Juan Pérez Medina
Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera
Martes 22 de Marzo de 2016
A- A A+

En 1938, el pueblo de México, de la mano de un hombre extraordinario como lo fue el General Lázaro Cárdenas del Río, entonces presidente de la República, llevó a cabo el acto de amor más extraordinario del siglo XX y, por supuesto, de lo que corre del siglo XXI, al consumar la recuperación del petróleo para los mexicanos.


El petróleo, hasta entonces en manos de corporaciones extranjeras gringas e inglesas, pasó a manos de la nación y, gracias a esta enorme osadía, el pueblo mexicano pudo disfrutar de los beneficios de su extracción, refinación y su infinidad de derivados. El petróleo así se convirtió en palanca del desarrollo, dando garantías a la seguridad nacional y al empuje de la era de la industrialización en aquella política económica de sustitución de importaciones, que acompañó al Estado bienestarista. Gracias a ellos, millones de mexicanos pudieron ser atendidos en los cientos de miles de hospitales y clínicas que se construyeron. Millones de mexicanos pudieron ir a la escuela en el sinfín de ellas que se edificaron a lo largo y ancho del país, y en todas sus modalidades y niveles. Las cosechas pudieron salir y llegar a las ciudades y pueblos con los cientos de miles de kilómetros de se construyeron para comunicarnos por vía terrestre. Toda una proeza que sólo fue posible gracias a que el petróleo era nuestro, de los mexicanos; pues el “oro negro” llegó a representar hasta más del 30 por ciento del presupuesto nacional.


Fue un viernes 18 de marzo de 1938, en la noche cuando el presidente Cárdenas dio el anuncio de expropiar el petróleo. El anuncio sorprendió a todos, incluyendo a las mismas empresas extranjeras que dieron por hecho que el conflicto había acabado con su aceptación de pagar 26 millones de pesos de aumento a los trabajadores, decretado por los tribunales, concluyendo que esa respuesta acabaría con la huelga que sostenían los trabajadores petroleros. El presidente hizo el anuncio a su gabinete a las 8:00 de la noche y se difundió dos horas después por la radio en cadena nacional. El embajador norteamericano Joseph Daniels, igual se enteró cuando estaba el presidente por la radio ese mismo día y, afirmó días después ante la prensa en Washington que: “Ni el presidente Roosevelt, ni el secretario de Estado, Cordell Hull, ni yo, sabíamos sobre la expropiación”. El general había ganado la partida.


Desde el 9 de marzo, Cárdenas había conversado con Francisco J. Múgica y al término de la plática tomó la decisión encargándole a este último que elaborara el decreto expropiatorio. Según palabras de Eduardo Suárez, secretario de Finanzas, por la mañana del 18 de marzo, el General le comentó la decisión y le “…pidió que explicara en su nombre al Consejo de Ministros todos los esfuerzos que se habían hecho para llegar a un acuerdo con los trabajadores de la industria petrolera y con las empresas; que la huelga estaba ya causando muy serios trastornos a la economía nacional y que no podía continuar así por tiempo indefinido pues, (…) de prolongarse algunos días más, tendría la consecuencia de paralizar la economía nacional; que en vista de la intransigencia de las compañías para negociar, no le quedaba más remedio que expropiar los bienes de las compañías petroleras en su integridad, y que ya había dado instrucciones a la Secretaría de Economía Nacional para que se preparasen los efectos correspondientes”.


Cuando el General Lázaro Cárdenas estaba leyendo el decreto, por instrucciones del gobierno los trabajadores y el sindicato estaban tomando las instalaciones a su cargo en todos los campos y oficinas petroleras. Pese a algunos primeros informes alarmistas y a ciertas inevitables fricciones, la operación se desarrolló con calma y diligencia.


En su discurso a la nación, Cárdenas argumentó las razones más que justificadas que motivaron a su gobierno a emitir el decreto de expropiación; textualmente dijo que “se ha dicho hasta el cansancio que la industria petrolera ha traído al país cuantiosos capitales para su fomento y desarrollo. Esta afirmación es exagerada. Las compañías petroleras han gozado durante muchos años, los más de su existencia, de grandes privilegios para su desarrollo y expansión; de franquicias aduanales; de exenciones fiscales y de prerrogativas innumerables, y cuyos factores de privilegio, unidos a la prodigiosa potencialidad de los mantos petrolíferos que la nación les concesionó, muchas veces contra su voluntad y contra el derecho público, significan casi la totalidad del verdadero capital de que se habla. Riqueza potencial de la nación; trabajo nativo pagado con exiguos salarios; exención de impuestos; privilegios económicos y tolerancia gubernamental, son los factores del auge de la industria del petróleo en México. Examinemos la obra social de las empresas: ¿En cuántos de los pueblos cercanos a las explotaciones petroleras hay un hospital, una escuela o un centro social, o una obra de aprovisionamiento o saneamiento de agua, o un campo deportivo, o una planta de luz, aunque fuera a base de los muchos millones de metros cúbicos del gas que desperdician las explotaciones? ¿En cuál centro de actividad petrolífera, en cambio, no existe una policía privada destinada a salvaguardar intereses particulares, egoístas y algunas veces ilegales? De estas agrupaciones, autorizadas o no por el gobierno, hay muchas historias de atropellos, de abusos y de asesinatos siempre en beneficio de las empresas. ¿Quién no sabe o no conoce la diferencia irritante que norma la construcción de los campamentos de las compañías? Confort para el personal extranjero; mediocridad, miseria e insalubridad para los nacionales.

Refrigeración y protección contra insectos para los primeros; indiferencia y abandono, médico y medicinas siempre regateadas para los segundos; salarios inferiores y trabajos rudos y agotantes para los nuestros. Abuso de una tolerancia que se creó al amparo de la ignorancia, de la prevaricación y de la debilidad de los dirigentes del país, es cierto, pero cuya urdimbre pusieron en juego los inversionistas que no supieron encontrar suficientes recursos morales que dar en pago de la riqueza que han venido disfrutando”.

Doña Amalia Solórzano, a petición del General Lázaro Cárdenas del Río, convocó a las mujeres de los funcionarios del gobierno a realizar una colecta para pagar la deuda de la expropiación petrolera. De acuerdo con sus palabras: “No ha habido una respuesta más bonita que esa” –refiriéndose a la gente. “Llegaron con animales, gallinas y borregos, dinero, alhajas, anillos de matrimonio, medallas de bautizo, objetos distintos, miniaturas, de todo. La presencia de la gente fue única. Era muy emocionante, la gente estaba muy motivada, queriendo ayudar no nada más con aquello que estaba llevando, sino que quisieran haber hecho no sé qué para colaborar más. Los niños entregaron sus alcancías. He visto constancias del Banco de México, de niños que al llevar su aportación se les dio un recibo”.

A esta gesta heroica del pueblo de México, le siguió desde siempre la traición. Los burgueses desplazados del negocio del petróleo, se propusieron recuperar lo que ellos consideraban suyo y así fue ocurriendo con el tiempo, hasta que en diciembre de 2013, entre aplausos de la clase política y empresarial del país, Enrique Peña Nieto firmó la contrarreforma energética, que no sólo devolvía el petróleo a los extranjeros, sino que ponía en sus manos todo el potencial energético del país. Los enemigos del país se congratularon y de boca de sus personeros, como por ejemplo, el panista Germán Martínez, reivindicaron este hecho como un acto de justicia en contra de aquel decreto que según ellos los había despojado.

La expropiación fue un acto de amor patrio que no sólo significó un acto de soberanía y de autonomía de la nación; sino que además, fue una acción de seguridad nacional, pues como se sabe y lo mencionó el propio presidente Cárdenas, en distintas épocas y aún contemporáneas “las compañías petroleras han alentado casi sin disimulos, ambiciones de descontentos contra el régimen del país en donde se localizan cada vez que ven afectados sus negocios, ya con la fijación de impuestos o con la rectificación de privilegios que disfrutan o con el retiro de tolerancias acostumbradas”. Han conspirado contra gobiernos y colaborado para tumbarlos en razón de sus egoístas ambiciones. No han tenido empacho en estimular la rebelión con dinero y armas. “Dinero para la prensa antipatriótica que las defiende. Dinero para enriquecer a sus incondicionales defensores”. Hoy los traidores han ganado una batalla de esta larga lucha de clases, pero más temprano que tarde, los trabajadores estaremos rectificando el camino y los ambiciosos serán derrotados. Los bienes nacionales volverán a ser nuestros y Peña Nieto, al igual que Porfirio Díaz, Antonio López de Santa Anna, Victoriano Huerta y Carlos Salinas de Gortari, pasará a la cañería de la historia para colocarse en el lugar de la inmundicia; ahí donde está la mierda.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Y para transformar la ciudad (Segunda parte)

¡No debe haber gobierno rico en un país de pobres!

Reflexiones sobre los días últimos por venir

El inútil voto útil

Los trabajadores ante la conmemoración del 1 de mayo

A construir el triunfo con alegría

La elección del 1º de julio y el cambio posible

Morena: falta de compromiso

Los saldos en la Sección XVIII

Que sea tu cruel adiós mi Navidad

La Ley de Seguridad Interior

De los Panama Papers a los Paradise Papers

El “bloque” electorero

¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!

El conflicto en el IIFEEM

¿Otro Mezcalito?

Organización popular, plataforma y acción política para enfrentar la actual coyuntura política

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Llámenme Mike

Hill Arturo del Río, Gaudencio y sus sindicatos venales de protección

Morena en su laberinto

Los trabajadores ante los contratos de protección: una muestra

¿Por qué la urgente defensa de la FECSM?

¿Y después del día de mañana?

La imposición que viene en 2018 y las vías para evitarla

Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores

Por la construcción de la unidad política de los trabajadores

El cambio que se necesita

La inviabilidad del capital

El Nuevo Modelo Educativo

El nuevo modelo educativo

El nuevo modelo educativo

A deslegitimar el consenso neoliberal en México

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Contra los embates del gobierno neoliberal, la urgente organización popular

La manifestación de la contra

Por un nuevo constituyente y una nueva Constitución

A fortalecer la lucha ciudadana y popular en contra del gasolinazo

La insurgencia contra el hartazgo es la lucha por la vida misma

¿Por qué los adultos no respetan los derechos de los niños?

De aviadores y otras criaturas partidistas

Fidel visto por otros

La urgente y necesaria unidad sindical

¿Hasta dónde somos capaces de aguantar?

La encrucijada

Los males del neoliberalismo en la UMSNH

El derecho a exigir justicia y vida digna

En 2017, como siempre los sacrificados serán los trabajadores

Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa

Lo que sigue

¿De qué independencia estamos hablando?

¡Barbarie capitalista de este siglo!

Las nuevas dimensiones de la lucha

La imposibilidad y complejidad de la construcción de una propuesta consensuada

Lo inviable del modelo neoliberal

Sin novedad en el frente

Los mártires de Nochixtlán

¡El sargento Nuño debe renunciar!, ¡Peña Nieto asesino!

Ante la indolencia del gobierno, la organización y la movilización

Y sin embargo se mueven

¿Cómo prepararse para estallar el paro de labores el 15 de mayo próximo?

La soberbia y el despilfarro que le pagamos al señor gobernador

Los trabajadores ante la conmemoración del 1º de mayo

Paro nacional y represión gubernamental: gobierno vs CNTE.

El Consejo de Participación Empresarial en la educación de Silvano

¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!

Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera

Los grupos y el protagonismo de la base en la Sección XVIII del SNTE-CNTE

La huelga del SPUM

El Séptimo Congreso Seccional de Bases

Lo que sigue para el magisterio

Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII

El Estado laico, el gobierno de Michoacán y la visita papal

La construcción del sujeto histórico en la Sección XVIII del SNTE

Reflexiones iniciales hacia el nuevo congreso sindical de magisterio democrático

Augurios

El discreto encanto de la burguesía local

Las circunstancias actuales y la renovación en la Sección XVIII del SNTE

El fracaso del gobierno en la evaluación del domingo negro

El Congreso Estatal de Morena

El gobierno de izquierda en Michoacán

El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”

Una nueva etapa en la resistencia de los maestros contra la Reforma Educativa

Morena se renueva

Las enseñanzas de las manifestaciones del 26 de septiembre

A 50 años del asalto al Cuartel Madera

15 de septiembre, ¿qué festejamos?

El derecho social y humano a la educación y la toma de la UMSNH

30 de agosto: Día del Detenido-Desaparecido

El camino de concreción de la evaluación docente emanada de la Ley General del SPD

La verdadera oposición que necesitamos

A 120 años de la muerte de Federico Engels, el padre del proletariado mundial

¡No podrán!

Un gobierno que no pasa la evaluación de su desempeño es el gobierno del ignorante Peña Nieto

El magisterio michoacano no dejará pasar la evaluación para la permanencia

La Reforma Educativa, la acción opositora de la CNTE y los imponderables

Todo sigue igual

Silvano, el verdadero candidato del PRI

Incongruencias

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Para qué aprender en la escuela: concientización o productivismo

En la elección que viene: Morena vs los partidos firmantes del “Pacto contra México”

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo: Una reivindicación del magisterio estatal

Escuela Licenciado Juan Ortiz Murillo: El coctel

Las elecciones de 2015 en la entidad

¡Vamos por el cambio, vamos con Morena!

Las razones de mi registro a Morena y los argumentos del CEN para negarlo

En el 2015 los ciudadanos con Morena vamos a construir el cambio verdadero

El que termina, un mal año para los trabajadores de la SEE

Las elecciones del 2015 en Michoacán y las expectativas del campo popular

El Segundo Informe

El país que somos (parte 1)

El derecho social a decidir y las perversiones de la Suprema Corte de (in) Justicia de la Nación

Juan Pérez Medina

El narcoestado y la descomposición social y humana en México

¿Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa?

¿Elecciones en Michoacán?

En honor a los caídos en Ciudad Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965

¿De qué tipo de fervor patrio estamos hablando?

El año de la evaluación, el año que estamos en peligro

El Estado en quiebra

¡El regreso a clases!

Germán Martínez, el despreciable estúpido y los panistas de la Vela Perpetua

Corrupción en el gobierno y su clase económica ¿Cuál de ellos cerrará la puerta?

Confesos el diputado Ernesto Núñez y el edil Juan Carlos Campos: ladrones, corruptos y cínicos que deberían estar en la cárcel

La contrarreforma energética: regresa 74 años después el petróleo a sus antiguos dueños

2015: El festín electoral que viene

Relevos en SEE, vaticinios de una encrucijada con más de lo mismo

AMLO, el político opositor más importante de México

Fausto: el gobernador que nunca fue

Mentirosos Primero: La manipulación de la conciencia

Fin al abuso, otra vertiente de la estrategia en contra de los maestros

Los trabajadores de la educación vs la LGSPD: miedo, incertidumbre y soledad

Entre el temor, la incertidumbre y la soledad: los trabajadores ante la implementación de la Reforma

Día del Maestro: la precarización sin precedente de la labor del maestro

El robo de las aportaciones pensionarias de los trabajadores de la educación por parte del gobierno del estado

La situación de los trabajadores en 2014 peor que 1886

Día del Niño: entre la pobreza, la marginación y la violencia

Por siempre Gabriel García Márquez

La catástrofe capitalista michoacana

La crisis capitalista: sin salida

Golpes exportados

Venezuela está pariendo revolución

La acción tutorial en educación a través de la historia

Inventario de JEP

2014, otro año que estaremos en peligro

La tragedia de México

¡Malditos!

Desmitifiquemos los dichos sobre la evaluación