Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
¿Procuración de Justicia?
Martes 28 de Febrero de 2017

Hoy nos chingamos al Estado.

Mensaje de Estela Hernández ante las disculpas obligadas de la PGR.

A- A A+

Muchos de nosotros conocemos casos que han sido sostenidos a partir de pruebas sembradas, de evidencias falsas, declaraciones obligadas y tortura; así trabajan nuestras procuradurías tanto a nivel federal como en el ámbito estatal. Como ciudadanos, como abogados litigantes, como familiares, como padres, como hijos, hemos presenciado una y otra vez cómo las autoridades encargadas de investigar delitos incurren en efecto corruptor en sus investigaciones, todo esto con el amparo y el cobijo del propio sistema, con la convalidación de los tres órdenes y niveles de gobierno. Lo anterior ya ha dado de qué hablar en el campo del derecho internacional, México ha sido señalado como un país que utiliza la tortura como método de investigación, que altera la escena del crimen, que siembra evidencia, que violenta el Estado de Derecho cuando actúa como órgano represor.

En el marco de una Alerta por Violencia de Género y del Día Internacional de la Mujer, este día rindo homenaje a una mujer indígena
En el marco de una Alerta por Violencia de Género y del Día Internacional de la Mujer, este día rindo homenaje a una mujer indígena
(Foto: Cambio de Michoacán)

Por lo anterior es una obligación de todo mexicano difundir cuando un ciudadano de los de a pie alza la voz, estar atentos cuando una autoridad pide disculpas y reconoce que violentó el Estado de Derecho, que actuó contra la ley, que sembró pruebas, que es inepta, que es corrupta, que no actúa de acuerdo con su naturaleza jurídica.

En este sentido, en el marco de una Alerta por Violencia de Género y del Día Internacional de la Mujer, este día rindo homenaje a una mujer indígena; su nombre, Estela Hernández. Ella inició una lucha sin descanso cuya meta es lograr que la dignidad se haga costumbre, para lo cual es menester difundir su mensaje que nació en un acto protocolario, mensaje que debe ser conocido y difundido por todos, el cual transcribo en su parte esencial.

“…es lamentable, vergonzoso e increíble que a seis meses de cumplirse once años del caso 48/2006, hoy por fin la Procuraduría General de la República reconoce de manera forzada, no por voluntad, que el caso citado fue un error, la disculpa es por funcionarios mediocres, ineptos, corruptos e inconsistentes que fabricaron el delito de secuestro e inventaron que Jacinta era delincuente. La evidenciaron en los diarios locales de Querétaro, la demandaron por un delito federal que no alcanzaba fianza, la investigaron los mismos policías demandantes, la encarcelaron con mentiras sin decirle que tenía derecho a un abogado de oficio y a un traductor (…) y fue sentenciada a 21 años de cárcel y pagar una multa de dos mil días de salario mínimo (…) ella fue liberada gracias al apoyo del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (…) el caso 48/2006 es un simple ejemplo de tantas de las muchas arbitrariedades ilegales que cometen las autoridades que tienen título, nombramiento, reconocimiento oficial en este nuestro país que es México ()…hoy se sabe que en la cárcel no necesariamente están los delincuentes, están los pobres que no tienen dinero, los indefensos de conocimiento, los que los poderosos someten a su voluntad. Los delincuentes de mayor poder, los delincuentes de cuello blanco no pisan la cárcel, no conocimos en Querétaro a ningún rico que estuviera en la cárcel (…) La pregunta es ¿cuántos inocentes están hoy en la cárcel por un delito no cometido o que no existe?, ¿cuántos secuestradores, delincuentes autorizados con título nombrados por la ley andan sueltos, cobrando de nuestros impuestos, encarcelando, persiguiendo o acosando con un delito fabricado? Agentes federales como los que acusaron a Jacinta y sus cómplices, porque tuvieron cómplices, son los que el Estado contrata para garantizar la seguridad social, que sería nuestra vida sin ellos, que hay hoy de éstos funcionarios públicos, agentes federales, Ministerio Público, juez y los cómplices de los policías demandantes, espero equivocarme, pero seguramente siguen trabajando y cobrando de nuestros impuestos, siguen siendo nuestros empleados, a pesar de demostrar con este caso su ineficiencia e inutilidad. Preguntarán que si es suficiente la disculpa pública y la aclaración de inocencia de Jacinta, jamás lo será, no basta la reparación de daños para superar el dolor, la tristeza, la preocupación y las lágrimas ocasionadas a la familia (…) A los que sólo piensan en el dinero de reparación de daños, no se preocupen, no nacimos con él ni moriremos con él. Nuestra riqueza no se basa en el dinero, pueden estar tranquilos, lo destinaremos y lo haremos llegar a donde tiene que llegar a su momento justo, a los abogados particulares que nos robaron y que seguramente siguen robando a sus clientes, no sean mediocres, no sean mediocres de conciencia, no abusen del dolor ajeno, tengan tantita dignidad y si no pueden tomar un caso con éxito, no engañen a la gente, no coman, ni beban a costa del sufrimiento. Este caso cambió nuestra vida para ver, saber y sentir que las víctimas nos necesitamos que a lo que al otro le afecta tarde o temprano me afectará a mí, en este sentido nuestra existencia hoy tiene que ver, nuestra solidaridad con los 43 estudiantes normalistas que nos faltan, con los miles de muertos, desaparecidos y perseguidos, con nuestros presos políticos, con mis compañeros maestros caídos, por los compañeros cesados por defender lo que por derecho nos corresponde, pido por ellos, porque por buscar mejores condiciones de vida y trabajo es el trato que recibimos. A todas las instituciones gubernamentales, como la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, que dos años estuvieron callados a pesar de saber del caso y de decirnos que no se podía hacer nada porque era un delito muy grave, y otras tantas instituciones de apoyo social (…) pónganse a trabajar de verdad, no sólo den recomendaciones cuando ya otras instituciones no gubernamentales lo hacen por ustedes, les pido que no sean títeres ni sólo sirvan para acarrear gente para ver a un gobernador o a un político, que hoy es lo que hacen, a las víctimas actuales, a mis hermanos luchadores sociales y maestros que estamos en pie de lucha, a los caídos, desparecidos, encarcelados, exiliados, perseguidos, aterrorizados que defienden luchas y están en favor de los derechos humanos, quiero decirles que después de vivir este terrorismo de Estado asumimos el dolor, vencimos el miedo para que la victoria fuera nuestra. Hoy, como dijo una compañera cesada en Querétaro (…) maestra Rosa María, hoy nos chingamos al Estado. La ignorancia, el miedo, no puede estar por encima de la vida, estamos orgullosos de ustedes; hoy la historia la podemos escribir gracias a las personas que nos atrevimos a levantar la voz, los que nos atrevimos a hacer uso de la palabra, los que todavía tenemos principios humanos, estamos orgullosos de que esta historia, aun cuando en los tiempos actuales está de moda enaltecer la corrupción, la estupidez y la ignorancia, no se la dejamos a la pudrición, hoy nos queda solidarizarnos con otras víctimas, nos queda saber que la identidad, la cultura, la conciencia, la sabiduría, la razón, la vida y la libertad no se venden, no se negocian ni tienen precio. Al procurador General de la República le decimos que no estamos contentos ni felices con este acto de disculpa, pedimos el cese a la represión de los pueblos indígenas, a la persecución de luchadores sociales y la liberación de nuestros presos políticos, quienes su único delito es aspirar a mejores condiciones de trabajo, vida, patria digna y justa; pedimos que no siga dándose este tipo de casos. Hoy queda demostrado que ser pobre, mujer e indígena no es motivo de vergüenza; vergüenza hoy es de quien supuestamente debería garantizar nuestros derechos como etnia, como indígenas y como humanos. Actualmente conocemos autoridades ignorantes, corruptos y vendidos, no les damos las gracias, les exigimos que si no saben hacer su trabajo renuncien a sus cargos, si no tienen dignidad que sea por vergüenza, si no tienen vergüenza que sea por sus hijos, por mis hijos, por los de todos nosotros, la familia de Jacinta, que ya somos muchos; agradecemos infinitamente a todos aquellos héroes anónimos que nos apoyaron incondicionalmente en el caso, recordamos sus cartas, recordamos quién nos llevaba comida, los que nos llevaban algo de dinero, los que nos llevaban palabras de aliento, los que nos apoyaron de manera directa o indirecta, estamos seguros de que la vida les recompensará el favor realizado, sabemos que el éxito en este proceso es gracias a la participación e muchas personas, este caso nos cambió la forma de ver la vida, hoy sabemos que no es necesario cometer un delito para ser desaparecido, perseguido o estar en la cárcel. Por los que seguimos en pie de lucha, por la justicia, la libertad, la democracia y la soberanía de México, para nuestra patria, por la vida, para la humanidad, quedamos de ustedes por siempre y para siempre, la familia Jacinta. Hasta que la dignidad se haga costumbre. Gracias”.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa