Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
Una nueva oportunidad
Martes 3 de Enero de 2017

La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.

Albert Einstein.

A- A A+

Apenas han pasado tres días de este nuevo año y ya escuchamos noticias de aumentos: aumento la gasolina, aumento el costo del transporte público (algunas rutas de Morelia cobran ocho pesos, aunque aún no se oficial), se escucha de un aumento en las tarifas de la luz y del gas LP, aumento la canasta básica, aumentaron los precios en los trámites públicos como pasaporte, licencias, actas, etcétera; se señalan aumentos en el pan, en la leche, en fin, aumentos por doquier, este año nos ha recibido con aumentos considerables la mayoría de mayores porcentajes al del salario mínimo, que cada año pierde valor adquisitivo.

Apenas han pasado tres días de este año nuevo y ya escuchamos noticias sobre aumentos de transporte, actas, tarifas de luz,gas; mayores al salario mínimo
Apenas han pasado tres días de este año nuevo y ya escuchamos noticias sobre aumentos de transporte, actas, tarifas de luz,gas; mayores al salario mínimo
(Foto: Cuartoscuro)

Sin duda 2017 es un año de retos, de reestructurar, de administrar, de organizarse. Este año nos dejará grandes enseñanzas, debemos iniciar un gran esfuerzo para poder conseguir un progreso significativo en nuestras vidas pues así como este año será de grandes retos, tendremos las herramientas indispensables para poder sacarle el jugo debido.

En 2017 no todo es malas noticias, también es un año lleno de oportunidades de crecimiento. Al final del día las crisis sólo representan una nueva oportunidad para construir. Así entonces, nuestra crisis económica podrá brindarnos la oportunidad de reestructurar deudas, de eliminar los gastos innecesarios, de ganar en cuanto a disciplina financiera se refiere, nuestra crisis sociales, tendrán aparejadamente una oportunidad para abonar a un crecimiento personal, a ser mejores padres, mejores hijos, mejores ciudadanos, esto nos dará tranquilidad y nos permitirá pensar con mayor claridad y enfoque sobre nuestra decisiones personales, en el ámbito laboral deberemos esforzarnos más en nuestros respectivos empleos o actividades, adherir un plus que nos permita crecer en un año de retos, esto sin duda mejorará nuestra imagen y generaremos más beneficios de los que en 2016 tuvimos.

Bien es sabido que la mayoría de los aumentos no tenemos mayor injerencia la ciudadanía, lo relativo a cargas fiscales, impuestos, aumento del costo por servicios o trámites públicos, el aumento en productos y más, los ciudadanos no tenemos opinión ni somos escuchados, son decisiones de los políticos y se deben tomar en atención a las necesidades del Estado; sin embargo, en la crisis política que enfrentamos y que se recrudece en este 2017 también se genera una nueva oportunidad de crecimiento, los ciudadanos tendremos en nuestras manos la decisión, en este año se prepararán para las siguientes elecciones, lo que significa que comenzaremos a escuchar nombres, comenzarán los ofrecimientos, los slogans de campaña, ya los escucho y los puedo ver: “Les prometo que recuperaremos la estabilidad en los precios de gasolina”, “con mi gobierno combatiremos la inflación y recuperaremos el poder adquisitivo”, “lucharé con todo en contra de la corrupción”, “seremos un gobierno transparente”, en fin, miles y miles de slogans que nos esperan para las siguientes precampañas y campañas electorales.

Ahí radica nuestra oportunidad en la crisis política, no podemos permitir que vuelva a suceder que los diputados que aprobaron las reformas, entre éstas la energética, sean después gobernadores; no podemos permitir la reelección de diputados y presidentes municipales cuando han caído en actos de corrupción, cuando no cumplieron con su obligación de defender los intereses del pueblo, cuando los hemos vistos saltar de una Cámara a otra y nunca hemos dado cuenta de un beneficio real, no podemos seguir votando por el menos malo, seguir votando por aquel al que menos trapitos sucios le lograron sacar en su gestión como precandidato y como candidato, no podemos seguir siendo espectadores y ver, sólo ver y en ocasiones opinar, pero nunca actuar.

Este año tenemos que decidir la clase de país que queremos, la clase de político que debemos tener, la clase de gobierno que nos merecemos, cómo debemos atacar la corrupción, qué tipo de procuración y administración de justicia necesitamos, qué calidad de atención médica debe darse en los hospitales públicos, qué nivel educativo deben recibir nuestros hijos. Este año cada uno de nosotros debe decidir el tipo de persona que debemos ser, si de las que abonaremos al crecimiento social y personal o de las que nos sentaremos a ver lo que pasa aunque dicha actividad pasiva sea un peligro para México y los mexicanos.


FB. Salvador Molina
TW. @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa