Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Peñita y don José Narro
Martes 10 de Enero de 2017
A- A A+

El gasolinazo y el miedo hacen renacer los discursos oficiales, que indican lo mismo, aun cuando se escriben totalmente diferente. En los últimos días del año anterior y los primeros de este 2017, el primero fue simplón, flojo, no cautivó a nadie y si fue abucheado por el público que sabe de teatro; el segundo de los discursos, ya en este año, y con referencia a la “medida dolorosa pero necesaria del gasolinazo”, fue seguramente reescrita con mucha corrección y muy bien presentada ante un auditorio mucho menor. La ponencia fue leída con claridad y con cierta elegancia, que fue comprensible para todos los escuchas, por quien fuera rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, el doctor Narro Robles.

 El segundo de los discursos, ya en este año, y con referencia a la “medida dolorosa pero necesaria del gasolinazo”
El segundo de los discursos, ya en este año, y con referencia a la “medida dolorosa pero necesaria del gasolinazo”
(Foto: Cuartoscuro)

Desde luego que hay mucha diferencia entre los que leyeron casi lo mismo; dos personajes muy diferentes, uno de edad avanzada, muy culto e ilustre, pero en cuanto al contenido, era el mismo tema. Finalmente los resultados de la aplicación del gasolinazo nos joden igual a los mexicanos ricos y a los pobres, pero más a quien menos tiene.

Se trata, decía el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México y ahora secretario de Salud, “de una medida dolorosa pero responsable, impopular in-discutiblemente, pero ineludible” aplicada con respeto hacía los mexicanos. Al primer discursante se le pudo ver a través de los medios televisivos encadenados en todo el país y en horario plus arropado con la Bandera Nacional tras de él y otras dos más (también nacionales) a cada uno de sus lados. Se le veía a Peña moverse teatralmente, bien maquillado, televisivamente manipulando. En gran forma sus brazos movía a efecto de dar mayor énfasis a sus palabras muy opacas, que sin duda alguna (pienso) el auditorio nacional difícilmente le creía, no obstante la teatralidad de su actuación.

Este personaje nos ha mentido con mucha frecuencia, de tal manera que sus muchas falsedades en los cuatro últimos años dan vergüenza (recuérdese que una periodista mexicana de fama internacional comentó que en la tesis profesional presentada para obtener la Licenciatura en Derecho, Peña había plagiado al menos a diez autores, entre de ellos a Miguel de la Madrid Hurtado, ex presidente de la República).

Pero no solamente por lo señalado hemos criticado la lamentablemente actuación de este deslustrado presidente. Su carrera profesional está llena de dudas y comentarios negativos, que van desde la desaparición de niños, de compra y venta de residencias por él y sus asociados.

Las pillerías de un presidente no se olvidan nunca y ahí está la Casa Blanca en Las Lomas; los 30 millones de pesos recibidos del ahora fugitivo ex gobernador de Veracruz. Su cobardía ante cientos de estudiantes universitarios que le silbaban fuertemente en un auditorio del que prácticamente salió por peteneras, pero primero tuvo que esconderse en un baño.

En cambio, aun cuando Narro Robles es subalterno de Peña, casi iguales los discursos, el del secretario fue preciso y resaltó por la sencillez de su lenguaje, su respeto hacía la mexicana, por la sencillez y claridad y tono, al reeditar prácticamene el discurso pronunciado por Peñita. Decía el ex rector de la UNAM: “Sin embargo, se debe aceptar que no es correcto gobernar a partir de ficciones y mentiras”. ¡En las tareas de gobierno, como en otros campos de la vida, en ocasiones se debe optar por el mal menor: éste es el caso. Pensemos entonces en México”.

No es una piedrita en los zapatos de los mexicanos, ¡es toda una Peña muy grande!, y se entiende la difícil situación nacional, pues aun cuando algunos de nosotros no sepamos ler, sí entendemos pero no comprendemos por qué si los bienes son para remediar los males, no se vendió el lujoso avión. ¿Por qué si no existen los recursos económicos tenemos que andar de viaje permanentemente, gastando millones de dólares sólo para hacer el ridículo ante otros estadistas internacionales? Además duele que se empeñen hacer un nuevo aeropuerto de lujo en un país jodido por sus gobernantes y por los otros dos poderes, que le costará a la nación cientos de miles de millones de pesos, dinero que servirá para hacer más ricos a los más ricos del país.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

En la antesala del poder

“Reconstrucción o refundición” ¡El perdere¡

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!