derechos y obligaciones que deben tener en el país las fuerzas federales.

Las múltiples experiencias de los gobiernos militares en América Latina nos indican claramente que ser impulsadas a realizar actividades fuera de ley es lo menos aconsejable, salvo para gobiernos realmente ineptos… y ladrones.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?