Carlos Enrique Tapia
Migración México-Estados Unidos
Retórica migrante y antiinmigrante
Miércoles 21 de Diciembre de 2016
A- A A+

El para muchos –no para este escribano– imprevisto triunfo de Donald Trump en la reciente campaña a la Presidencia de Estados Unidos cierra un año con mayor incertidumbre en todos los ámbitos. En el tema migratorio tiende a consolidarse un doble discurso. En el país del norte crece la retórica antiinmigrante, en México, la retórica migrante.

El gabinete hasta la fecha anunciado es una mezcla de multimillonarios, racistas, extremistas, directivos de corporaciones depredadoras, personajes anti cambio climático y amistades que favorecen a Rusia, la ultraderecha israelita y una diplomacia cargada
El gabinete hasta la fecha anunciado es una mezcla de multimillonarios, racistas, extremistas, directivos de corporaciones depredadoras, personajes anti cambio climático y amistades que favorecen a Rusia, la ultraderecha israelita y una diplomacia cargada
(Foto: TAVO)

La celebración del Día Internacional del Migrante permite observar, a nivel mundial, nacional y estatal, situaciones extremas, como el caso de los refugiados y los migrantes muertos al intentar llegar a un destino, y los actos, discursos e iniciativas legislativas para atender a las diásporas nacionales y locales.

Acorde con la Organización Internacional de las Migraciones (IOM, por sus siglas en inglés), al 16 de diciembre, siete mil 189 migrantes y refugiados habían muerto o seguían desaparecidos. La cifra más alta respecto a los dos pasados años. 20 muertes en promedio por día. A fines de 2016, otros 200 a 300 podrían morir.

Si bien más del 60 por ciento de las muertes sucede en las rutas del Mediterráneo que unen África del norte y Medio Oriente con Europa, en los corredores de Centroamérica y México-Estados Unidos los migrantes muertos superan los registros de 2015. Más de 90 murieron en diversos puntos (costa de Chiapas, Golfo de Darién, frontera norte de México).

La confirmación del Colegio Electoral de Trump como próximo presidente de Estados Unidos golpea a México en lo económico, pero sobre todo arrecia la retórica antiinmigrante, la cual es aprovechada por grupos extremistas blancos. Los billetes de dólares marcados con leyendas antimexicanas son solamente la punta del iceberg.

En estados como California, ciudades como Nueva York, San Francisco, Chicago, activistas, abogados, dreamers, se organizan, marchan, protestan, exigiendo el lugar que como inmigrantes, documentados e indocumentados, han logrado en la sociedad estadounidense. Es previsible una Presidencia turbulenta en cuanto al tema migratorio.

Pero la turbulencia no solamente alimentará la retórica antiinmigrante. El gabinete hasta la fecha anunciado es una mezcla de multimillonarios, racistas, extremistas, directivos de corporaciones depredadoras, personajes anti cambio climático y amistades que favorecen a Rusia, la ultraderecha israelita y una diplomacia cargada de fuego amigo y enemigo.

En México, el presidente de la República y sus funcionarios públicos insisten en la “fortaleza” de la economía que se cae a pedazos y la sumisión a Trump presidente. Entre diputados y senadores se ensayan retóricas legislativas para cambiar leyes o disponer nuevas, mientras al empresariado le importa un TLCAN/NAFTA que los siga favoreciendo.

A nivel estatal, diversos foros de académicos y funcionarios públicos reproducen el horror de desconocer la historia de Estados Unidos y las turbulentas interacciones históricas entre México y ese país, y alistan una nueva retórica migrante con nuevas instancias burocráticas y acciones propagandísticas que poco harán ante una situación adversa.

De acuerdo con las estadísticas del último año fiscal estadounidense, más de 240 mil mexicanos fueron deportados en 2015. En ocho años Obama ha expulsado de Estados Unidos a unos tres millones de mexicanos, superando con creces lo realizado por el republicano Bush en similar periodo.

El ritmo de deportaciones, a decir de expertos, abogados y activistas en Estados Unidos, salvo una nueva ola de redadas y expulsiones violentas y expeditas, con el apoyo del gobierno mexicano –como sucede desde el gobierno de Felipe Calderón– sería difícil de escalar la actual cifra que hereda Obama, quien había prometido una reforma migratoria.

Sin duda la arquitectura institucional de Estados Unidos en el tema migratorio, si el gobierno mexicano decide intervenir en defensa de los indocumentados mexicanos, podría implicar la saturación de juicios y casos ante diversidad de juzgados, sin descartar la Corte Suprema, ante una férrea política inmigratoria de Trump.

La retórica del ex canciller Jorge Castañeda, por un nuevo impuesto, en el supuesto de que “todos” los mexicanos lo aceptarían, lo cual es falso, para apoyar la situación que implicaría la política inmigratoria de Trump, ignora el contexto económico y social que enfrentan la mayoría de los mexicanos y los tremendos déficits de la política económica.

A nivel mundial, los estados, incluido el mexicano, y subnacional, la retórica migratoria no parece tener salidas, mientras la retórica antiinmigrante gana terreno. El terrorismo –Berlín, el asesinato del embajador ruso en Turquía– y los agravios entre los mundos “desarrollado” y en colapso, es otro factor que alimentará con creces el extremismo antiinmigrante.

Y con esta me despido, amable lector. Este escribano se ausentará de estas amables páginas durante la próxima semana, regresando la primera semana de enero de 2017. Que las fiestas de fin de año les sean leves y 2017 mejore algo, gasolinazo y cuesta de enero-diciembre. Felicidades y seguimos por aquí. A todos los amigos de Cambio de Michoacán, lo mejor.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera