Carlos Enrique Tapia
Migración México-Estados Unidos
Retóricas perturbadoras
Miércoles 8 de Marzo de 2017

8 de marzo, no más violencia feminicida.

A- A A+

La asunción de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos reforzó en el gobierno mexicano la retórica sobre la diáspora mexicana en ese país de modos perturbadores. Para este gobierno, los mexicanos asentados en esa nación importan mucho, pero a los indocumentados deportados únicamente se les recibe en el aeropuerto para la foto.

A nivel estatal se consolida la retórica sobre la violencia contra las mujeres. A febrero de 2017, 32 mujeres fueron asesinadas
A nivel estatal se consolida la retórica sobre la violencia contra las mujeres. A febrero de 2017, 32 mujeres fueron asesinadas
(Foto: Cuartoscuro)

Igualmente, a nivel estatal se consolida la retórica sobre la violencia contra las mujeres. A febrero de 2017, 32 mujeres fueron asesinadas. El Congreso estatal amplió la pena carcelaria para el feminicidio sin modificar las agravantes del asesinato de mujeres. La alerta de género poco ha servido. La violencia aumenta y se torna más cruel y furiosa.

1. La hidra. El neoliberalismo, además de promover activamente la depredación de los recursos naturales, la sobreexplotación de la fuerza de trabajo humana, la supremacía de la entelequia llamada mercado (laissez faire, laissez passer), alienta una guerra de género, donde las mujeres son el blanco perfecto del patriarcado.

Esta guerra es alentada por el giro autoritario de los gobiernos, independientemente de si están encabezados por hombres o mujeres. El cumplimiento de la agenda neoliberal, sin importar si el partido gobernante es de izquierda, derecha o ultraderecha, impone el individualismo sin concesiones, consumismo, dominación y violencia contra las mujeres.

Por ello, las “alertas de género”, las fiscalías y el tallerismo de moda en los gobiernos estatales son simplezas ante la violenta respuesta del patriarcado. Los hombres, quienes se sienten amenazados en su poder, dominación y violencia cotidiana, están más allá de la costosa propaganda, machista y mercadológica.

El abuso, el maltrato, el asesinato feminicida, han sido denunciados; han dado pie a alertas de género, presiones a las autoridades para reconocer y actuar en consecuencia sobre el feminicidio, pero la retórica gubernamental, machista y patriarcal, además de “aligerar” el discurso de género, escamotea la justicia.

Se sabe que a ministerios públicos, jueces –algunas mujeres–, abogados, policías y autoridades en general les importa nada que las mujeres sean objeto de ataques, abusos, violencia. Desde sus burocracias promueven la violencia de género al no respetar protocolos y situaciones que califican muchas veces como “pasionales”.

La burocracia que atiende la violencia contra las mujeres –incluidas mujeres que defienden, consciente o inconscientemente el machismo y al patriarcado– no tiene el menor interés en reconocer que muchas mujeres son asesinadas y violentadas por novios, esposos, amantes, parejas, familiares de distinto grado.
2. La inmigración indocumentada mexicana está hoy sometida a ataques, discriminación y xenofobia en Estados Unidos, mientras en México se apilan los discursos, escritos y verbales, sobre la supuesta defensa de ese grupo de mexicanos, que deportados del país del norte enfrentan en sus localidades de origen el infierno, la desesperanza.

Estudios recientes (en nuestra entidad promovidos por El Colegio de Michoacán, principalmente) sobre hombres, niños, niñas y adolescentes deportados, muestran el choque de la violenta repatriación, en muchos casos personas que tenían al menos diez años viviendo en Estados Unidos, y el arribo desesperanzador a un lugar que ya no se conoce.

Durante la última década y media, como parte de la nueva migración masiva que la llamada amnistía encaminó (IRCA, 1986), millones de mexicanos se establecieron y diseminaron por la Unión Americana y dados los controles inmigratorios decidieron no regresar a México. En muchos casos se llevaron a toda la familia.

Existen actualmente hogares de mexicanos conformados por jefes o jefas de familia, legales o indocumentadas, con hijos e hijas nacidos en Estados Unidos y en México. Los dreamers forman parte de ese grupo. El drama es la deportación, la separación de familias, lo que al parecer se convertirá pronto en ley. Un atentado a los derechos humanos.

Sobre los indocumentados llueven deportaciones, amenazas, odios y discursos, pero poco o nada se hace para al menos defenderlos legalmente o recibirlos con empleos dignos. La retórica, tanto federal como estatal, no da para diseñar e implementar políticas públicas, aunque se intenta colgar candidaturas sin sustento.
Obviedades. 1. Para la embajadora estadounidense Jacobson ningún país puede enfrentar solo al crimen, aludiendo al dicho del secretario de Gobierno la víspera.
Según el funcionario todo está bien y bajo control en México, así que ya no es necesaria la ayuda de Estados Unidos. 2. El reciente informe del Departamento de Estado del país del norte asienta que en México prevalecen corrupción, impunidad y violaciones a los derechos humanos, sobre todo protagonizados por las fuerzas armadas. Migrantes, activistas y periodistas entre los objetivos de esas violencias. 3. El panista Ayala, oscuro individuo con señalamientos contra su comportamiento político, exige fin a la “guerra sucia” contra la opaca y nada transparente Josefina Vázquez Mota, cuyo historial se resume en recibir unos mil millones de pesos de las cuentas públicas para sus fundaciones de supuesto apoyo a inmigrantes mexicanos y arropar a Enrique Peña Nieto en 2012, lo que volverá a hacer con Del Mazo en el Estado de México. 4. Allegado de Enrique Peña Nieto, el propagandístico “nuevo comienzo”, conspicuo miembro de la derecha del PRD, acordó con las cúpulas del poder lanzarse al ruedo de 2018 para restarle preferencias a AMLO, pero en la carrera, aplaudida rabiosamente por sus fallidos subordinados, dejaría a Michoacán con su bancarrota, violencia delincuencial, feminicidios. 5. Enfrentamiento o no entre bandas rivales, retórica cotidiana de los gobiernos de los tres niveles, destacando el fracaso de la estrategia gubernamental contra la inseguridad que privilegia la militarización, pero las ejecuciones, la impunidad y la violencia prevalecen.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera