Carlos Enrique Tapia
Migración México-Estados Unidos
Patéticos y vacíos
Miércoles 11 de Enero de 2017
A- A A+

Errático, inseguro, reiterativo, Enrique Peña Nieto buscó el miércoles pasado justificar el gasolinazo. Además de anunciar el regreso del supuesto “amigo pródigo”, ahora como canciller, y la elevación de la ex directora del INBA a secretaria de Cultura, pergeñó un discurso hueco, vacíos, falto de explicaciones, desinterés por la gente.

Parece que el retorno de Videgaray, quien abiertamente favoreció el ascenso de Trump, buscaría “aplacar” las decisiones del actual presidente electo de Estados Unidos, pero la presión sobre la compañía Ford, que retiró multimillonaria inversión en México, muestra lo contrario. Es obvia la supina ignorancia sobre Trump y el país del norte.

Según Enrique Peña Nieto, sin el ajuste a las gasolinas las consecuencias serían más dolorosas, además de pretender que no se permitirán abusos ni alzas de precios injustificadas
Según Enrique Peña Nieto, sin el ajuste a las gasolinas las consecuencias serían más dolorosas, además de pretender que no se permitirán abusos ni alzas de precios injustificadas
(Foto: TAVO)

El gasolinazo, el regreso de Videgaray, se suman a los múltiples desatinos de un presidente y un grupo político anclado a posiciones que siguen dañando a México. El neoliberalismo, de retirada en las principales economías del mundo, sigue siendo el parapeto del engaño en un país que se hunde.

Según Enrique Peña Nieto, sin el ajuste a las gasolinas las consecuencias serían más dolorosas, además de pretender que no se permitirán abusos ni alzas de precios injustificadas. Es obvio que, en su mundo de privilegios, no afecta la cascada de aumentos en prácticamente todos los rubros que golpean a la mayoría de los mexicanos.

Los asesores del presidente, cuyos onerosos sueldos salen de nuestros bolsillos, deberían prepararle un mapa pormenorizado de las protestas y los aumentos a transporte público, local y foráneo, alzas a las tarifas de luz y gas LP, incrementos a la canasta básica, impuestos locales en algunos estados, abusos gubernamentales por doquier.

Un día después Enrique Peña Nieto recetó otro discurso a sus allegados. Sin variar sobre el gasolinazo, plagado de mentiras, externas sobre todo, e internas después, para intentar justificar lo injustificable. Ese no es el problema. Despreciar, ignorar y tachar de idiotas a los mexicanos es lo que indigna. No hay análisis que pretenda ocultarlo.

Después acusó a sus epígonos de hipócritas, pues siempre lo ensalzan, defienden y apapachan. Afirma que quienes defendían el alza de las gasolinas hoy son acérrimos críticos. Pero se equivoca el presidente de la República, no son simples críticas o “ya no te voy a ensalzar”, es el hartazgo ante medidas que le dan forma a la movilización.

Ante lo indefendible, la mediocridad y los visos de ingobernabilidad, el gobierno orquestó, vía las redes sociales, como ya algunos analistas y columnistas han verificado, una campaña de miedo, odio y criminalización de la protesta, a la que desafortunadamente los gobiernos estatales, como en Michoacán, se han sumado.

El escenario de protestas y movilización tomó desprevenido a un gobierno que reiteradamente niega cualquier impacto de las medidas y políticas que impone. Hace tiempo que la popularidad salió de la agenda presidencial, pero no el perverso interés por criminalizar la protesta ciudadana, los derechos violentados.

Ante el descredito ha pretendido reeditar la figura política desgastada de los pactos salinistas, los cuales no sólo han sido rebasados por las crisis mexicanas, sino también exhiben el vacío de palabras e ideas de un gobierno, un presidente y un Estado que se agotó en la brevedad de un sexenio de cuatro años.

El pacto firmado el lunes por membretes afines al PRI y algunos organismos de las élites económicas únicamente representa ese vacío, el desprecio por la gente y los privilegios de unos pocos. Aunque la Coparmex no lo firmó y el CCO sí, con un dejo de crítica, naufragó antes de que los merolicos oficialistas lo celebraran.

Los papeles firmados, los discursos extraviados, no representan a quienes protestan y se movilizan. Los ciudadanos no fueron invitados, a pesar de que son los principales golpeados, pues no se trata nada más del gasolinazo, sino el hartazgo que alcanza década y media de este siglo (sin olvidar los más de 70 años del partido único).

Analistas afines insisten en la “necesidad” del gasolinazo pues retira lo que con Calderón se llamó “subsidio”, pero que el entonces secretario de Hacienda reconoció como un movimiento contable. Si en México la gasolina era más cara, se clasificaba como impuesto, y cuando era más cara en Estados Unidos se convertía en subsidio.

Independientemente de si es no un movimiento contable, la falta de transparencia, la opacidad rampante con Calderón y el actual gobierno, han impedido conocer realmente los componentes y cómo se calcula ese “subsidio”. Que los economistas le den supuesta certeza no implica su existencia real, más bien parece engaño concertado.

Obviedades. 1. El canciller Videgaray receta discursos vacíos e intenta “aprender” de qué trata la relación México-Estados Unidos, pero las amenazas del presidente electo Trump restan nuevos empleos: Ford, 700; Carrier, 800; Sprint, un porcentaje de cinco mil que crearía en el mundo, y bajo amenaza, Fiat, General Motors, United Technologies, Rexnord (fábrica de cojines), Walmart. 2. Más de 750 mil jóvenes inmigrantes indocumentados son beneficiados por DACA (Dreamers) desde 2012, cuando la creó Obama, pero con Trump, quienes podrían renovar sus permisos están en serio peligro. 3. Paradoja: Trump heredará de Obama el más eficiente aparato de deportación. De 2014 a la fecha unos tres millones de indocumentados, la mayoría mexicanos, fueron expulsados de Estados Unidos por el “Expulsor en Jefe”, como se llama en ciertos círculos a Obama. 4. A pesar del canciller, supuesto “cuatacho” del yerno de Trump, quien sería su “principal asesor”, con cada tuit amenazando compañías o reiterando su maltrato, el peso y la economía mexicana se hunden más, mientras en Los Pinos se regodean del nonato pacto. 5. Mujeres asesinadas y ejecuciones de hombres en Michoacán, panorama de la violencia en la entidad en 2017. Última: Según Sergio Aguayo Quezada (El Colegio de México), 80 por ciento de los mexicanos está inconforme, 50 por ciento de ese total protestaría, pero solamente 20 por ciento se moviliza.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?