Samuel Ponce Morales
La Conspiración
Suárez Inda, el aliado
Miércoles 18 de Enero de 2017
A- A A+

En la etapa de la separación Iglesia-Estado, pocas veces un gobierno ha reconocido pública y abiertamente a los líderes religiosos como aliados en el esfuerzo por lograr la estabilidad y desarrollo de los pueblos.

El pasado viernes 13 sucedió aquí en Michoacán. El cardenal Alberto Suárez Inda fue objeto de un homenaje al que asistieron autoridades de los tres niveles de gobierno, líderes de cámaras empresariales y de la sociedad civil, así como ejecutivos de medios de comunicación.

Cardenal Alberto Suárez Inda
Cardenal Alberto Suárez Inda
(Foto: Carmen Hernández )

Inició en la jerarquía católica como obispo de Tacámbaro y de ahí fue designado arzobispo de Morelia, cargo que desempeñó durante 21 años y en 2015 es designado cardenal por el Papa Francisco.

Antes de ser nombrado cardenal ya había pedido su relevo en la Arquidiócesis pero El Vaticano no le había dado trámite, "no sé por qué razón", dice con cierto dejo de inocencia don Alberto.

Finalmente, el pasado 5 de noviembre la Santa Sede aceptó su renuncia y con esto cierra un ciclo en el que el oriundo de Celaya, Guanajuato, atestiguó y promovió la fe y la esperanza en crisis como la de los granadazos de 2008, el levantamiento en armas de las autodefensas o en las crisis más agudas del movimiento magisterial.

El gobernador Silvano Aureoles, quien encabezó el evento para reconocer la labor del religioso, le atribuyó también la visita del Papa Francisco en febrero del año pasado a la ciudad de Morelia, la primera en la historia de la capital.

"Con esa visita el cardenal aportó, ayudó, contribuyó a mejorar la imagen de nuestro querido Michoacán, por razones que todos conocemos", se escuchó decir esa tarde al mandatario michoacano.

Y remató: "Es también preciso reconocer su paciencia y capacidad para encontrar en el diálogo la mejor herramienta de conciliación y así mantener una relación y un trabajo cercano con todos los sectores.

"Don Alberto ha ido más allá de su responsabilidad como jerarca católico; ha sido un hombre incluyente con todas las doctrinas (...). Don Alberto ha sido un hombre crítico, ha sido un hombre firme, pero siempre buscando encauzar los conflictos y problemas de la mejor manera en beneficio de Michoacán".

Baja CNTE calificación



La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) sigue bajando puntos en su capacidad operativa, de control y poder que le había caracterizado en las últimas décadas en Michoacán.

A la cancelación de plazas automáticas desde 2014 y la pérdida de espacios de decisión en la estructura de la Secretaría de Educación en el Estado, ahora también quedaron al margen de la gestión y reparto de calzado y uniformes escolares, que se viene implementando desde el sexenio de Lázaro Cárdenas Batel (2002-2008).

El gobierno estatal tomó pleno manejo de este programa, que tiene una bolsa de 80 millones de pesos y que este año beneficiará a 417 mil 843 alumnos del nivel básico en los 113 municipios del estado.
Del total de municipios, 50 serán beneficiados con uniformes escolares en todas las modalidades y subsistemas de los tres niveles de educación básica.

En los 63 municipios restantes se entregarán uniformes a estudiantes de los tres grados de preescolar y primero de secundaria, niveles de estudio donde se ha presentado mayor deserción escolar.

El calzado beneficiará a 96 mil 241 alumnos de 23 municipios de Tierra Caliente y la Costa, regiones en las que se localizan comunidades consideradas de alta marginación, así como en dos zonas indígenas pertenecientes a los municipios de Los Reyes y Zitácuaro.

La entrega inició esta semana en los municipios de Nahuatzen y Cherán en beneficio de 27 planteles.

El objetivo del gobierno es recuperar plenamente la rectoría de la educación en Michoacán, secuestrada en los últimos 30 años por un ala radical del magisterio que ha hecho de la presión y la movilización en la calles su método para arrinconar y arrodillar a gobernantes.

La ruta está trazada y exige de todo el oficio político y gubernamental; la estrategia y determinación para tomar los hilos de la educación en la entidad.

Los indicadores que colocan a Michoacán en el fondo de la calidad educativa así lo marcan, así lo obligan.

Nada es lo que parece



¿Quiénes son los ex gobernadores que investiga el gobierno michoacano por desvío de recursos públicos?: Lázaro Cárdenas Batel, Leonel Godoy Rangel, Fausto Vallejo Figueroa, Jesús Reyna García y Salvador Jara Guerrero; bueno, uno podría pensar que son todos, pero sólo son dos…

Conjuro



Vaya, es bueno que el gobernador Silvano Aureoles Conejo inicie un trascendental paso contra la impunidad, esperemos que no se archive en los archivos de las procuración y/o impartición de justicia…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente

Pasalagua, tambores de guerra

Uriel López, independiente

Crimen en Altozano

Reaparecen los independientes

El manoseado puerto LC

Contra el IIFEEM

Congreso, el inesperado frente

Silvano, a buen entendedor…

IEM, los nuevos perfiles

El mensaje del gobernador

Michoacán, sismo tras sismo

Frente Ciudadano

PGR en el banquillo

La PGR echó a perder la investigación sobre el 15-S

Sin voto no hay dinero

Aborto, a debate

¡Arranca!

Los dreamers

Los acuerdos del IEM

Los cuatro informes

El regreso de Mireles

Hacia el 8 de septiembre