Carlos Enrique Tapia
Migración México-Estados Unidos
El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante
Miércoles 15 de Febrero de 2017
A- A A+

El secretario de Relaciones Exteriores fue exhibido, tanto por la CBS como el Washington Post, haciendo alegres correcciones a un discurso de Trump sobre la construcción del muro. La filtración fue negada, pero en realidad es tal el desprestigio del gobierno de Enrique Peña Nieto (EPN) que ni las marchas ad hoc remontarán su desgracia.

 México no ha desarrollado una industria propia, somos armadores y maquiladores y la dinámica de esta producción depende del mercado y los consumidores estadounidenses.
México no ha desarrollado una industria propia, somos armadores y maquiladores y la dinámica de esta producción depende del mercado y los consumidores estadounidenses.
(Foto: TAVO)

De seguro las encuestas amañadas de Mitofsky y encuestadoras afines mostrarán que la marcha de los billonarios y la intelectualidad de derecha fue un éxito, pero la realidad es que las amenazas de Trump siguen donde las vestimentas blancas las dejaron. Apoyar a EPN solamente intenta ocultar la debacle gubernamental.

Y la debacle gubernamental no es solamente el desprestigio de un gobierno que perdió el rumbo hace mucho, sino el colapso de un modelo económico que ha privilegiado la dependencia comercial con Estados Unidos y, aunque no se reconozca, el mercado laboral para millones de migrantes mexicanos indocumentados hoy amenazados.

Más del 80 por ciento del comercio mexicano depende del mercado estadounidense, pero somos un país maquilador y surtidor de productos agrícolas. Es todo. México no ha desarrollado una industria propia, somos armadores y maquiladores y la dinámica de esta producción depende del mercado y los consumidores estadounidenses.

Igualmente, durante más de 150 años el mercado laboral estadounidense ha sido la válvula de escape de una nación que abandona sistemáticamente a sus connacionales, que sólo les ofrece trabajo precario y ha destruido al pequeño agricultor, favoreciendo la agroindustria transnacional para surtir al mercado del norte y con salarios de muerte.

La dependencia del comercio y el mercado laboral estadounidense son los dos ejes de un modelo económico sustentado en las políticas neoliberales que han impuesto el capitalismo salvaje y depredador. Destrucción de recursos naturales y de la fuerza de trabajo cuya única alternativa es el país del norte. Vaya paradoja no reconocida.

Tanto el gobierno federal como los estatales han abierto oficinas y sedes y organizan viajes turísticos a los lugares con mayor población mexicana en Estados Unidos, movidos más por la codicia que significa el ingreso por remesas. En 2016 más de 26 mil millones de dólares rompieron la marca anterior y es la envidia de las élites políticas.

Con todo, se han abierto dos vías para salvar lo insalvable. Por un lado, el testaferro Videgaray corrigiendo discursos y negociando en lo oscurito para preservar el TLCAN, sin el cual el modelo económico neoliberal terminará por colapsar. Por el otro, se han multiplicado planes, programas y dineros para supuestamente apoyar a los deportados.

La migración mexicana al norte ha tenido varias etapas históricas. En los últimos quince años pasó de la migración masiva, reunificación familiar, asentamiento permanente, descenso del retorno, vaivén de las remesas, política inmigratoria más severa, atentados terroristas, crisis de las hipotecas, a las deportaciones masivas y la amenaza de Trump.

En ese lapso, los gobiernos mexicanos (PRI-PAN) sedujeron a la diáspora establecida en Estados Unidos, pergeñaron programas para atraer remesas para suplir el abandono gubernamental (1x1, 3x1, Fami y otros fondos), pero ninguna política pública ha impedido la emigración; las causas y contextos que la motivan continúan y se han agravado.

Sin duda, es plausible que el gobierno mexicano, a regañadientes, genere acciones, fondos y programas para paliar la situación de los deportados, quienes en realidad han estado siendo expulsados cotidianamente. Barack Obama deportó a unos tres millones de mexicanos, sobre todo en su segundo periodo gubernamental.

Hoy, ante la seria amenaza de Trump, la cual comenzó a cumplirse la semana pasada, se han multiplicado programas, compromisos, fondos que anteriormente no existían y que son pomposamente presentados ante la deportación masiva. El hecho es que la migración y las remesas sirvieron para apuntalar el modelo económico que se está defendiendo.

No es del interés gubernamental la migración, sino la pérdida no oficial de una válvula de escape laboral que ha aligerado la imposición del capitalismo salvaje, además de la caída de los ingresos por remesas. Ambos elementos, se reconozca o no, han sido parte del modelo económico que se pretende salvar, aunque se renegocie el TLCAN.

En este marco, la Secretaría de Relaciones Exteriores llamó a la comunidad mexicana en Estados Unidos a tomar precauciones ante el endurecimiento de las medidas migratorias y a mantener contacto constante con los consulados, mientras la Secretaría del Trabajo anunció un fondo de mil millones de pesos para atender deportados.

La CNDH, con el ombudsman de Iberoamérica, ONU y CIDH, formó un frente común en la frontera norte para realizar acciones en favor de los mexicanos en Estados Unidos, el gobierno de la Ciudad de México ofrece programas para deportados y el Inadem (Instituto Nacional del Emprendedor) afirma que apoyará el talento deportado.

Finalmente, la Sedesol firmó un convenio con Financiera Rural para formar un Fondo de Garantía Líquida por 20 millones de pesos para apoyar a migrantes y la UNAM anunció que apoyaría a estudiantes deportados, además de llamar a la planta académica a generar nuevas propuestas para el desarrollo de México.

Todos estos anuncios, pues falta ver que se hagan realidad, son coyunturales y varios propaganda, como la foto que se tomó el presidente de México en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México con deportados. No hay políticas públicas de mediano y largo plazo pues finalmente se espera que las aguas se calmen y se normalice la situación.

Es plausible la “preocupación” gubernamental y las marchas de los billonarios y los intelectuales de derecha anti Trump, la que resultó en sonado fracaso, pues su convocatoria estuvo precedida por el tufo gobiernista, pero al gobierno mexicano le interesa el marcado laboral estadounidense y las remesas, no los migrantes como personas y connacionales.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera