Aquiles Gaitán
¿Por dónde comenzamos?
Martes 15 de Marzo de 2016
A- A A+

El viento que corre en la inmensidad, viene de no sé dónde, lleva un camino incierto, su origen determina el rumbo, como el pasado que determina el futuro, que condiciona el presente a fuerzas explicables solamente desde la naturaleza humana; en el pasado remoto las sociedades fantásticas de la Mesopotamia, los egipcios, los griegos y los romanos se extinguieron por las mismas razones que los mayas o los incas, en el pasado reciente la Unión Soviética, las dictaduras sudamericanas, los árabes, los países africanos, han dado paso a nuevas formas de organización de los estados, seguimos nosotros, sin duda seguimos nosotros, no podemos seguir esperando que el tiempo pase para llegar a la decadencia total y la extinción o transformación del estado; es necesario tomar conciencia de lo que acontece, de lo que pasa día a día en que los cimientos de nuestra casa se carcomen por los nidos de los roedores y los van debilitando hasta que lleguemos a la catástrofe del derrumbe.

Ya no tenemos más que la imaginación para cambiar nuestro mundo, dinero no hay, sin embargo, tenemos la cultura de la civilización y ahí está nuestro campo de oportunidades ¿Cómo cambiar los hábitos destructivos? ¿Cómo concebir un mundo diferente?

Somos un estado, somos una república, y tenemos como pueblo la soberanía y el voto para decidir quién nos gobierna; de esta organización parten todos los males, no sólo de México y de Michoacán, sino de todas las naciones del mundo donde la democracia determina quiénes gobiernan.

Las democracias requieren de reglas del juego, son las normas electorales, son los partidos y hoy la participación independiente de ovejas separadas del redil.

La toma del poder despierta en las mentes juveniles el entusiasmo, el espíritu combativo, el planteamiento radical; la vía democrática y la vía armada; la primera, por medio de los partidos y el instituto electoral, la segunda es el fast track del cambio social y político “el poder solamente se conquista por medio de las armas”, hoy diríamos que solamente se conserva por medio de las armas, pero estamos en la toma del poder y la vía armada, al menos por ahora, es casi imposible pues las fuentes de financiamiento para una acción de esta naturaleza son inciertas. Tendremos que invocar la democracia, los partidos políticos y las normas electorales y aquí es donde “la puerca tuerce el rabo”. Este sistema está supeditado a los medios de comunicación, al ardid y la artimaña de los partidos para posicionar en el ánimo electoral a sus representantes, que pueden ser buenos o malos, ilustres desconocidos o personajes populares, con ideas en la cabeza o con aserrín en el cerebro, poco importa, los medios de comunicación se encargan de todo y acercan al ánimo de los electores sus ofertas cual detergente mágico, pasta de dientes o cazuela de teflón.

He ahí el origen de nuestros males; por un lado llega el Ejecutivo que administra y ministra los puestos públicos bajo criterios generalmente partidistas, con amateurs de la administración pública, bajo el criterio administrativo de prueba y error, así pasan tres o seis años, según el caso, municipal o estatal y nacional. Es el llamado “sistema de despojos” o “administración del botín”.

Pero el verdadero conflicto está en la Cámara de Diputados, ahí confluyen representes regionales y de los partidos que constituyen grupos parlamentarios que determinan finalmente el destino de un pueblo. Cada quien busca sus identidades ideológicas, regionales, y por supuesto finalmente sus intereses.

La historia de los parlamentos, digamos aquí, las cámaras de Diputados, es la historia de los pueblos, esa historia nos habla de los sistemas de corrupción para comprar los votos y conciencias de los diputados. El Parlamento británico llegó a tener una taquilla para que pasaran los diputados a cobrar el precio de su voto, quien pagaba, el secretario patrón, decidía el sentido de las votaciones. Hoy esa práctica de corrupción franca y abierta está proscrita, moralmente proscrita, pero las votaciones se siguen dando en el sentido que se requiere, según el que paga. ¿Cómo se aprueban algunas cuentas públicas? ¿Cómo se aprueban endeudamientos escandalosos? ¿Cómo se tira el maíz en los chiqueros? Estamos en una dinámica parlamentaria absurda, al servicio de la oligarquía en turno, ¿cómo salir del hoyo? ¿Del fondo de la profunda noria?

los problemas de seguridad, de salud, de educación, de los 55 millones de pobres, de la corrupción desmedida, de ser o no ser, requieren soluciones
los problemas de seguridad, de salud, de educación, de los 55 millones de pobres, de la corrupción desmedida, de ser o no ser, requieren soluciones
(Foto: Cambio de Michoacán)

Los candidatos independientes son garbanzos de a kilo, no pueden generalizarse por la sencilla razón que se requiere dinero suficiente para competir; recordemos el golpe de mano de Fox, con dinero de dudosa procedencia, llegó al poder con el apoyo de los medios de comunicación, con una gran estrategia de comunicación y propaganda, el partido fue lo de menos, fue un medio para llegar a sus fines y así, cuenta la historia, sucesivamente.

Al menos por ahora, no veo en el horizonte un rumbo claro de los vientos huracanados que nos azotan ¿Dónde forma la burguesía reaccionaria? ¿Dónde forma el clero político? ¿Dónde quedaron los gobiernos revolucionarios?

El capital internacional, el otrora llamado imperialismo, ha sentado sus reales en México, las conquistas revolucionarias han quedado en manos de la ignominia de las manos que votan, de las manos que transforman la Constitución en un texto retrógrada a modo del patrón político.

¿Cómo transformar la partidocracia? ¿Cómo transformar esta sociedad en que vivimos? Los problemas de seguridad, de salud, de educación, de los 55 millones de pobres, de la corrupción desmedida, de ser o no ser, requieren soluciones ¿por dónde comenzamos?

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura

Los pescadores

La divina comedia

Vasco de Quiroga, ni mártir, ni héroe

La primavera

Honor a quien honor merece

El modelo deseado

Carta abierta a mi tierra

Metamorfosis

A mi manera

La movilidad social

Felices para siempre

Levantando bandera

¡Feliz Navidad!

El Titanic

La felicidad

El caballo brioso

La revolución michoacana