Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Rise up woman
Miércoles 25 de Enero de 2017

“Mujer, levántate”, pancarta en la marcha de las mujeres del sábado.

A- A A+

La asunción de Trump a la Presidencia de Estados Unidos brilló por miles de ausencias y un discurso nacionalista, chovinista, aislacionista y amenazante contra el mundo. Y poco tiempo después comenzó a aterrizar su agenda extremista: la primera orden ejecutiva mandó recortar las acciones del llamado Obamacare.

Las mujeres salieron  a las calles, más de tres millones en 600 ciudades de todo el mundo, siendo la de Washington DC una de las más relevantes.
Las mujeres salieron a las calles, más de tres millones en 600 ciudades de todo el mundo, siendo la de Washington DC una de las más relevantes.
(Foto: Especial)

Y mientras Enrique Peña Nieto hablaba y suplicaba por una cita con Trump, la que le concedió para el último día de enero de 2017, las mujeres salieron a las calles, más de tres millones en 600 ciudades de todo el mundo, siendo la de Washington DC una de las más relevantes, pues dobló o triplicó la asistencia a la juramentación presidencial.

Mujeres de todas las edades, orígenes nacionales y étnicos, hombres “feministas”, niños y niñas, abarrotaron las calles de la globalización capitalista que ahonda desigualdades, inequidad y diversidad, pero que con Trump, racismo, populismo de derecha, abuso contra las mujeres, chovinismo, xenofobia, sexismo, se normalizarían.

Gran ejemplo de mujeres, hombres y niños cuya resistencia y movilización global marcará la Presidencia de Trump, y es una llamada contra las ultraderechas (Alemania, Francia, entre otros), las que han comenzado a parapetarse buscando arrebatar el poder en las próximas elecciones y hacer de la agenda Trump una nueva agenda de la globalización.

En otras colaboraciones y foros he afirmado que Trump no es anti sistémico. Su discurso aislacionista, populista de derecha, xenófobo, discriminatorio, golpeará al libre mercado, quizá sea contraproducente para “Estados Unidos primero”, pero busca que las reglas del mercado favorezcan a los estadounidenses que lo empoderaron y se creen despojados.

Donald Trump, multimillonario producto de la globalización, se rodeó de millonarios, multimillonarios y personajes que pretenden que la agenda de la globalización se profundice. En salud, educación, comercio, inmigración, entre otros, se busca favorecer a las corporaciones, los negocios y la acumulación capitalista salvaje.

La negación del cambio climático, el rechazo a la diversidad, el golpe al Obamacare y otras políticas del primer presidente estadounidense afroamericano, potenciarán al uno por ciento que actualmente posee la riqueza global, no a los vulnerables, pobres y desprotegidos. Una globalización más excluyente, desigual y salvaje.

En 40 años la globalización, sostenida por el discurso y las políticas neoliberales, se estructuró a partir de la agenda estadounidense –diversos analistas afirmaron que en realidad se trataba de la americanización del mundo. De nuevo con Trump se pretende dar otra vuelta de tuerca y redefinir la agenda global con el otro Estados Unidos.

Y en menos de una semana, la agenda Trump firme: Obamacare, organizaciones promotoras del aborto en el extranjero, revisión del TLCAN-NAFTA, muro fronterizo, amenaza de impuesto fronterizo, marcha atrás a reducción del costo de las hipotecas, salida del ATP, deportaciones, amenazas a medios críticos, rechazo a la diversidad y el español.

El lunes fue de discursos vacíos ante el embate de Trump. El canciller aprendiz recetó estadísticas; un representante del empresariado exigió todo para su sector, lo demás (o los demás) es lo de menos; multimillonario “líder” laboral ensayó acostumbrada demagogia y el presidente del Senado, cuestionado PVEM, autocelebró su “Operación Monarca”.

Mientras, Enrique Peña Nieto, envuelto en la Bandera mexicana, llamó a diversificar los mercados en tardío reconocimiento de la dependencia extrema de México del mercado estadounidense y una supuesta “nueva etapa” de diálogo y negociación con Estados Unidos ante la inminente revisión del TLCAN-NAFTA, el muro y las deportaciones.

Cinco principios redefinirían esta “nueva etapa”: soberanía, respeto al Estado de Derecho, visión constructiva y propositiva, integración de Norteamérica y negociación integral. En opinión de Enrique Peña Nieto serían suficientes para negociar con Trump tres rubros centrales: comercio, migración y seguridad.

En este contexto define diez objetivos: compromiso de Estados Unidos para respetar los derechos de los migrantes, repatriación ordenada y coordinada, desarrollo compartido del hemisferio, aseguramiento del libre flujo de remesas, que el país del norte asuma corresponsablemente acciones para detener ingreso ilegal de armas y lavado de dinero.

Asimismo, preservar el libre comercio en Norteamérica, modernización que incluya nuevos sectores, acuerdos nuevos con mejores salarios, protección del flujo de inversiones a México y defensa de las inversiones, y una frontera que una y no divida. Todo plausible, pero simple retórica ante un mandatario que sigue marcando la agenda.

No hay nada nuevo en el discurso del presidente de México: defender el neoliberalismo y la globalización como se vienen aplicando, sin importar la exclusión, la pobreza, la destrucción de los recursos naturales. El ofrecimiento es: “estamos de acuerdo con más capitalismo salvaje, pero requerimos de Estados Unidos para el remate final”.

Obviedades. 1. El PRD, la derecha izquierdoide, en pleito contra sí mismo. Un día un diputado local llama a “consolidarlo”, otro, el Foro Nuevo Sol sueña con Los Pinos; finalmente, dirigentes locales llaman a expulsar o que se afilie a Morena a un diputado federal michoacano que ve en AMLO la mejor carta de la otra izquierda y quien exigió a los perredistas firmantes del Pacto por (contra) México reconocer su error. 2. En 20 días de enero de 2017 trece mujeres asesinadas en Michoacán, mientras la Alerta contra la Violencia de Género duerme entre la burocracia patriarcal que sueña con Los Pinos. 3. El secretario de Gobierno michoacano dice que eliminar plurinominales no es la solución, pero su extravío le evita reconocer millones –quizá miles de millones de pesos– en salarios y privilegios a más no poder. Última: Y Trump reactiva dos polémicos oleoductos, ejemplo del capitalismo salvaje. La agenda avanza a la destrucción del mundo.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera