Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Movilidad social, salarios y desigualdades
Miércoles 1 de Marzo de 2017
A- A A+

La falta de “empleos decentes” está profundizando las desigualdades en el mundo, además de que la pobreza, en todas sus expresiones arruina la vida de las personas
La falta de “empleos decentes” está profundizando las desigualdades en el mundo, además de que la pobreza, en todas sus expresiones arruina la vida de las personas
(Foto: TAVO)

El factor Trump ha implicado un bajo perfil de otros temas que también afectan a los mexicanos. La amenaza de Trump, su muro, políticas antiinmigrantes y comerciales, son reales, pero es necesario revisar otros asuntos que golpean a la mayoría de los mexicano, no a los privilegiados de la marcha que pretendió reposicionar a Enrique Peña Nieto.

De acuerdo con la OIT, la falta de “empleos decentes” está profundizando las desigualdades en el mundo, además de que la pobreza, en todas sus expresiones arruina la vida de las personas. Adicionalmente los conflictos hacen de las vidas en las localidades en situaciones de conflictividad y amenaza delincuencial infiernos, como en Michoacán.

En este contexto, la globalización y el neoliberalismo que promueve el capitalismo salvaje, depredación y violencia contra personas y otros seres vivos, no ha cumplido las expectativas promovidas por gobiernos y agencias internacionales sobre la “nueva era de prosperidad”. Excepto consumismo e individualismo extremo, la vida se torna más difícil.
Si bien la OIT plantea la urgencia de encontrar “alternativas políticas que puedan ofrecer las oportunidades de trabajo decente” para dar estabilidad y prosperidad a las sociedades, es de dudarse que la globalización y el neoliberalismo ofrezcan respuestas efectivas y reales. Es necesario repensar tanto las políticas como el contexto actual.

Repensar el proceso civilizatorio es urgente. En México, las políticas neoliberales han implicado retrocesos importantes en la distribución del ingreso, la equidad social, la movilidad social. Durante la segunda mitad del siglo pasado en el país la educación y el empleo permitieron a muchos ascender social y económicamente, hoy hay estancamiento.

Acorde con los resultados de un estudio patrocinado por el conservador Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), los jóvenes que egresan de preparatoria, escuelas técnicas y la universidad, al integrarse al mercado laboral, lo hacen con trabajos informales, situación que implica que sus siguientes empleos sean iguales, quedando atrapados en tal situación.

En este sentido, 20 por ciento de las personas con bajos ingresos se estancan en el contexto en el que nacen, en condiciones de pobreza, implicando una nula movilidad social y la reproducción de tales circunstancias, incluso a pesar de que la oferta educativa se ha ampliado, pero hay nula permeabilidad social.

La educación, en este marco, ha perdido su capacidad de ofrecer una “vida mejor”. Sin duda es mejor que los niños, niñas y jóvenes estén en la escuela, pero es dudoso que de continuar estudiando, dado el contexto social de pobreza en el que se desenvuelven, les permita cambiar su estatus socioeconómico.

Esta situación, acorde con la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM, para el caso de la Ciudad de México, implica que el salario mínimo actual no alcance a una familia de tres a cuatro miembros para alimentación y movilidad urbana. Dicho ingreso apenas puede cubrir 20 por ciento de la canasta básica.

Si bien los datos provienen de una investigación contextualizada en el Área Metropolitana de la Ciudad de México, podemos pensar en marcos locales como es el caso de Michoacán, donde adicionalmente la violencia delincuencial, la inseguridad, problemas urbanos, de vivienda, movilidad, desempleo, inflación, ínfimos salarios, agravan la situación.

La entidad michoacana se distingue por ocupar el tercer sitio entre los estados más corruptos del país, detrás de la Ciudad de México y Jalisco. Mientras catorce estados cumplieron al 100 por ciento en transparencia, Michoacán apenas cubrió 26 por ciento de la cuenta pública, y suma 32 casos de mujeres asesinadas en enero-febrero de 2017.

Obviedades. 1. Ridículo escándalo armaron los adláteres de Calderón, quien fue impedido de ingresar a Cuba para rendir honores a un contrarrevolucionario, derechista e instigador de revueltas anticastristas. Que por haber ejercido su derecho la nación caribeña ofende a México y los mexicanos. No, a mí no me ofende. Es hora de detener el placeo de un individuo que dañó y sigue dañando a México. Sus defensores olvidan que es responsable de más de 100 mil muertos, más de 26 mil desaparecidos, más de 200 mil desplazados. Los mexicanos no le deben nada, menos los cubanos. 2. De la visita de los enviados de Trump, además de declaraciones y una narrativa del seguimos siendo cuates y enojos mediáticos, asoma el reforzamiento del papel de México en nuestra frontera sur: detener la emigración centroamericana con nuevos instrumentos, y como el canciller y EPN lo afirmaron, no se aceptará, como parte de los deportados, a quienes no sean mexicanos y arreciará la inspección para probar que los deportados sean mexicanos. A los centroamericanos, tírenlos a su país sin pasar por México. Mayor falta de solidaridad, no se podía esperar de este gobierno. 3. El marrullero, tramposo, buen ejemplo de propinar golpes bajos y quien ha sido públicamente ligado con corruptelas, Yunes, PRI-PAN-elbista, pretende descarrilar a AMLO con falsedades y sin presentar una sola prueba más allá de su bocota viborera. 4. El muro de Israel en Cisjordania, ejemplo de colonialismo y despojo de tierras; el de Egipto, de racismo, y el de Estados Unidos, desprecio y xenofobia antiinmigrante y antimexicana. 5. Los señores y señora del PAN corrupto, Anaya, Calderón y Zavala, aprovechan el oportunismo del cuestionado Yunes como pretexto para ocultar corruptelas y responsabilidades del PAN en la crisis mexicana. Última. Y la FEPADE se deslinda de cualquier investigación contra AMLO, que sólo se investiga al orgullo de la impunidad del gobierno mexicano actual, Duarte o “sí merezco impunidad, sí merezco impunidad”.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera