Alejandro Vázquez Cárdenas
¿Son iguales todos los humanos?
Miércoles 8 de Febrero de 2017
A- A A+

Si hacemos esta pregunta a una población abierta es probable que la mayor parte de los entrevistados contesten que sí, que todos somos iguales, aunque después, en la soledad de su conciencia, a muchos les quedará una cierta duda pues en su fuero interno consideran ser, en algún grado, un poco o un mucho diferentes al resto de las personas.

No hay dos seres humanos exactamente iguales aun con nuestras diferencias existen grupos dónde comparten ideas, opiniones y aficiones muy parecidas.
No hay dos seres humanos exactamente iguales aun con nuestras diferencias existen grupos dónde comparten ideas, opiniones y aficiones muy parecidas.
(Foto: Cuartoscuro)

La verdad es que si nos referimos a nuestro código genético: 46 cromosomas en el genoma humano, XY en el hombre y XX en la mujer, pues sí, somos todos iguales, como también es cierto que compartimos un 96 por ciento del mismo código genético con un gorila y un 97 por ciento con un chimpancé, que es nuestro pariente antropoide más cercano, para molestia de los creacionistas.

Ahora que si nos atenemos a las llamadas "funciones cerebrales superiores", esas adquiridas en el último trecho de la evolución del humano, entonces no sólo somos distintos, sino que de plano somos bastante diferentes. En psicología encontramos que el capítulo relacionado con la "personalidad" es lo suficientemente extenso para darnos cuenta de las enormes diferencias que existen en el comportamiento de los humanos. Comportamiento que está dado mayoritariamente por una carga genética y modelado y matizado por el medio ambiente en que nos desarrollamos: nuestra familia, escuela, compañeros, maestros, medio ambiente laboral, etcétera, todo esto condiciona nuestras aficiones, lecturas, fobias, ideas, inclinaciones etcétera. Somos nosotros y nuestras circunstancias. Los diversos tipos de personalidad descritos en psicología nos muestran una variación amplia en la manera de ser de cada individuo. Sólo cuando se exageran algunos rasgos de la personalidad es cuando se considera que la persona se encuentra ya en terreno de la anormalidad.

Una vez establecido lo anterior podemos explicarnos un par de cosas: primero, aceptar nuestra propia individualidad e irrepetibilidad, no hay dos seres humanos exactamente iguales, y segundo, darnos cuenta de que aún en nuestras diferencias existen grupos, pequeños, medianos o numerosos, que comparten ideas, opiniones y aficiones muy parecidas, al grado que se agrupan en clubes de algo, sociedades, partidos políticos, redes sociales (Facebook, WhatsApp y la ahora políticamente reactivada Twitter), más un largo etcétera. Lo hacen simplemente porque comparten un perfil psicológico muy parecido, les gustan y les desagradan las mismas cosas. Así de fácil.

Investigando el tema podemos darnos cuenta también de que existe un determinado tipo de personalidad que muestra gran inclinación a la violencia, a la agresión, a los espectáculos sangrientos, que les complace observar el sufrimiento de un ser vivo y, lo que es peor, divertirse y alegrarse cuando mayor es el grado de violencia y sufrimiento que se provoca. Dentro de estos espectáculos tenemos algunos malamente disfrazados de "arte", como las corridas de toros y las peleas de gallos, espectáculos que apuntan directamente a la parte más primitiva y animal del cerebro humano, después de todo somos un simio evolucionado.
Pero lo que rebasa toda justificación y cordura son las peleas de perros; esa afición ya cae definitivamente dentro de los trastornos de la personalidad. El aficionado a este tipo peleas es, por el lado que se le vea, un paciente psiquiátrico.

Vale la pena detenerse a pensar un poco, ¿qué tan cerca estamos del gorila cada uno de nosotros? Esto aplica a fanáticos religiosos, fundamentalistas políticos, varios líderes de naciones (me vienen a la mente varios, uno de ellos vecino inmediato) a las hordas de violentos e intolerantes integrantes de corrientes políticas y sindicales y un interminable etcétera.

Dos libros nos ilustran muy bien esta situación, El mono desnudo, del zoólogo y etólogo Desmond Morris, y Los hijos de Sánchez, del historiador y antropólogo Oscar Lewis. Recomendables. Es cuánto.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba