Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Conflicto cultural por el valor de la diversidad
Miércoles 16 de Marzo de 2016
A- A A+

¿Qué sucede cuándo el tema de los derechos humanos es analizado o abordado en una sociedad multicultural (diversidad de culturas) como la nuestra y genera conflicto en su comprensión y valoración, incluso en su posicionamiento axiológico o de valores?, un ejemplo actual el tema de los matrimonios y concubinato igualitarios (unos a favor otros en contra).

Es decir ¿qué pasa cuando distintas culturas interactúan en un mismo país, en una misma entidad federativa, como lo es el caso de Michoacán y tienen una valoración diferente de lo que son los derechos humanos para todos y todas? (qué pasa con este derecho a acceder a un matrimonio igualitario por parte de la población denominada de diversidad sexual).

¿Qué pasa cuando se generan las cuestiones más extremas, y una cultura o varias culturas no reconocen los derechos humanos o bien no los entienden, es más habiéndolos conocido y entendido los rechazan y no los cumplen? (como lo que hemos visto que sucede en Michoacán, en donde no se han instrumentado ya exhortos, ya jurisprudencias y tesis de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para dar paso a modificaciones del Código Familiar).

¿Qué hacer con una cultura o varias culturas que se comportar así en un país y que su posicionamiento violenta los derechos de terceros?; escucho diversas narrativas, por un lado, algunos dicen que hay que someterlos a toda costa y no permitir que avancen dichos derechos, en tanto otros expresan, que hay que respetar la idiosincrasia y dejarlos actuar de la manera en como ellos lo desean. Son posiciones extremas que no abonan a una vida democrática de respeto a las diferencias.

¿Cómo hacer para que se reconozcan estos derechos? (matrimonio igualitario), ¿cómo llegar a acuerdos? Si bien desde el 2006 se ha iniciado una lucha permanente para ganar de los legisladores sus compromisos para legislar y adecuar el Código Familiar de Michoacán ésta aún no se concluye; al parecer mantendremos esta crisis cultural hasta que el Congreso del Estado de Michoacán en su LXXIII Legislatura adecue el marco normativo.

¿Cómo hacer para que se reconozcan estos derechos? (matrimonio igualitario), ¿cómo llegar a acuerdos?
¿Cómo hacer para que se reconozcan estos derechos? (matrimonio igualitario), ¿cómo llegar a acuerdos?
(Foto: Cuartoscuro)

Siempre me he pronunciado por la paz social, por el diálogo, por el debate de las ideas, por lo que permanentemente rechazo la violencia y el discurso de odio. Entiendo que el diálogo nos llevaría a conocer, comprender y valorar los derechos humanos. En este marco considero que se debía trabajar con una teoría de la multiculturalidad, del pluralismo cultural que nos capacite para dialogar sobre este derecho (matrimonio igualitario) pero con otras culturas o entre culturas.

Pero veamos, aquí se cruzan tres conceptos, cultura, multiculturalidad y pluralismo cultural, y derechos humanos.

Mauricio Beuchot nos dice que cultura puede ser vista como el cultivo de todo aquello que nos ayuda a colocarnos en la realidad del entorno, no sólo natural sino también social. No hacemos cultura sólo para sobrevivir, sino para convivir con propios o extraños; Bolívar Echeverría nos dice que es un fenómeno encarnado en una sociedad a la que sirve para ubicarse frente a la naturaleza: “Tener cultura es ir más allá de la animalidad, es acceder a la humanidad”.

Por otro lado, se llama multiculturalidad al fenómeno de la multiplicidad de culturas que se da en el mundo, y en la mayoría de los países, y se suele llamar pluralismo cultural al modelo con el que se trata de explicar o manejar ese multiculturalismo (hay otros modelos para la explicación del multiculturalismo, por un lado el liberal en donde se privilegia el individualismo o los derechos individuales), el comunitarista (en el cual se privilegian los derechos comunales) y desde luego el pluralismo cultural (también llamado interculturalidad, en donde se hace justicia a ambos derechos).

El multiculturalismo significa la existencia de muchas comunidades culturales en una comunidad mayor, denominada nación, pueblo o etnia. Por supuesto que algunas de estas minorías son grupos no dominantes que están sometidos a las lógicas de actuación de los grupos en el poder o conocidos también como avanzados.

Por otro lado están los derechos humanos, que funcionan como un instrumento para alcanzar el equilibrio entre la diferencia y la igualdad, y que están por encima de todo derecho positivo o como se le dice de todo derecho escrito y que son inherentes al hombre o la mujer por el simple hecho de ser humanos.

Desde esta perspectiva los derechos humanos pueden ser diferentemente entendidos por distintas culturas, o incluso negados y no solamente violados (en el caso del matrimonio igualitario vemos ese posicionamiento mientras segmentos poblacionales están a favor, grupos conservadores incluso han salido a las calles a negar la posibilidad de utilizar la figura de matrimonio a las uniones jurídicas entre dos hombres o bien dos mujeres; o incluso cuando se habla de derechos de las mujeres o bien de los niños, niñas y adolescentes que es visto de manera distinta entre culturas).

Por ello, consideramos importante observar cómo se puede sustentar de manera pluricultural, tratando de salvaguardar lo más posible las diferencias que se dan en las culturas diversas, pero sin sacrificar esa intención de universalidad o identidad que se quiere para tales derechos y que es inherente a su propia condición de derechos humanos; en nuestro ejemplo, cómo hacer que este derecho inherente a los homosexuales y lesbianas les sea otorgado tratando de salvar las diferencias entre culturas sin la descalificación y el sometimiento a homogenización que tanto daño ha hecho.

En general el ser humano vive incrustado en una cultura (en Michoacán cinco etnias), anclado en un grupo de culturas, una más entre muchas que tiene un país multicultural. Si bien la existencia de muchas culturas da riqueza social, también debemos ponderar la existencia de conflictos a esta riqueza, cómo debemos ponderar la existencia de recibir muchas enseñanzas de otras culturas cuando se contrastan éstas, pero también encontrar elementos para discutir o bien para rechazar (como el matrimonio igualitario o bien la adopción de parejas homoparentales o lesboparentales; la intolerancia llega a decir, acepto el matrimonio igualitario pero no la adopción).

La cultura dominante de un país, de un estado, de un pueblo, es la que rige la comunicación imponiendo sus mensajes (antinaturales y anormales), con los cuales manifiesta y promueve sus propios valores (la cultura occidental del siglo XIX y la americanizada del siglo XX inculcó en su momento el consumismo, productos, modas, maneras de vivir, que contrastaban con las formas de vida de los países en América Latina). Así, las culturas con acceso a los medios electrónicos son bombardeadas con mensajes cuyos contenidos son aprendidos por éstas y así introducen e incorporar costumbres que ponen en tela de juicio las suyas poniendo en peligro sus propias formas ancestrales de pensamiento y conductas sociales.

En este sentido consideramos que es más bien la manera de reducir la crisis, el conflicto, minimizándolos, de modo que se pueda lograr una convivencia lo más adecuada posible; no hay cultura ideal, más bien podríamos apreciar culturas concretas con aciertos y errores, con valores y con valores en contra, por lo cual es fundamental encontrar los espacios para debatir las ideas, utilizar el diálogo y tratando de marchar para adelante utilizando ese gran concepto de tolerancia, en el reconocimiento de las diferencias, la aceptación de los derechos para unos y otros en medio de estas culturas distintas, pero reconociendo igualmente el trabajo para impulsar la riqueza social.

En efecto, debemos cambiar a una forma diferente de interpretación de la realidad, no podemos seguir pensando en modelos dicotómicos y asimilantes, pero además homogenizantes para mantener una realidad social que excluye a culturas que no se someten a las dinámicas y prácticas sociales. Hoy debemos promover la tolerancia para la inclusión y el respeto de las diferencias que nos permita acomodarnos pero no asimilarnos, en donde todos podamos participar para arribar a la democracia.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria

Programa Antidiscriminatorio de Michoacán

Día Nacional contra la Discriminación

“Interculturalidad: diversidad y paz”

Federación Iberoamericana del Ombudsman

Presea Vasco de Quiroga

Convenios y seguimiento y evaluación

Discurso de odio en Durango