Ignacio Hurtado Gómez
AULA NOBILIS
Encuesta de Cultura Constitucional
Jueves 9 de Febrero de 2017

Primera de tres partes

A- A A+

Se trata de la Tercera Encuesta Nacional de Cultura Constitucional. Las anteriores fueron en 2003 y 2011.
Se trata de la Tercera Encuesta Nacional de Cultura Constitucional. Las anteriores fueron en 2003 y 2011.
(Foto: TAVO)

Con motivo de los 100 años que cumple nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, bien vale, a manera de reconocimiento, hacer algunas reflexiones.

Para ello habré de referirme a un ejercicio muy reciente y por demás revelador impulsado por la UNAM a través del Instituto de Investigaciones Jurídicas. Se trata de la Tercera Encuesta Nacional de Cultura Constitucional. Las anteriores fueron en 2003 y 2011.

Sin duda se trata de una encuesta interesante que refleja la percepción que los mexicanos tenemos en torno a los valores, derechos y principios que se encierran en nuestra Carta Magna.

Por la relevancia de algunos datos duros, a lo largo de las siguientes entregas haré referencia a las que me parecen los principales hallazgos de este ejercicio, y particularmente la interpretación que desde mi perspectiva se puede dar a los resultados del mismo.

Antes debo precisar de manera puntual que la importancia que reviste la discusión constitucional que hoy asumimos no responde necesariamente a una alineación con los festejos del Centenario, sino al convencimiento de que uno de los mayores desafíos que presenta nuestra sociedad actual es “aprender a vivir conforme a nuestra Constitución”, para lo cual me apoyo en la idea canadiense de que ésta constituye un “árbol vivo”, al tiempo que me adscribo a la afirmación de Peter Hâberle de que el conocimiento de la Constitución no es exclusivo de los estudiosos del derecho o de los abogados, pues en ella se encierran los “anhelos y esperanzas de un pueblo”, de nuestro pueblo, de nosotros mismos.

Por eso considero importante hablar de esos anhelos que hemos depositado en nuestra Constitución y de cómo los miramos hoy día.

Indicadores sobre cultura de la legalidad



-En primer lugar, para un 34.9 por ciento de los mexicanos la justicia es cumplir con la ley, frente a la idea de que es una forma de castigar o de igualdad.

-Ahora, como un reflejo de nuestras preocupaciones, para un 55.4 por ciento lo que hoy es más importante es una sociedad sin delincuencia.

-Asimismo, en una escala de uno a diez, se considera que el cumplimiento de las personas respecto de la ley es de 6.3, percepción que ha aumentado en relación con 2011, que era de 5.6.

-Y para recordar a aquel presidente municipal que confesó que si robaba, pero poquito, un 8.4 por ciento está muy de acuerdo y un 18.9 por ciento de acuerdo (27.3 por ciento sumados) de que un funcionario público pueda aprovecharse de su puesto si hace cosas buenas.

-Lo interesante es que, contrario a ello, en 2003 un 15.7 por ciento estaba muy en desacuerdo y ahora es un 30.1 por ciento, lo que refleja el grado de molestia social en torno al manejo indebido de los recursos públicos.

-Sobre la obediencia de las leyes, el 56.5 por ciento considera que siempre se deben obedecer las leyes, y solamente un 12.2 por ciento estima que se pueden desobedecer las leyes que les parezcan injustas.

-Otra percepción que afortunadamente pierde espacio es aquella que se basa en la expresión: “violar la ley no es tan malo, lo malo es que te sorprenda”, pues mientras en 2003 el 26.5 por ciento estaba muy de acuerdo o de acuerdo, en este 2016 disminuyó a un 21.6 por ciento, aunque también a un 6.4 por ciento ni le va ni le viene.

Indicadores sobre la Constitución



-En este punto destaca de manera singular que un 74.4 por ciento reconoce a nuestra Constitución vigente como la de 1917, pero un 34.9 por ciento considera que nación a partir de la Independencia de México.

-Otro dato interesante es que, a pesar que desde los niveles de primaria se establece que la principal aportación de nuestra Constitución al mundo fueron los derechos sociales, solamente 2.6 por ciento lo reconoce así, mientras un 47.9 por ciento no lo sabe y un 7.8 por ciento considera que fueron los derechos políticos.

-Para quienes en el discurso se la pasan criticando el reformismo de nuestra Constitución, resulta que en total 50.5 por ciento consideran que está muy bien y bien que se reforma con frecuencia, mientras que de plano a un 16.7 por ciento ni fu ni fa.

-Otro tema revelador tiene que ver con la percepción sobre la viabilidad actual de nuestra Constitución, y cómo ha crecido la idea de que ya no responde a las necesidades actuales. En 2003 el 45.6 por ciento consideraba que era adecuada y un 42.1 por ciento que ya no respondía a las necesidades del país, y un 9.6 no lo sabía. Al paso del tiempo, en 2016, ahora sólo es el 20.5 por ciento que considera que es adecuada, y el 60 por ciento estima que ya no responde a nuestras necesidades, mientras que un 16.2 por ciento no lo sabe.

-No obstante ello, también es interesante que un 43 por ciento considera que debe cambiarse en parte, mientras que un 19.4 por ciento plantea que debe quedarse como está. Un 7.5 por ciento dice que depende, y un 7.4 por ciento no sabe.

-Y además, sólo un 38.4 por ciento está de acuerdo con que se convoque a un Congreso constituyente y 12.4 por ciento sólo en parte.

-Curiosamente, se tiene la creencia de que las personas que no saben de leyes no deben opinar sobre los cambios a la Constitución 46 por ciento, o que no deben en parte 3.9 por ciento.

-Aunque los ciudadanos consideran que sí deben participar en la aprobación o rechazo de las reformas. 50 por ciento que sí, 35.9 por ciento que no y 7.3 por ciento que sólo en reformas importantes.

-Y para terminar esta primera entrega dos datos más que reveladores y preocupantes. El 60.6 por ciento considera que poco, y el 23.4 por ciento que nada se cumple la Constitución en México. Solamente un 6.1 por ciento considera que mucho.

-Y en términos del conocimiento que tenemos sobre nuestra Constitución, solamente el 4.9 por ciento considera que la conoce mucho, el 56.1 por ciento la conoce poco, y el 34.4 dice que la conoce nada.
Hasta aquí está primera parte con datos que, a mi juicio, resultan interesantes y que seguramente motivarán algunas reflexiones. Al tiempo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Tiempos de deliberación democrática

La Revocación de Mandato y la SCJN

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Violencia política contra la mujer por razones de género

¿Por qué los órganos autónomos?

Reflexiones constitucionales

Repensando la democracia municipal

¡Es la cultura democrática, o la cultura política, o la de la legalidad, o la educación cívica!, ¡la que sea!

Pacto deliberativo por la UMSNH

La democracia a debate en 2018

Twitter, entre lo público y lo privado

¿Reformar por reformar lo político-electoral?

Reglas para la cancha pareja para las elecciones de 2018

Lo de hoy es ser anti establishment

La Enccívica

Sergio García Ramírez en Michoacán y los derechos humanos

¿La felicidad como derecho?

Ser hombre y ser mujer, Encuesta Nacional de Género

A 202 años de Ario de Rosales y 25 de Justicia Electoral en Michoacán

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Quo vadis?

Constitución de Apatzingán de 1814

¿Un nuevo constitucionalismo para Michoacán?

Sentencias II

Democracia, transparencia y reelección

Falsas promesas de la democracia

La aceptabilidad de la derrota

Inseguridad, Palermo y cultura de la legalidad

Resiliencia social

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Debilidad institucional y exigencia social

Día Internacional de la Felicidad

Reivindicar a Ario 1815. Justicia y felicidad

La verdadera Reforma Educativa

La reelección en Michoacán

Es la impunidad…

Aula nobilis