Alejandro Vázquez Cárdenas
Notas sobre la evolución
Miércoles 25 de Enero de 2017
A- A A+

“La ociosidad es la madre de todos los vicios”, reza un dicho popular. Tiene mucho de cierto, pero también es cierto que la posibilidad de disponer de algún tiempo libre nos permite, si tenemos algo de curiosidad, explorar, revisar, investigar y, con alguna frecuencia, encontrar algo interesante.

La Escherichia-coli es una bacteria que se reproduce a una velocidad enorme en un medio o cultivo adecuado.
La Escherichia-coli es una bacteria que se reproduce a una velocidad enorme en un medio o cultivo adecuado.
(Foto: Especial)

Revisando temas en Internet me encontré un ensayo, en un blog de psiquiatría, sin autor conocido (cuando menos en ese blog) y que trata sobre la evolución. El artículo es largo, en ocasiones denso, por momentos abusa de un lenguaje técnico incomprensible para el no médico, pero en lo general está bien hecho.

El artículo habla esencialmente sobre el concepto “evolución” dentro del contexto darwiniano. Por considerarlo de interés describo a grandes rasgos los principales argumentos que arman este ensayo.

Inicia afirmando la vigencia de la teoría de la evolución formulada por Darwin y la selección natural como explicación de la supervivencia de los individuos más fuertes o adaptados.

Acepta, sin embargo, que la teoría de la evolución es incompleta porque aún no hemos sido capaces de dilucidar todo, sobre todo en lo que respecta al papel del azar y de la determinación.

La evolución es sinónimo del cambio, es, por tanto, una teoría que explica cómo y en qué condiciones se ha producido (o se producirán) esos cambios que afectan tanto a las especies conocidas como a la formación de nuevas especies y las razones por las que casi el 99 por ciento de las especies se han extinguido. También explora los caminos o ramificaciones por las que discurre ese cambio, un cambio que no puede operar hacia atrás y que está obligado a seguir la flecha del tiempo. Por ejemplo, es imposible que el hombre evolucione en el futuro hacia una forma de gusano o que un gusano se transforme en homínido. La razón es porque la evolución no puede desdeñar los diseños anteriores, por lo que cualquier cambio en un vertebrado no puede transformarle en un invertebrado, del mismo modo, ningún mamífero puede desechar su cerebro límbico y transformarse en un reptil.

La selección natural es el mecanismo fundamental que hace posible ese cambio, se trata de la selección del más fuerte, del más adaptado; la evolución penaliza a los individuos débiles o mal adaptados en beneficio de los más fuertes o adaptados. A riesgo de recibir una andanada de insultos me parece que esto aplica también a pueblos y naciones.

En este ensayo se menciona algo que es de vital importancia para entender el fenómeno de la resistencia bacteriana y la imperiosa necesidad de que exista una legislación para la prescripción de antibacterianos. Va el dato. La Escherichia coli es una bacteria que se reproduce a una velocidad enorme en un medio o cultivo adecuado, pero esta reproducción puede verse afectada si el cultivo carece de histidina (un aminoácido) o si le agregamos un antibiótico. En presencia del antibiótico prácticamente todas las bacterias morirán, pero los 20 o 30 ejemplares que queden vivos a su vez se reproducirán rápidamente transmitiendo a su descendencia la resistencia a dicho antibiótico. Al cabo de un cierto tiempo toda la colonia será portadora del gen de resistencia a ese antibiótico. Así funciona la selección natural.

Como puede verse en este ejemplo, la selección natural se limita a privilegiar a unos genes en detrimento de otros, pero no prejuzga en ningún caso hacia dónde se dirigirá.
La selección natural es un proceso ciego, carente de intencionalidad, pero es un proceso creativo y probabilístico que contiene elementos determinados, la selección natural y elementos de azar, como la deriva genética, la recombinación y las mutaciones.

El papel que se le reserva al azar es concretamente en la recombinación genética que sucede en la meiosis (división de células germinales que reduce a la mitad los cromosomas) y después en la formación del cigoto (célula formada por la unión de una célula sexual masculina y otra femenina). Después de esto la filogénesis toma el mando e inexorablemente un embrión de gallina desarrollará alas y un embrión de pescado desarrollará escamas. Por eso sabemos que los peces y los humanos tenemos algo en común, durante nuestra época fetal desarrollamos branquias que luego quedan atrofiadas y se convierten en pulmones, pero la evolución sigue hacia delante, un hombre-pez sería incompatible con la vida. La evolución no puede operar hacia atrás.
Para aquellos inconformes con la escueta explicación que da el Génesis, este artículo resultará de interés.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?