Xuchitl Vázquez Pallares
Hay muchos 18 de marzo por lograr…
Jueves 17 de Marzo de 2016
A- A A+

El día de mañana se conmemora el LXXVIII Aniversario de la Expropiación Petrolera.
México es uno de los pocos países a nivel mundial con grandes riquezas en el subsuelo, las grandes potencias se habían beneficiado grandemente de ellas, no así el pueblo de México.

En 1938, con gran valentía, habilidad y visión política, el entonces presidente Lázaro Cárdenas del Río, apoyado por la mayoría de los mexicanos, expropió a las compañías extranjeras lo que era nuestro. Como era de esperarse respondieron con prepotencia y enojo; exigieron que se les realizase un exorbitante pago, creyendo que no lo haríamos por carecer de recursos, y que continuarían explotando impunemente nuestro petróleo.

El pueblo de México de inmediato respondió con amor a su país, indignación y sobre todo valentía: todos acudieron a dar algo para contribuir a reunir lo necesario para el pago exigido por las compañías extranjeras. Cada quien daba lo que podía: gallinas, alhajas, dinero, lo que se tuviese al alcance. Todos sabían que si todos contribuían, por más pequeño que fuese, se lograría reunir todo lo que pedían. ¡Y se logró!

Cuando lo pienso, mi corazón se ve imbuido de emociones de amor y agradecimiento a todos los que con valentía y dignidad rescataron nuestra riqueza petrolera de manos extranjeras.
La Expropiación Petrolera llevaba mucho más tras de sí, no era sólo el hecho de quitarles nuestra riqueza a quienes no les correspondía, sino recobrar nuestra dignidad, recobrar conciencia de quiénes éramos, de quiénes somos, de qué queríamos, de recobrar en síntesis el camino para lograr un país soberano, digno, libre y con justicia social.

Hubo en el acto expropiatorio, total congruencia con el proyecto de nación, producto de la Revolución Mexicana. Amor, valentía, conciencia, compromiso para con los anhelos y necesidades de México.

Eso es lo que significa el 18 de marzo. No sólo se expropiaba el petróleo a compañías extranjeras. Se trataba de lograr mucho más que sólo recobrar el control sobre nuestro petróleo. Mediante ese acto se recobraba nuestra soberanía política y económica, y se abría sin duda la puerta para por fin recobrar el camino por el que tanto luchó el pueblo de México, tanto en la guerra de Independencia como en la Revolución Mexicana.

Actualmente todo se ha perdido. Es triste y duro decirlo, pero así es.

Han sido un sinnúmero de hechos, en su mayoría creados con toda premeditación, ventaja, traición y desamor a la patria, para que la gente “les dejara hacer y deshacer”, nuestro presente y futuro.

Los Constituyentes de 1917 elevaron a norma jurídica la nacionalización del petróleo y de los hidrocarburos sólidos, líquidos y gaseosos. El artículo 27 en su párrafo cuarto, estipulaba, antes de la “reforma energética”, que correspondía a la nación el dominio directo de todos estos recursos naturales.

El 24 de marzo de 1979, Natalio Vázquez Pallares escribió refiriéndose a la expropiación del petróleo: “Para Cárdenas la nacionalización era una condición previa esencial en la conquista cabal de nuestra independencia económica, y esta condición la llenó efectivamente y de una manera completa.

En efecto, al publicarse el día 9 de noviembre de 1940, en el Diario Oficial de la Federación, el decreto aprobado por el Congreso de la Unión y de las legislaturas de los estados, quedó establecido que tratándose del petróleo y de los carburos de hidrógeno, sólidos, líquidos y gaseosos, no se otorgarán concesiones ni subsistirán las que se hayan otorgado y la nación llevará a cabo la explotación de esos productos en los términos que señale la ley reglamentaria respectiva.

La independencia económica de un país puede medirse por el carácter de los intereses que privan en las industrias básicas.

Nuestra tarea es consolidar, defender y hacer realidad los objetivos libertarios de la nacionalización del petróleo para atender las necesidades del país. Y a la vez, el aseguramiento de nuestra independencia económica, la consolidación de la independencia política y la conquista del progreso de nuestro pueblo.

Existen, recordemos siempre, muchas industrias y muchos servicios concesionados que explotan nuestras riquezas naturales y a nuestros trabajadores, y que siempre actúan como enemigos de la nación. Hay muchas concesiones que cancelar. Todos los días, en cada hora, y en todos los lugares, luchan los reaccionarios por desnacionalizar la industria petrolera”.

El 18 de marzo de 1938 es contundente ejemplo de lo que podemos lograr como pueblo de México. No permitamos más que nos hagan creer que no podemos revertir las acciones antipatrióticas y corruptas que nos han llevado a donde hoy estamos.

Hubo en el acto expropiatorio, total congruencia con el proyecto de nación, producto de la Revolución Mexicana. Amor, valentía, conciencia, compromiso para con los anhelos y necesidades de México.
Hubo en el acto expropiatorio, total congruencia con el proyecto de nación, producto de la Revolución Mexicana. Amor, valentía, conciencia, compromiso para con los anhelos y necesidades de México.
(Foto: Cuartoscuro)

Recordemos que la soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene todo el tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno. (artículos 39 y 40 de la Constitución Política).

No debemos darnos por vencidos. Existen personas que incluso creen que no tiene sentido ya hacer actos conmemorativos. En lo personal pienso todo lo contrario, no debemos por ningún motivo, por ninguna adversidad, por más imposible que parezca sortearla, dejar de recordar quiénes somos y qué podemos lograr.

Debemos todos actuar para revertir el entreguismo y la explotación de nuestras riquezas por unos cuantos. Ejemplos hay muchos: las concesiones para explotar los minerales, el agua, el petróleo, las telecomunicaciones, las playas, los manglares, las montañas, los bosques, los sitios históricos.
Hay muchos 18 de marzo por lograr.
vazquezpallares@ gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…

Michoacán el alma…

¿Quieres ver a los artistas?

Lázaro Cárdenas del Río está vivo…

Mentes y corazones brillantes…