Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¡El Hitler renacido!
Martes 7 de Febrero de 2017
A- A A+

Tengo entendido que la Escuela de Economía de la Universidad de Wharton está catalogada como una de las tres mejores en el campo de los negocios y de mucho prestigio en Estados Unidos. Su nombre se debe a Joseph Wharton, quien donara en 1881 la cantidad de 100 mil dólares para la fundación de la misma. De esta afamada Escuela de Economía, del vecino país norteño, egresó el actual esquizofrénico residente de la llamada Casa Blanca.

Al presidente de la República se le ve demacrado, agotado y débil y en consecuencia, a su equipo de trabajo le falta el timonel que los conduzca por el camino que salvaguarde el honor de nuestro país.
Al presidente de la República se le ve demacrado, agotado y débil y en consecuencia, a su equipo de trabajo le falta el timonel que los conduzca por el camino que salvaguarde el honor de nuestro país.
(Foto: Cambio de Michoacán)

Fue el hijo favorito de su padre, de origen alemán, quien pasó a ser administrador de la empresa familiar dedicada a la rama inmobiliaria, específicamente en renta de departamentos en los barrios bajos del Brooklyn neoyorkino y de Queen Staten. Donald, que no es ningún patito, ¡feo sí!, nació en New York en junio de 1946. ¡Sus raíces y su comportamiento parecen más nazistas que el original Führer, pero tan loco como el fascista y dictador.

Seguramente sus padres huyeron de Alemania y emigraron a Norteamérica dejando atrás la terrible situación europea, buscando mejores condiciones de vida y huyendo del mesianismo hitleriano. Su conducta amoral sobresale constantemente denotando poca cultura y nulo respeto para sus pares y semejantes. Divorciado varias veces, seguramente por su conducta amoral y grosera y sin respeto alguno hacía el sector. ¡Parece ser y se aprecia que es hombre sin cultura, antiético y amoral! A los pocos días de haber jurado como presidente ya demuestra un autoritarismo como el de su paisano Adolph.

Ahora se sabe que su fortuna, en principio, se debe al cobro de la renta de viviendas y a sus inversiones en casinos, en los que no es extraño que se manejen o consuman alcohol y diversas drogas sin excluir la cocaína, en esos fiestones de la clase empoderada económicamente a la que pertenece. Si consideramos que su juventud la pasó en los barrios bajos neoyorkinos, no nos debiera sorprender su poca educación y cultura más su carácter bélico, brusco y grosero ¡nada diplomático!, incluso con sus pares. Tal como ya se sabe, amasa una fortuna cercana a los cinco mil millones de dólares y se sabe que está ligado a 32 sociedades en paraísos fiscales. Ha hecho, pues, una gran fortuna en sus inversiones en casas de juego y no sería extraño que hubiera invertido en lujosos lupanares. Su trato a las mujeres con frecuencia ha sido de un verdadero rufián, bribonzuelo o gañan.

A tres semanas de haber protestado como presidente ya se ha peleado e insultado a varios de sus pares, uno de ellos es Peñita, y con éste ha superado sus majaderías, tal vez por la ingenuidad, poco valor y entendimiento de nuestro presidente.

El presidente Enrique Peña Nieto es de profesión abogado y se dice que tiene una Maestría en Administración de Empresas, pero no obstante sus esfuerzos realizados al frente del país, los resultados que se tienen son más que lamentables; prácticamente ha perdido toda autoridad moral y ha debilitado y lastimado todo lo que significa el Poder Ejecutivo de la nación. De ninguna manera dudamos de su nacionalismo e interés por servir a México, pero ante la amenaza de ese orangután norteño es necesario y oportuno (y los mexicanos todos le aplaudiríamos) que solicitara unos cuantos meses de licencia para separarse del Poder Ejecutivo, mientras amaina la tormenta huracanada de Trump.

Al presidente de la República se le ve demacrado, agotado, débil, ha perdido peso y en consecuencia, a su equipo de trabajo le falta el timonel que los conduzca por el camino que salvaguarde el honor de nuestro país y políticamente se venza al enemigo, que no es solamente de México, sino del mundo en lo general.

Ya Enrique ha soportado los ganchos al hígado proporcionados por el miura de Trump y es prudente un largo descanso, por lo que unas buenas vacaciones, en las que pueda utilizar el avión presidencial, le caerían de perlas y los mexicanos le saludaríamos con agradecimiento.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?