Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¡Feliz 2017, amor mío!
Martes 3 de Enero de 2017
A- A A+

¿Un año más o un año menos?, o como lo dice dice la Ley Campoamor que me permite usarla metafóricamente y que me sirve ahora para analizar la serie de estupideces gubernamentales que ha diario se generan en México, principalmente cometidas en los últimos tres sexenios (recordemos el asesinato de Luis Donaldo) y que han hecho crecer potencialmente las inconformidades de prácticamente todos los sectores sociales, tal vez con la excepción de aquellos que se han hecho inmensamente ricos robando o entregando las riquezas energéticas naturales o regalando prácticamente las empresas que ha tenido el Estado mexicano a aquellos lacayos que perteneciendo al gobierno nacional han sido y actuado como gente integrada del imperialismo económico internacional, al que las autoridades de México se arrodillan ante éste y con su letal conducta tramposa y desleal van acumulando fortunas, endeudando más y más al país sin dejar de cometer estupideces constantes en lo que consideran es “su gobierno”. Recordemos que algunos que tuvieron en su pecho la banda presidencial son lacayos actuales del imperialismo económico.

Ramón de Campoamor,poeta español del realismo
Ramón de Campoamor,poeta español del realismo
(Foto: Especial)

La anterior observación política me lleva, Amor mío, a recordar al poeta Ramón de Campo Amor, quien escribiría acertadamente que: “En este mundo traidor/ nada es verdad ni mentira/ todo es según el color/ del cristal con el que se mira”.

Los gobernantes actuales, creen (ellos escribirían “cren”) y quisieran que los mexicanos les creamos sus ridiculeces y extravagancias cometidas y lo único que logran con sus trapacerías, acertijos y mentiras, es generar en la sociedad una conciencia burlesca y de cansancio hacia ellos. La arbitrariedad, su ligereza e incongruencia de sus actitudes, de sus equivocaciones pueriles, de sus descaros y desvergüenzas, han logrado que nos pitorreemos de ellos.

Desde luego que de entre los “gobernantes” actuales me es muy difícil calificar a alguno como algo brillante o excepcional. Seguramente que escarbando en la basura pueda encontrar a alguno a quien se pudiera rescatar y considerarlo como un preocupado por los mexicanos y por la enorme deuda heredada y que va in crescendo, desde gobiernos anteriores y por supuesto, por la situación de criminalidad que se vive debido a las bandas delincuenciales a lo largo y ancho del territorio todavía nacional. No descartamos que su preocupación sea por la pobreza de sus habitantes, pero fácilmente este tipo de gobernante pudiera contarlos con los dedos de una sola mano.

Debido pues a los comentarios anteriores, en todo el país hay un ambiente de cansancio y de repudio a las diferentes y superiores autoridades, quienes han ordenado a las fuerzas militares combatir el crimen organizado, mismas que crecieron por la tolerancia y ambigüedad con la que actuaban las dependencias a las que constitucionalmente les correspondía perseguirlas.

En fin, los gobiernos últimos, por sus múltiples disparates, dispendios, chanchullos y connivencia con el crimen organizado han provocado y lo siguen haciendo, que México entero se burle de los mismos, ya sea en Veracruz, Tamaulipas o en, en Guerrero o Michoacán, o en cualquier región de las costas o de los desiertos norteños y más aun por las falsedades, la nulidad del pobre peñita que no ata ni desata y al que en el zócalo de la Ciudad de México innumerables veces, miles le han gritado majaderías. Así veo las cosas en México, Amor mío, y observo que se encuentra en un caos, mayor pobreza, incrementos energéticos abusivos, mentiras y engaños, venta y regalo de nuestra riqueza petrolera, olvidando que ésta había sido recuperada en 1938 por un insigne general, quien respaldado por las multitudes logró que los Espantados Unidos respetaran su alta investidura.

El contraste del ayer con el de hoy es enorme. El que pronto será en el vecino norteño chamaqueo al oriundo del Estado de México, se burló de éste y ahora, el que va a llegar, amenaza a los que al norte llegaron para quedarse en algunas de esas partes que fueron del territorio nacional.

En fin, Amor mío, gracias por tu compañía en todos estos largos años que terminan de repente, pero que más nos unen.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?