Natalia Reza
Piensos del cuerpo que danza
Si yo fuera un planeta
Viernes 23 de Diciembre de 2016
A- A A+

Me pasa mucho que cuando estoy en círculos de danza pienso en las mujeres, y me pasa que cuando estoy en círculos de mujeres pienso en la danza.
Me pasa mucho que cuando estoy en círculos de danza pienso en las mujeres, y me pasa que cuando estoy en círculos de mujeres pienso en la danza.
(Foto: Cuartoscuro)

Me pasa mucho que cuando estoy en círculos de danza pienso en las mujeres, y me pasa que cuando estoy en círculos de mujeres pienso en la danza. Tal vez porque son las mujeres y la danza algo que me importa, pero también porque son vulnerables y poderosas, transformadoras, dadoras de vida. Tal vez porque se insiste en decirles a las mujeres cuál es su rol, cómo deben comportarse, cómo se llega a ser mujer y qué se espera de ellas. Así también lo hacemos con la danza. La danza debería sanar, la danza debería entretener, la danza debería complacer, comunicar, expresar, armonizar, hermanar… No lo sé.

Si yo fuera un planeta no me gustaría ser descubierta, no me gustaría ser definida bajo la mirada de alguien más. No me gustaría que algún experto determinará mi trayectoria. Me gustaría estar allí, donde sea que estuviese, ser así, como quiera que fuese. Con la conciencia de saberme, pero siempre recordando que aquello que llegue a conocer de mí no es permanente. Y que al conocimiento adquirido habría que hacerle de vez en cuando pruebas de error y verdad. Yo, Natalia Reza, no aspiro a ser mujer, aspiro a ser humano. Me pasa igual en la danza.