Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Patetismo gubernamental y circo mediático
Miércoles 8 de Febrero de 2017

La vida constitucional en México, una ficción.

Lorenzo Meyer.

A- A A+

Donald Trump a los estadounidenses, no a México: “Créanme, cuando escuchen sobre mis rudas llamadas telefónicas, no se preocupen. No se preocupen. Son rudas, tenemos que ser rudos. Es tiempo que seamos un poco rudos, amigos. Todas las naciones del mundo se han aprovechado de nosotros. No sucederá más” (The New York Times, 02/02/2017).

El periplo gubernamental, la histeria “antifascista” de la comentocracia oficialista, los discursos en portales web, medios impresos y electrónicos, exigiendo al periodismo crítico disculpas por sucesos de facto, si interpretamos en sus términos a Trump, no han acallado el episodio Trump-Peña Nieto, en el que el segundo parece que salió más que raspado.

¿Versiones y contra-versiones? Al parecer un circo mediático organizado por la Presidencia de la República. El vocero Sánchez y la vocera Algorri, negando, ofendiéndose, intentando defender lo indefendible: el patetismo de un gobierno y su círculo de privilegiados ante sucesos preocupantes protagonizados por el presidente de Estados Unidos.

No es asunto de versiones. El miércoles 1º de febrero, la periodista Gloria Estévez reportó el exabrupto de Trump contra Peña Nieto y México en general; posteriormente, la agencia informativa AP corroboró de algún modo el suceso. El jueves 2 de febrero, Washington Post y The New York Times contextuaron y dieron por cierta la andanada.

No han acallado el episodio Trump-Peña Nieto, en el que el segundo parece que salió más que raspado.
No han acallado el episodio Trump-Peña Nieto, en el que el segundo parece que salió más que raspado.
(Foto: TAVO)

La prensa y la comentocracia oficialista se subieron al circo mediático. Ninguneó a la periodista Estévez, intentó descalificar a Aristegui, celebró las mentiras de la Presidencia de México. Es el periodismo que tiene el interés no sólo de glorificar al círculo gubernamental, sino de conculcar nuestros derechos a la información y la libre expresión.

Esa prensa y su comentocracia, los supuestos grandes medios, impresos y digitales, que se publican en la Ciudad de México, parecen favorecer el intento de Trump por desestabilizar económica y políticamente a nuestro país en lugar de informar verazmente, protegiendo el derecho a la información y la libertad de expresión en México.
Sin embargo, el conflicto Trump-Peña Nieto, Estados Unidos-México, no sólo implica el maltrato al presidente de una nación independiente, sino a un país. Asimismo, involucra al Ejército Mexicano en el sentido de que no hacen bien su trabajo contra los “bad hombres”. Las descalificaciones y desmentidos del gobierno mexicano son patéticos.

Acorde con Washington Post y The New York Times, la belicosidad de Trump, en línea con algunos de sus libros empresariales, estaría encaminada a socavar aún más los de por sí bajos niveles de popularidad y credibilidad del gobierno mexicano. Es parte de una actitud golpista, de un empresario que no negocia, sino que pretende imponer supremacía.

Se equivoca el gobierno mexicano y su comentocracia y medios afines cuando golpean al periodismo crítico, pues finalmente lo que hacen es privilegiar la falta de transparencia y opacidad. Se cuadran ante un gobierno impopular, falto de credibilidad y en clara desventaja ante pretendidas negociaciones mandatadas por Donald Trump.

Y como parte de este circo mediático regresamos al echeverriato. Relanzar “lo hecho en México” habla del cinismo de un gobierno que malbarata los recursos naturales, como el petróleo, promueve mayor dependencia de las corporaciones petroleras y gasolineras extranjeras y reparte privilegios a las élites económicas mexicanas y extranjeras.

La “defensa” de México se reduce a consumir lo mexicano, productos y producción que en los pasados 40 años fueron rebasados, vapuleados, comprados y eliminados por las corporaciones transnacionales. Es poco lo que subsiste. Sólo el patetismo gubernamental en busca de una unidad inexistente y remontar el desprestigio hace algo así.

Mientras tanto, Trump confirmó a Fox News el trato que ha dado al gobierno mexicano, lo que los mexicanos indocumentados y los cárteles de las drogas “se merecen”, prácticamente equiparándolos, y lo que le interesa cuando afirma “Estados Unidos primero”, además de emprender una batalla legal contra el sistema judicial de su país.

Y las apuestas crecen en Las Vegas. Tres años le dan a un gobierno que poco a poco se acerca al impeachment, pero el daño que ha hecho a las relaciones bilaterales y multilaterales, a gobiernos amigos y vecinos, podrían ser duraderas. La dignidad, soberanía y la presencia de México son el problema, no la unidad, la quimera PRI-PAN.

Obviedades. 1. Cinco policías desaparecidos, mujeres asesinadas violentamente, ejecuciones diarias. Es Michoacán en 2017, mientras crece la alarma por el probable descenso de los ingresos por remesas, el aumento de las deportaciones y retorno de migrantes, pero el trabajo precario, el desempleo y la delincuencia, organizada o no, van en aumento. Las estadísticas oficiales devienen ya en bromas de mal gusto. 2. Y el edil independiente de Morelia sigue anotándose desaguisados: la zona peatonal no está autorizada por el INAH, obra pública a medio acabar y la costosa propaganda sigue su curso.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera