Samuel Ponce Morales
La Conspiración
UMSNH, septiembre complicado
Martes 7 de Febrero de 2017
A- A A+

La medida pone muy en claro que las cosas financieramente hablando al interior de la institución nicolaita no están bien. Eso lo saben los consejeros y eso lo conoce perfectamente el rector Medardo Serna González, por lo que, en atención a las disposiciones hacendarias de no aprobarse presupuestos deficitarios, se deberá trabajar apresuradamente para conseguir los dineros que hagan falta para cerrar los meses de octubre, noviembre y diciembre.

Y es que se había hecho una mala, muy mala, costumbre aprobar presupuestos deficitarios, dejando las cosas como si nada hubiese pasado bajo la dinámica de que "no pasa nada, al final conseguimos lo que queremos", situación que echó a la hamaca a los universitarios que desatendieron su tarea de poner orden en sus finanzas.

Medardo Serna González
Medardo Serna González
(Foto: ACG)

Tras el "martillazo" por parte del Congreso del Estado, que redujo en 391 millones de pesos el presupuesto de la UMSNH, la situación se torna muy complicada para la institución que deberá hacer, quiérase o no, las reformas estructurales entre las que destaca la modificación a su régimen de pensiones y jubilaciones que por más de 30 años tuvo en una zona de confort a los trabajadores académicos y administrativos sin exigir que pusieran algo de su parte; no hay que olvidar que ellos no aportan un solo peso para su jubilación.

Por el más elemental sentido de conservación de la materia, SPUM y SUEUM deberán entrarle al tema sin mayor complicación; de lo contrario, la situación de los cerca de siete mil trabajadores tendrá serias dificultades, sin descanso, sin descartar la posibilidad de que la Universidad cierre sus puertas por el simple hecho de que no haya recursos para pagar las nóminas, o ¿alguien estaba dispuesto a trabajar sin cobrar un solo centavo?

La decisión del Consejo Universitario de no aprobar un presupuesto deficitario necesariamente sienta un precedente y pondrá a los universitarios a pensar seria y razonadamente en la necesidad de modificar sus normas internas. El Congreso del Estado les brinda a los nicolaitas la oportunidad de presentar una propuesta que sea razonable y que contribuya a enderezar el rumbo financiero de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo; de lo contrario, los legisladores tienen las facultades para, bajo su propio criterio, presentar una nueva Ley Orgánica que podría no considerar el espíritu nicolaita e imponer severas condiciones para lo que nació la casa de estudios.

Cuestiones como la falta de atención a un problema tan serio por muchos años, la ausencia de un trabajo consistente por parte de quien estuvo al frente de la institución, el desinterés de los líderes sindicales por hacer algo por su Universidad y la parsimonia por parte de las legislaciones anteriores, serán materia para los analistas e historiadores.

Lo que hoy en día necesita la UMSNH es desarrollar un efectivo programa que en menos de cinco meses, si no es que antes, permita contar con el proyecto de reforma que sea puesto disposición del Congreso del Estado para que éste a su vez lo transforme en la nueva Ley Orgánica actual, congruente y viable.

Si no es así, que nadie se diga sorprendido llegando el mes de septiembre, cuando no habrá mayores recursos económicos, y podría darse el caso de un cierre de la Universidad. Marchas, gritos, pataleos y mentadas de madre en nada solucionarán el problema; los únicos responsables de una eventual situación de esa naturaleza serán quienes no hayan querido participar en el proceso de reforma y, entonces sí, tendrán que cargar con sus culpas.

El elemental sentido de aplicación de la lógica establece que en el presente proceso de revisión contractual entre la UMSNH y sus sindicatos de profesores y de empleados prevalezca la congruencia y se evite a toda costa el estallamiento de alguna huelga, lo que sería catastrófico para los nicolaitas y les pondría en la antesala de lo que nadie quisiera: el cierre de la Universidad.

Es tiempo de que todos se despojen de su soberbia, desinterés y orgullo, para permitir que en la Universidad Michoacana se desarrollen las reformas que se necesitan y se garantice la educación de más de 55 mil estudiantes que confían en su casa de estudios.

Nada es lo que parece



Hay planes serios para que el titular de la Administración Portuaria Integral (API) de Lázaro Cárdenas deje de ser uno de la Armada de México; argumentos para lo anterior sobran, pero el más sólido es que llana y simplemente el recinto portuario no debe ser tratado como si fuera una sede o una fortaleza de la fuerza federal.



Vaya, en el acto del Centenario de la Constitución de 1917, para el orador oficial del Congreso del Estado, Roberto Carlos López, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es “un populista locuaz”; lo segundo se entiende, pero lo primero…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente

Pasalagua, tambores de guerra

Uriel López, independiente

Crimen en Altozano

Reaparecen los independientes

El manoseado puerto LC

Contra el IIFEEM

Congreso, el inesperado frente

Silvano, a buen entendedor…

IEM, los nuevos perfiles

El mensaje del gobernador

Michoacán, sismo tras sismo

Frente Ciudadano

PGR en el banquillo

La PGR echó a perder la investigación sobre el 15-S

Sin voto no hay dinero

Aborto, a debate

¡Arranca!

Los dreamers

Los acuerdos del IEM

Los cuatro informes

El regreso de Mireles

Hacia el 8 de septiembre