Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
En espera de un acto de congruencia política
Martes 31 de Enero de 2017

Amo la traición, pero odio al traidor.

Julio César. Emperador Romano.

A- A A+

El pasado 29 de enero estuvo en esta ciudad el líder nacional de Morena, inició en este estado la firma del pacto por la unidad de México. Sin duda este ejercicio político ha dado revuelo al interior del PRD, ya que ha sido el detonante de una clara división al interior de este partido político que impacta en los intereses futuristas de su presidenciable.

Sin duda AMLO no ha sido monedita de oro para los dirigentes perredistas pues se ha hecho pública la división que impera en este partido político y la balanza se inclina en favor de Morena.
Sin duda AMLO no ha sido monedita de oro para los dirigentes perredistas pues se ha hecho pública la división que impera en este partido político y la balanza se inclina en favor de Morena.
(Foto: TAVO)

El PRD ha recriminado a los militantes que han externado públicamente su apoyo a López Obrador en la carrera presidencial, los acusa de traidores y hace un llamado a cerrar filas en favor de los candidatos que salgan de la cantera perredista, lo que ha generado un desencuentro, que principalmente ha enfrentado al gobernador Silvano Aureoles y su hermano Antonio García Conejo, actual secretario general del PRD en Michoacán, con Fidel Calderón Torreblanca y Leonel Godoy Rangel, diputado federal y ex gobernador del PRD, respectivamente.

Sin duda AMLO no ha sido monedita de oro para los dirigentes perredistas pues se ha hecho pública la división que impera en este partido político y la balanza se inclina en favor de Morena. Antes de esta última visita de Obrador el PRD amenazó con la expulsión a los militantes que lo apoyaran abiertamente, esto como un acto de honorabilidad, pues dijeron que no permitirán conductas de traición; como dicen, el pez por su boca muere, hoy en día el pacto por la unidad de México fue firmado por aproximadamente 27 mil perredistas, dentro de los cuales 23 son presidentes municipales; también están apoyando el proyecto de Morena el coordinador de la bancada perredista en el Congreso local, Juan Pablo Puebla Arévalo; el diputado federal Fidel Calderón Torreblanca y el ex gobernador Leonel Godoy Rangel. Ahora la pelota está en la cancha del Partido de la Revolución Democrática y la decisión es sumamente complicada pues de respaldar la palabra de su secretario general, Antonio García Conejo, y del gobernador Silvano Aureoles Conejo en el sentido de que no permitirían actos de traición al interior del PRD, significa la inmediata expulsión de todos y cada uno de los militantes que firmaron el pacto de Morena, sin más excusas o palabras de por medio, una expulsión tajante, un acto de honorabilidad, de ética, de fidelidad, de congruencia, un acto de esos que los “políticos” no saben que existen o no tienen el valor de hacerlos.

Bien dice el dicho que el que al cielo escupe en la cara le cae. Sin duda alguna el PRD no expulsará a los cerca de 27 mil militantes que ya abiertamente están apoyando el proyecto de Morena para 2018, pues no podemos pedir un acto honorable, ético, fiel a un partido político, cualquiera que sea; sus decisiones se toman con base en intereses partidistas –léase intereses personales–, en este sentido no se puede desmoronar el PRD estando a un paso del movimiento electoral con miras a 2018; eso jamás, ahora tendrán que cambiar su discurso, tendrán que recular, pues de otra forma estaremos viviendo el fin del PRD en Michoacán.
Sin duda lo que se empieza a vislumbrar es una posible alianza de izquierdas para abanderar a un candidato de unidad hacia 2018, entonces el discurso tendrá que cambiar y se empezarán a ver pactos de hermandad al interior del PRD Michoacán y presenciaremos los famosos pactos de unidad y civilidad política.

Al final del día la verdadera traición no estriba en decidir apoyar a tal o cual proyecto político, la traición es la falta de explicación acerca de la deuda estatal que dejaron los gobiernos perredistas, la traición se dio al abanderar a Manuel Bartlett para diputado federal, cuando en 1988 se le culpó de ser participé del fraude electoral, la traición se dio en la impunidad que se vive en el escándalo de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, la traición se da al apañalar el gasto suntuoso e innecesario del gobierno del estado, la traición se concreta cada vez que un militante del PRD deja un cargo político inconcluso para saltar a otro, la traición se da cuando se niegan rotundamente a desparecer a los plurinominales, la traición se da cuando se aprueban beneficios económicos y emolumentos generosos a los gobernantes… todos estos actos no son vistos con malos ojos al interior de los partidos políticos, estos actos no son recriminables, aquí la traición pasa a segundo plano, entonces no es que el PRD esté inconforme con la traición que se vive en su interior, está enojado con los traidores, porque al final del día se ama la traición pero se odia al traidor.


FB. Salvador Molina
TW. @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa