Ignacio Hurtado Gómez
AULA NOBILIS
Encuesta de Cultura Constitucional
Jueves 23 de Febrero de 2017

Tercera parte

A- A A+

A lo largo de las primeras dos entregas advertimos algunos temas reveladores en cuanto a la percepción que los mexicanos tenemos en relación con ciertos aspectos de nuestra vida social, política, cultural y económica.

En esta tercera y última entrega veremos algunas percepciones en relación con la cultura política y la reforma política.

 La sociedad considera que la principal causa de discriminación es no tener dinero, y de manera alarmante todavía hay quienes justifican pegarle a una mujer para corregirla
La sociedad considera que la principal causa de discriminación es no tener dinero, y de manera alarmante todavía hay quienes justifican pegarle a una mujer para corregirla
(Foto: Disse)

Vale recordar que, por ejemplo, la principal preocupación actual es contar con una sociedad sin delincuencia, que somos una sociedad que en general respeta poco la ley, que la principal molestia social es el manejo indebido de los recursos públicos, que realmente el reformismo constitucional no es algo que interese mucho a las personas, aunque la mayoría considera que la Constitución debe ajustarse a las nuevas realidades, que la ciudadanía pide participar con su opinión en las reformas constitucionales, que la mayoría considera que la Constitución no se cumple o al menos muy poco, y que el conocimiento que se tiene de la Constitución por parte de la sociedad es muy pobre.

De igual forma, ya se advirtió que muy pocos saben que el amparo es para proteger derechos humanos, y que ha crecido la idea de que las personas pueden tomarse el castigo por sus propias manos. Igualmente ha aumentado la percepción en favor de la libertad de expresión y del voto libre, aunque disminuyó la creencia de que uno puede dedicarse a lo que se quiera. La sociedad considera que la principal causa de discriminación es no tener dinero, y de manera alarmante todavía hay quienes justifican pegarle a una mujer para corregirla, o cuando falte al respeto. Por último, la mayoría está de acuerdo con el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero no tanto en la posibilidad de que éstos puedan adoptar niños, al tiempo que se considera válido que la Iglesia se pronuncie en estos temas.

Dicho lo anterior, vayamos por los últimos principales hallazgos en materia de cultura política.

-El 57.3 por ciento considera que la situación del país está peor. Y lo peor de lo peor es que el 47.7 por ciento considera que esta situación va a empeorar. Hay pesimismo, pero sobre todo preocupación.

-Al 63.3 por ciento le interesan poco, o de plano nada, los asuntos públicos.

-Aunque un 35.9 por ciento nunca y un 28.4 por ciento a veces acostumbran leer, ver o escuchar noticias sobre política o asuntos públicos.

-Lo anterior significa que a la mayoría no le interesa, y a los pocos que sí, están poco enterados.

-Y si bien se mantiene a la televisión como el principal instrumento para informarse de política con un 59.5 por ciento, destaca de sobremanera el crecimiento del Internet, que en 2011 tenía un porcentaje de 4.4 por ciento, a tener hoy en día un 18.3 por ciento como vehículo para informarse de política.

-Solamente a un 30.1 por ciento sí le interesa lo que discuten diputados y senadores, y a un 29.2 por ciento lo que discuten en la Suprema Corte.

-De manera interesante, el 37.8 por ciento no sabe qué mantiene unido al país, mientras el 21.9 por ciento considera que los sentimientos y valores positivos.

-Y lo que más divide son los problemas políticos, el mal gobierno y la injusticia (25.1 por ciento), así como la inseguridad (23.7 por ciento).

-De manera preocupante los niveles de desconfianza son altos, por ejemplo, en el gobierno en general, sin distinguir, el 46.7 por ciento no confía nada, y el 22.2 por ciento poco.

-Y la mayor fuente de desconfianza es la corrupción (45.6 por ciento), y porque roban (32.9 por ciento).

-En la misma línea de desconfianza, en relación con los partidos, el 59.7 por ciento no confía nada, y el 14.2 por ciento poco, sólo 1.9 por ciento confía mucho. Las razones que predominan para confiar son casi las mismas.
-El 73.4 por ciento considera que el país va por el rumbo equivocado.

-El 56.8 por ciento considera que se debe gastar más en educación.

-Obviamente, con estos indicadores, el 65.3 por ciento estima que el gobierno (y sigue siendo en general) no responde a las necesidades de la gente.

-La gente sigue creyendo con un 44.2 por ciento que la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno, pero lo que resulta interesante de este resultado es que, en 2003, al 14.5 por ciento le daba lo mismo y ahora ha crecido al 20.7 por ciento.

-Y para que la democracia se fortalezca, sobresale la idea de que el gobierno debe ser honesto (26.8 por ciento), que los ciudadanos exijan cuentas al gobierno (20.2 por ciento).

-Y por aquello de las sociedades rabiosas, el sentimiento que más predomina entre la gente es: enojo (43.7 por ciento) y miedo (38.5 por ciento).

-Casi para terminar el 31.8 por ciento ve bien la idea de las segundas vueltas electorales, y el 49.5 por ciento considera que se debe declarar ganador al que tenga más votos.

-El 37.6 por ciento ve bien las coaliciones, y de plano un 44.3 está en desacuerdo o muy desacuerdo con coaliciones entre partidos de ideas muy diferentes.

-El 26.6 por ciento está en desacuerdo o muy en desacuerdo con las candidaturas independientes y un 16 por ciento ni fu ni fa.

-Y por último, el 38.9 por ciento considera que no necesariamente un candidato independiente sea más honesto que un candidato de un partido político.

Así pues, desde mi forma de ver las cosas, estos son algunas de las principales percepciones que, sin duda, dan mucho para reflexionar sobre la realidad que nos cobija. Al tiempo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Violencia política contra la mujer por razones de género

¿Por qué los órganos autónomos?

Reflexiones constitucionales

Repensando la democracia municipal

¡Es la cultura democrática, o la cultura política, o la de la legalidad, o la educación cívica!, ¡la que sea!

Pacto deliberativo por la UMSNH

La democracia a debate en 2018

Twitter, entre lo público y lo privado

¿Reformar por reformar lo político-electoral?

Reglas para la cancha pareja para las elecciones de 2018

Lo de hoy es ser anti establishment

La Enccívica

Sergio García Ramírez en Michoacán y los derechos humanos

¿La felicidad como derecho?

Ser hombre y ser mujer, Encuesta Nacional de Género

A 202 años de Ario de Rosales y 25 de Justicia Electoral en Michoacán

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Quo vadis?

Constitución de Apatzingán de 1814

¿Un nuevo constitucionalismo para Michoacán?

Sentencias II

Democracia, transparencia y reelección

Falsas promesas de la democracia

La aceptabilidad de la derrota

Inseguridad, Palermo y cultura de la legalidad

Resiliencia social

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Debilidad institucional y exigencia social

Día Internacional de la Felicidad

Reivindicar a Ario 1815. Justicia y felicidad

La verdadera Reforma Educativa

La reelección en Michoacán

Es la impunidad…

Aula nobilis