Alejandro Vázquez Cárdenas
La farsa de las terapias pseudocientíficas
Miércoles 16 de Marzo de 2016
A- A A+

Las terapias pseudocientíficas, conocidas también como “medicinas alternativas, complementarias o integrativas”, son aquellas que se ofrecen como medicina y que no se ha demostrado científicamente que funcionen; y por lo tanto representan un peligro para el enfermo. De entrada el riesgo de que los pacientes abandonen su tratamiento para llevar una terapia sin valor curativo, con el consecuente daño a su salud e incluso la muerte.

Para comprender mejor esto recordemos que es “ciencia”. La palabra ciencia proviene del latín y significa conocimiento, pero no cualquiera, sólo el que podemos obtener siguiendo el llamado “Método científico”. No pueden ser igualmente válidos los experimentos que descubrieron la estructura del ADN que las disparatadas teorías que afirman que Hitler sigue vivo en la cara oculta de la Luna. Por ello el método científico exige como mínimo reproducibilidad y posibilidad de revisión. Sin esto ninguna afirmación es válida.

Los charlatanes cuentan con importantes plataformas de difusión, radio, televisión, publicaciones, etcétera, a los cuales sólo les interesa cobrar por los anuncios
Los charlatanes cuentan con importantes plataformas de difusión, radio, televisión, publicaciones, etcétera, a los cuales sólo les interesa cobrar por los anuncios
(Foto: Especial)

¿Y qué es una pseudociencia? Las pseudociencias son afirmaciones o creencias que son presentadas como científicas pero que no se basan en ningún método científico válido, no siguen el principio de reproducibilidad ni admiten su revisión. Es decir, las pseudociencias son cosas que se hacen pasar por ciencia pero que en realidad no lo son.

Recientemente, en el prestigiado diario El País se nos dio a conocer un ejemplo de lo que pueden hacer las pseudociencias. Se trata del doloroso caso de un padre que ve morir a su hijo por haber abandonado su tratamiento para una leucemia, embaucado por un charlatán, experto en “medicina natural y ortomolecular” (¿!) que le hizo dejar el tratamiento llevándolo directo a la muerte.

Don Julián, que es el nombre del padre, decidió luchar para que nadie más vuelva a pasar por lo que él ha pasado. Dos semanas después de que muriera Mario, su hijo, ya había declarado la guerra contra los curanderos que se aprovechan de las tragedias de la gente y su falta de conocimientos médicos: "Es tan doloroso saber que tuvo una oportunidad tan clara de salvarse... A mi hijo lo ha matado la incultura científica". Por lo pronto ha demandado al curandero y actualmente se lleva el caso en la Audiencia Provincial de Valencia.

Pero Julián tiene muchas más batallas por delante: quiere ayudar a la gente a evitar el error de su hijo: "Es necesario ofrecer información para contrarrestar los mensajes de estos estafadores". Para encauzar esa labor, ha creado la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientífica (http://www.apetp.com ) con la que pelea, con ayuda de científicos, activistas y especialistas contra la difusión de mensajes contrarios a la ciencia médica que, como se ha visto, puede costar la salud y hasta la vida. Sus primeros objetivos: Evitar que los charlatanes vendan sus servicios en espacios públicos o con el aval de instituciones académicas y ofrecer información contrastada sobre la verdad de las pseudoterapias.

El trabajo que tienen por delante es monumental. Para empezar, porque en España, como lo es en México, los charlatanes cuentan con importantes plataformas de difusión, radio, televisión, publicaciones, etcétera, a los cuales sólo les interesa cobrar por los anuncios, buscando enganchar a las abundantísimas personas que disponen de más dinero que sentido común.

Cuando una pseudociencia intenta suplantar a un tratamiento médico se le llama “pseudoterapia”, y existen muchas, no todas son iguales y cada una tiene sus particularidades. Va una lista parcial de las mismas, el lector ubicará a la mayoría de ellas: Angeloterapia, Apiterapia, Auriculomedicina, Terapia Biomagnetica, Constelaciones familiares, Flores de Bach, Homeopatía, Dianética, Medicina Holística, Iridología, Naturopatía, Orinoterapia, Psicoanálisis, Sanación cuántica, Sanación por arquetipos, Terapia Bioenergética, etcétera, etcétera. Larga lista, casi tan larga como la ignorancia de quienes las utilizan.

Arduo trabajo espera a don Julián en su lucha contra la estupidez y los intereses comerciales de los charlatanes.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada