Samuel Maldonado B.
Repercusiones
El corral de la patria
Martes 24 de Enero de 2017
A- A A+

Seguramente que Trump se siente redivivo pues con su primer discurso, ya como presidente de ese imperio económico y político, se cree el nuevo Dios americano. Y ¿quién no se sentiría así?, pues guste o no, es un “nuevo” Masiah (en hebreo), o bien, utilizando una palabra en latín, es otro Messias, lo que significa en realidad ser el nuevo “ungido”, “el verdadero”, y se sobreentiende que con su juramento ante la misma Biblia que utilizó el presidente Abraham Lincoln prácticamente fue bañado en aceite de oliva, tal como los judíos lo acostumbraban en afortunadas ceremonias. Debe recordarse que derramar el aceite de oliva sobre la cabeza de alguien era vital y muy importante para consagrarlo como todo un Dios.

El actual Trump va saliendo apenas del cascarón y ya es odiado por todo el mundo por tantas tonterías dichas en tan corto tiempo, y más que americano, parece ser el Hitler redivivo nacido de su Torre de Babel
El actual Trump va saliendo apenas del cascarón y ya es odiado por todo el mundo por tantas tonterías dichas en tan corto tiempo, y más que americano, parece ser el Hitler redivivo nacido de su Torre de Babel
(Foto: TAVO)

Según diversas religiones, el hijo de María, Jesús, llamado el Nazareno, también como el Messias de los cristianos o como el enviado de Dios, fue, llegado al fin, a su sacrificio sólo para permanecer siglos y más siglos redivivo en las conciencias de los cristianos y de todos los hombres de buena voluntad. Pero a diferencia del inocente sacrificado en la cruz, este Trump (trompeta, en español) es ungido al norte de México, en su América muy particular, mismo que la confunde como si todo este enorme continente, que pertenece también a 35 países y cuatro subcontinentes, perteneciera a Estados Unidos y que apenas, unas horas después de su juramento, es una burla amarga que puede afectar a todos los habitantes del continente americano, incluyendo también a los habitantes que habrá de conducir y gobernar.

El actual Trump va saliendo apenas del cascarón y ya es odiado por todo el mundo por tantas tonterías dichas en tan corto tiempo, y más que americano, parece ser el Hitler redivivo nacido de su Torre de Babel en los Espantados Unidos, que puede desmoronarse por su enorme y personal egoísmo.

Como todo mesías ya promulgó prácticamente sus nueve mandamientos a seguir:
1- Determinará el curso de toda la América y el mundo.
2- El poder del presidente será para el pueblo.
3- Reconstruir su país y volverlo el más poderoso de todo el orbe.
4- Sabrá hacerlo respetar en todo este globo.
5- Serán recompensados los grupos que detentan el poder económico.
6- Una nueva visión gobernará la Tierra (supongo que será el territorio gringo).
7- La riqueza de su pueblo fue arrancada y será recuperada y redistribuida en todos sus estados.
8- Desde este día (el de su juramentación), América, es decir los Espantados Unidos, serán lo primero.
9- Una nueva visión gobernará en esta América.
10- América, es decir, Espantados Unidos, será primero.
Su decálogo indica indudablemente que no es un hombre muy inteligente, aun cuando se crea a sí mismo, y más bien es una mula desbocada; indiscutiblemente malévolo, de lengua larga y por lo mismo un verdadero peligro para la humanidad.

Al fin, creyéndose prácticamente más que un mesías, afirmó que hará brillar a su (parte de) América a fin de que esa brillante luz que despida su gobierno y él mismo guie a los presidentes de todo el mundo. ¡Nada es más peligroso que aquel que se crea un mesías sin serlo! Finalmente, en su discurso amenazó a todos los países del mundo. De su juramento salieron lodo y escupitajos por todos lados… más sapos y ranas también. ¡Su mesianismo delirante puede desembocar en una psicosis grave para el mundo!

Es Trump inteligente, ineducado e indiscutiblemente malévolo y tramposo, de lengua larga y por lo mismo chismoso peligroso; su vecino sureño, más que ingenuo o relativamente inútil, con visión estrecha que no le permite osadas acciones e inteligentes reacciones y perdido está ante el cúmulo de problemas que él mismo ha generado por su desconocimiento de lo que verdaderamente es y significa ser presidente de México. ¡Sus torpezas continuas lo desacreditan totalmente!

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?