Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
Entre mensajes y la realidad
Martes 10 de Enero de 2017

Aquí les pregunto…

Enrique Peña Nieto en su mensaje a la nación.

A- A A+

El presidente constitucional de México, Enrique Peña Nieto, ha dado tres mensajes a la nación en lo que va de este año y en todos ha sido coincidente en justificar el aumento a la gasolina que se sufrió con el inició de 2017, señalando, entre otras escusas, que esa decisión responde a políticas internacionales y se ejecutó el aumento para salvaguardar los programas sociales y proteger el sistema financiero nacional.

Enrique Peña Nieto, ha dado tres mensajes a la nación en lo que va de este año y en todos ha sido coincidente en justificar el aumento a la gasolina que se sufrió con el inició de 201
Enrique Peña Nieto, ha dado tres mensajes a la nación en lo que va de este año y en todos ha sido coincidente en justificar el aumento a la gasolina que se sufrió con el inició de 201
(Foto: TAVO)

Lamentablemente los ciudadanos tenemos que cargar con el costo de la corrupción en este nuevo año 2017, ya sentimos un poco de las malas consecuencias que tiene una política de corrupción, de lujos, de gastos impensables, de poner a practicantes en cargos públicos, de sentirnos todólogos mexicanos; los ciudadanos estamos sintiendo a flor de piel el coraje, el desánimo, la preocupación, la impotencia de las malas prácticas en la política nacional.

El tema no es principalmente el aumento a la gasolina, nuestro presidente señala que es por presiones internacionales, pero también aumentaron el gas LP, las tortillas, el transporte público, los servicios, los impuestos, el pan, etcétera, los aumentos son muchos y no todos guardan relación con la gasolina.

Lo que nos mantiene enojados como ciudadanos son acciones como las siguientes:

1- El gasto suntuoso de los políticos, totalmente innecesario e incongruente.

2- Comprar un avión presidencial a precio impagable para un país en crisis.

3- Solicitar la compra de un nuevo helicóptero de 16 plazas para el Ejecutivo del estado.

4- Gastar más de dos millones de pesos en comprar celulares para consejeros del INE.

5- Recibir generosos bonos y aguinaldos en este fin y comienzo de año.

6- Saquear los organismos públicos, como el caso de salud, y que todo quede impune, detener a dos o tres de cientos de personajes que han cometido peculado y otros delitos en agravio del patrimonio del Estado, no sirve si no se satisface la reparación integral del daño a la sociedad, que el dinero regrese a las arcas del Estado.

7- Designar a personajes para determinados puestos públicos sin que sepan nada del caso, incluso últimamente lo toman a chiste o es parte del descaro el aceptar que se va a aprender porque no se sabe nada de lo que se hace en tal o cual dependencia.

8- Vender obras públicas a precios irreales, como la ciclovía Morelia-Pátzcuaro, de decenas de millones de pesos.

9- Pensar que la transparencia consiste en decir cuánto se gasta y no explicar por qué la obra se encargó a una empresa y no a otra, cuánto cobró dicha empresa, qué material se va a utilizar, cuánto costó dicho material y, en fin, todos y cada uno de los gastos que dan como resultado la suma anunciada.

10- No declarar los conflictos de interés, mentir en las investigaciones en materia de corrupción, señalar que se compró una casa de decenas de millones de pesos con una liquidación, cobrar liquidaciones millonarias fuera de la ley, como lo hizo Enrique Ochoa el entregar obras inconclusas, en fin, engañar a la sociedad.

Estos son sólo diez de muchos más motivos por los que la ciudadanía está en contra del gasolinazo, porque la corrupción y todo lo que conlleva ocasiona que nuestra moneda no valga, que nuestros salarios sean miserables, que nuestras ambiciones de crecimiento sean nulas… la corrupción es costosa y la estamos pagando a cuentagotas.

Mientras sigamos permitiendo las diez acciones señaladas y las que faltaron, no cambiarán los discursos políticos, no cambiarán las promesas de campaña, no cambiarán los reclamos, no cambiará nada en este país.
Las protestas son buenas, son necesarias, pero deben estar acompañadas de acciones contundentes, debemos hacer uso de las leyes, independientemente del resultado final; debemos ampararnos contra el aumento a la gasolina, debemos generar nuestros candidatos a los puestos de elección popular y de lección a través del Congreso, debemos exigir calidad en los funcionarios, experiencia, transparencia, que sean personas de buena reputación de buenas costumbres. Debemos entender que nuestro derecho no consiste en elegir a alguno de los que nos ponen, sino generar a los candidatos idóneos y de esos elegir.

Aquí les pregunto: ¿en realidad sabemos quiénes son los diputados de nuestro Distrito, quiénes son nuestros senadores?, ¿sabemos quiénes votaron las reformas de las que ahora nos quejamos?, ¿de verdad estamos enojados o el coraje se pasará cuando el político nos dé la oportunidad de subir al Facebook una selfie con nosotros?, ¿en verdad nos importa la nación o es sólo la fiebre de las protestas?, ¿en verdad queremos un cambio nacional?, ¿en verdad queremos ser diferentes y elegir diferente?, ¿cuánto tiempo invertimos en el análisis y la lectura y cuánto tiempo dedicamos a redes sociales y banalidades? La respuesta es en privado, es sólo para nosotros, pero la consecuencia de esa respuesta es para la nación, para nuestros padres, nuestros hijos, para los mexicanos, el cambio se exige y se grita, pero cuando se trata de facilitarlo o forzarlo ya no valen los gritos, sólo los hechos, sólo el esfuerzo, sólo nuestra obligación ciudadana. Hoy es el momento idóneo, nos hemos comunicado, nos hemos visto, nos hemos escuchado, el movimiento ya empezó, sólo falta de nuestra acción racional, democrática y ciudadana; ojalá no se nos olviden nuestras inconformidades a la hora ciudadana, a la hora de elegir, debemos creer y generar nuestros propios candidatos y apoyarlos, ahí empezará el cambio.



FB. Salvador Molina
TW. @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa