Alejandro Vázquez Cárdenas
Aristocracia y kakistocracia
Miércoles 23 de Marzo de 2016
A- A A+

Primero las definiciones. La venerable Real Academia Española de la Lengua define “aristocracia” como la forma de gobierno según la cual el poder político es ejercido por los mejores, pero también es un grupo de individuos que sobresalen entre los de su mismo ámbito por alguna circunstancia.

En cambio “kakistocracia” no la encontraremos en el Diccionario de la Real Academia, pues es un neologismo, del griego kákistos (pésimo, el peor de todos) y krátos (fuerza, poder). A diferencia de la aristocracia, la kakistocracia quiere decir gobierno de o por los peores.

Puedo asegurar que prácticamente no pasa un día sin que el común de los ciudadanos no considere que la inmensa mayoría de nuestrospolíticos son unos incompetentes, ineptos, arribistas, demagogos, timoratos, torpes, negligentes y podríamos seguir con una larga lista de adjetivos similares. La imagen de ellos en México, y sin que nos sirva de consuelo, también en buena parte del mundo, es francamente mala.

Hace unos años, el filósofo italiano Michelangelo Bovero advertía sobre una de las degeneraciones potenciales de los sistemas democráticos: las “kakistocracias”, el gobierno de los peores. Seguramente Bovero tenía en mente al sistema político italiano, pero la realidad es que este término se puede aplicar sin ninguna limitante a México pues, para cualquiera que se tome la molestia de analizarlo, existen los suficientes elementos para considerar que, en casi todos los casos estamos siendo gobernados por los peores y más corruptos.

Pero, ¿de dónde sale, cómo y por qué se inventa el término “kakistocracia”? Rastreando el término encontramos que ya en el Dictionary of Sociology, primera edición en inglés año 1944, registrada en New York, NY, USA por Philosophical Library, Inc., se incorpora la definición del término “kakistocracia” por Frederick M. Lumley. “Gobierno de los peores; estado de degeneración de las relaciones humanas en que la organización gubernativa está controlada y dirigida por gobernantes que ofrecen toda la gama, desde ignorantes y matones electoreros hasta bandas y camarillas sagaces, pero sin escrúpulos”.

Ya en artículos anteriores he comentado un ensayo realizado en la Universidad de Colonia por los sociólogos Erwin y Ute Scheuch, Pandillas, camarillas y arribismo. Su tesis central: “Los partidos establecidos están produciendo un fenómeno aciago, contrario a las teorías clásicas del ascenso y la selección política, pues en su triturante dinámica interna, no llegan los mejores sino los menos competentes, los de menor capacidad que, al carecer de alternativas en la vida profesional o civil, suelen sobrevivir en el partido merced a su fidelidad, tenacidad y constancia. Junto con ellos, se quedan también los más inmorales, los más inescrupulosos, los trepadores puros y duros, hábiles forjadores de clanes cerrados que no dudan en echar mano de cualquier añagaza para alcanzar su promoción".

Puede no gustarnos, pero indudablemente el concepto que define a nuestro actual gobierno (del color que sea) es, sin duda alguna, el de una "kakistocracia". No hay posibilidad de error; tan sencillo como revisar y analizar todos y cada uno de los partidos existentes en México, cualquiera de ellos, todos son lo mismo. Personaje por personaje, funcionario por funcionario, todos son intrínsecamente iguales y representan lo mismo. Y como dice el clásico “para documentar nuestro optimismo”, ahora leemos una reciente encuesta de la UNAM donde se afirma que el 81 por ciento de los ciudadanos considera que los partidos políticos son las estructuras más infiltradas por el crimen organizado. Peor imposible.

Conclusión: ¿Posibilidad de sacar a México de su atraso y subdesarrollo?, ninguna con los políticos que tenemos actualmente. ¿Culpa de quién?, pongo a consideración un amplio abanico de probables culpables: El destino, la fatalidad, la mafia del poder, la Iglesia, el imperialismo, los marcianos, etcétera ¿Culpa de nosotros? ... jamás.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada